jueves, 31 de octubre de 2019

PSOE ... ahora España...ahora si ...¿ahora no?

Resultado de imagen de sanchez



El PSC impide a Sánchez consumar su giro para enterrar el "federalismo" y la "plurinacionalidad"

La palabra "federal", referida a España, no aparece ninguna vez en el programa electoral del PSOE. La palabra "plurinacional", tampoco. El programa electoral que los socialistas hicieron público este miércoles no permite concluir si Pedro Sánchez y el partido creen que España es una nación de naciones o si, al menos, hay que avanzar en el reconocimiento de su plurinacionalidad. 

Miquel Iceta descolgó el martes por la tarde el teléfono y llamó a Cristina Narbona, presidenta del PSOE y responsable del programa para las generales. Se había enterado, por la prensa, de que no había referencia alguna a apuestas clave del PSC.

Tampoco si hace falta una reforma de la Constitución a tal efecto, tanto en el terreno del reconocimiento de la identidad como en la clarificación de las competencias de las distintas administraciones. Las únicas reformas de la Carta Magna que se contemplan son para el blindaje de derechos sociales y las pensiones, el reconocimiento de las personas con discapacidad o el de los "límites planetarios" para el progreso ecológico del país. 

Desde el entorno de Sánchez se explica que, en realidad, el foco ahora no puede estar ahí sino en la firmeza contra el independentismo, los actuales valores constitucionales y el rechazo a cualquier referéndum de autodeterminación, algo que sí figura explícitamente en el programa electoral. 

¿El resto? Depende a quién se pregunte, el PSOE defiende una cosa u otra. Aunque varios dirigentes consultados dan por hecho que el PSOE defiende una España federal, la palabra ya no aparece (en el programa de 2016 se contaban 14 referencias) y tampoco la vía para garantizar esa naturaleza. 

Las referencias a temas que Sánchez defendía hasta hace un par de años quedan difuminadas frente a la firmeza contra el independentismo.

¿Qué Estado quiere el PSOE?

El PSOE no parece saber lo que quiere o, al menos, no es capaz de ponerlo negro sobre blanco. Por ese motivo, la polémica suscitada por las referencias a la plurinacionalidad y el federalismo estalló sin remedio entre el martes y el miércoles. Un borrador filtrado por la dirección del partido había eliminado toda referencia a las conocidas como Declaración de Granada, un acuerdo del partido en términos de Alfredo Pérez Rubalcaba que consagraba el Estado federal y la reforma de la Constitución a tal efecto, ni la Declaración de Barcelona, de 2017, entre el PSOE y el PSC, donde se hablaba nítidamente de la plurinacionalidad del Estado nada más ganar Sánchez las últimas primarias.

Finalmente, se incluyó el párrafo: "Al menos desde 2003, en Santillana del Mar, el PSOE se ha comprometido a las reformas necesarias para un nuevo impulso del autogobierno, luego concretadas en la Declaración de Granada de 2013 y en la Declaración de Barcelona de 2017". La redacción no incluye una defensa de esos documentos. Sólo una referencia a que fueron aprobados. Y el contenido de más calado político de esos documentos no aparece referenciado en el programa con el que el PSOE concurre a los comicios. Es decir, que se puede decir que el PSOE defiende la plurinacionalidad y el federalismo porque en su programa cita documentos que lo abordan. Es decir, de manera indirecta. 

"Difícil de explicar"

"La ausencia del federalismo en el documento es muy difícil de explicar", según fuentes del PSC, que tratan de quitar hierro al asunto, asegurando que se trata de un error en un borrador. "El problema" del PSOE es que es "demasiado transparente", dijo Sánchez en una entrevista en Antena 3 para tratar de explicar por qué portavoces autorizados del partido distribuyeron a varios medios un programa en el que no venían esas referencias clave.

Sin embargo, desde el PSC no se oculta que ese punto era importante para el partido y que no hubieran aceptado que no figurase. Desde Ferraz, la versión era otra. Lo "nuevo" e "importante" es la "rotundidad con la que se afirma que no aceptamos ningún referéndum de autodeterminación", según fuentes de la dirección socialista. "La prioridad era dejar claro nuestra posición frente al independentismo y la voluntad de reformar el Estado Autonómico", insisten. 

S'ha Acabat denuncia que los CDR tienen 'negocios' con rectores

Los universitarios constitucionalistas que no temen a los CDR (Barcelona) | Libertad Digital

Los estudiantes aseguran que hay un mercado de tiempo libre que se ofrece a los alumnos a cambio de que "la sigan liando".

Viven amenazados de muerte pero no tienen miedo. Son los universitarios que han plantado cara a los CDR y a sus barricadas en las aulas. Es la otra mitad, la que padece la represión y el terror en las clases. Pero se han hartado y se han organizado.

La recién nacida asociación S'ha acabat, (Jóvenes en Defensa del Constitucionalismo) cuenta ya con más de 1.000 miembros, todos ellos han perdido el miedo a los violentos. Están dispuestos a desmantelar el entramado universitario conformado por sindicatos estudiantiles y asociaciones independentistas con la connivencia de rectores y profesorado.

