lunes, 2 de septiembre de 2013

La estrategia de Rajoy


 
Mariano Rajoy dijo en su discurso triunfalista del sábado que no ve motivos para distraerse de su decisión de dedicar todo su tiempo para arreglar la crisis económica que es lo único importante de lo que le ha llevado a la presidencia del Gobierno. De las palabras de Rajoy se desprende que no piensa cambiar nada de su peculiar estilo de afrontar los problemas o, mejor dicho, de no afrontarlos.  
Como si el caso de su tesorero y del estado de los partidos y sindicatos en general, el desafío soberanista catalán, o su posición ante la posible guerra en Siria o lo de los etarras gobernando en el País Vasco, por lo que ha venido a decir que el no está para hacer política o esto no fuera importante para un presidente de una nación. Si esto tiene que ser así, deberíamos nombrar urgentemente un presidente del Gobierno ya que nos hemos pasado dos años sin tenerlo ya que Mariano no pasa de ser un mediocre ministro de Economía y Hacienda.
La política del avestruz practicada por Rajoy ha sido especialmente nefasta en el principal problema que tiene España y que el Gobierno se niega a ver: la supervivencia misma de la Nación. A la vista está el resultado. Cataluña, más cerca de la secesión cada día que pasa, con un referéndum anunciado y previsto para dentro de un año, sin que se conozca estrategia alguna del Gobierno. Y en el País Vasco, la práctica desaparición del PP, después de que el propio Rajoy echase del partido a María San Gil y aniquilase el partido, y la ausencia de una política clara, más allá de continuar con la herencia de Zapatero, ha propiciado que la ETA y sus amigos del PNV controlen las instituciones sin ninguna oposición.
El estallido caso Bárcenas y la pésima gestión del mismo, que se ha movido entre el silencio, la mentira y la chapuza, han colocado al partido en una situación límite cuando se ha descubierto que  Rajoy participó activamente, junto con Arenas, en el pacto que el partido alcanzó con Bárcenas al que también Cospedal, ahora nos enteramos, está involucrada en la posterior negociación y ejecución del finiquito en diferido.
Hoy ante el Comité Ejecutivo de su partido, cada vez más dividido por las discrepancias con y entre sus barones territoriales y que una vez finalizado, María Dolores de Cospedal, intentará  dar la cara ante los medios de comunicación sobre el pago en diferido a Bárcenas que ella tramitó y había negado hasta ahora, y explicar la orden del presidente que quiere transmitir una orden muy clara a la cúpula: se acabaron las discusiones. O, en otras palabras, "el partido tiene que estar unido porque, como consigan dividirnos, ellos ganan". Vaya panorama.
Rajoy ha sabido manejar el poder del aparato para sepultar cualquier vestigio de democracia interna y ejercer un control absoluto sobre todas estructuras de poder. Y ese es precisamente el problema. El PP no necesita solo un cambio de caras sino un cambio radical en su forma de funcionamiento. Lo que implica un imposible, en estos momentos: que el aparato renuncie a su inmenso poder.

11 comentarios:

  1. Ana Isabel Sánchez

    Lo dicho..."un imposible"

    ResponderEliminar
  2. Israel Zurdo P.

    Si, eso, juntaos bien todos y luego tiramos de la cadena.

    ResponderEliminar
  3. Blog Desde el Caballo de las Tendillas

    La unidad que buscan los líderes de PP y PSOE no es una unidad democrática, es la unidad del miedo; miedo a no ir en las próximas listas, miedo a perder la confianza del líder. PP y PSOE deben avanzar en democracia interna, en el respeto a las discrepancias, a que los representantes de los ciudadanos voten mirando el interés de éstos y no lo que imponga la dirección del partido de turno.

    ResponderEliminar
  4. Jeronimo Ramirez Sánchez

    Cuando se pierde la coherencia, se traiciona a sus votantes , se castiga duramente a su base electoral (las manidas clases medias), se dan explicaciones pateticas, por increibles del tema Barcenas (nadie se cree lo idiotez dez USB, o que la falsedad de que la proteccion de datos obliga a borrar el disco duro). Cuando los politicos hablan a los.ciudadanos como si estos fueran idiotas, surgen las divisiones internas, ya que lo siguiente sera que muchos tendran que irse a sus casas, por lo que se aplica el "salvese el que pueda". Para que me jodan los mios, al menos que me jodan los ajenos.

    ResponderEliminar
  5. Rafael Gálvez Pacheco

    Rajoy desgana, Rajoy desanima, Rajoy elimina todo activo tonifcante, Rajoy es un plomo que nos hunde porque nos cubre con un manto pesado de negra nube: La desidia y la corrupción.

    ResponderEliminar
  6. Jose Antonio Palacios Sanchez

    Que quieres que te diga , !! Que tienes toda la razón !!

    ResponderEliminar
  7. Fernando Lopez Martínez

    ¿de verdad que no hay nadie en el pp que le diga nada a este inutil?es doloroso ver lo que hay que hacer para vivir del cuento

    ResponderEliminar
  8. Pablo Mieza Varela

    Por cierto.¿Sabe alguien decirme a que se dedica Arenas?

    ResponderEliminar
  9. Santiago Nuevo

    brillamte analisis,sobre la mo estrategia,el no hacer y encima presumir de ello

    ResponderEliminar
  10. Manuel Sánchez Cánovas

    Dicen que lo Bárcenas son 8 millones de Euros... ¿Se puede confirmar esta cifra? Y si esto fuera cierto: ¿Tiene punto de comparación con la billonada de los mangoneos de la Junta?

    ResponderEliminar