"Estamos muy hartos. A nosotros no nos escucha nadie, ni el Gobierno de Torra ni el de España. Queremos visibilizarnos porque nos están quitando oportunidades de futuro", cuenta Josep Lago, portavoz de la joven plataforma universitaria, a este periódico.

El estudiante se acaba de licenciar en Derecho y ADE y está empezando el máster de Abogacía. Está acostumbrado, tanto él como sus amigos, a que le digan día sí y día también lindezas del tipo "te vamos a dar una paliza", o "a la salida te esperamos". Nada que ver con el ambiente universitario natural en el que se debería desenvolver un chico de 24 años. Pero ahí están él y sus compañeros, intentando concentrarse en el temario y ansiando la libertad que otros tienen.

Los negocios de los CDR universitarios

Aunque lo tienen difícil. Su plataforma S'ha acabat, no recibe subvenciones. Muy al contrario que los sindicatos estudiantiles o las Casas de Jóvenes anticapitalistas y separatistas (criaderos de los CDR), que han sido y siguen siendo regados con dinero de todos los contribuyentes de España. "No recibimos dinero de la Generalidad ni del Estado, tampoco de ningún partido político. Además, no lo queremos. Nos financiamos a través del crowdfunding. Y no paramos de crecer. Queremos producir un documental que se llama Universidades secuestradas por el separatismo", explica el estudiante.

En menos de 24 horas ya han conseguido más de 3.000 euros a través de la plataforma GoFundMe. Josep Lago confirma a este diario que van a sacar a la luz las negociaciones, chantajes y prebendas que existen entre los rectores y los sindicatos estudiantiles compuestos por CDR.

"Los rectores negocian con los violentos y encapuchados. Les conceden privilegios. Por ejemplo, les quitan exámenes y los liberan para que puedan faltar a clase y que sigan sembrando el caos en Barcelona. Es por eso que tienen tanto tiempo libre. Los profesores ofrecen horas ilimitadas sin acudir a clase a cambio de que sigan con las revueltas callejeras. Es vergonzoso", lamenta el joven portavoz constitucionalista.

Universitarios de la plataforma `Se ha Acabado´ en una manifestación en Barcelona


Con el beneplácito de la Generalidad

Lago pone de relieve la estructura empresarial al servicio del procés que hay constituida en las universidades catalanas. "El Sindicato de Estudiantes por los Países Catalanes (SEPC) está sufragado por la CUP. Son muy activos. La huelga que han convocado junto al Sindicato de Arran no es otra cosa que conseguir la evaluación única para no tener que ir a clase. El rectorado que es un engranaje de la Generalidad y les viene fenomenal que los universitarios independentistas no tengan que estudiar y puedan tener tiempo libre para seguir con el show", asegura.

Josep continúa: "Las Universidades de Filosofía y Ciencias Políticas suelen ser el motor principal de la maquinaria separatista. Las facultades de Derecho, Economía o Empresariales suelen ser más tranquilas. Los sindicatos estudiantiles funcionan como empresas, trabajan por y para formar trabajadores del separatismo. Es una organización abismal. Son capaces de que alumnos y rectores se alineen con las tesis del independentismo en un minuto. El tejido asociativo es monumental y tienen un presupuesto que les permite seguir formando a CDR supremacistas, xenófobos y antiespañoles, e insisto, todo con el beneplácito de la Generalidad".

Y añade refiriéndose a los radicales para que quede claro: "Son ultras y egoístas. No buscan la igualdad ni muchos menos. Los CDR en su mayoría son universitarios. Son los mismos que están montando barricadas en Via Laietana destrozando y quemando la ciudad". De tal manera que la Pompeu Fabra y seis universidades mas ya ofrecen un sistema de exámenes adaptado a los movimientos de los huelguistas ahora en huelga 

Valentía contra el totalitarismo

El Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes del que habla Josep Lago tiene presencia no en todas las universidades catalanas. Asimismo, se ha extendido en Valencia y Baleares y sus tentáculos llegan a más de 100 institutos de estas comunidades. Su ideario es de izquierda radical, no es el único organismo independentista pero sí el más activo. Llevan más de 25 años evangelizando en el odio a España a miles de alumnos con la aprobación de los gobiernos autonómicos y estatales de turno.

Pese a que el monstruo está más que fortalecido, a los estudiantes constitucionalistas les sobra valentía. "Cueste lo que cueste hay que estar ahí. Agresiones hay a diario en Cataluña, no todas son físicas pero existe violencia de todo tipo. Gracias a la asociación nos estamos haciendo más fuertes", declara.

Josep finaliza la entrevista con contundencia. "Ellos son unos cobardes, montan barricadas encapuchados porque no tienen la valentía de afrontar las consecuencias del delito que están cometiendo. Nuestro futuro profesional está aquí, somos de aquí y no le vamos a dar el placer de irnos de Cataluña. Aquí nos vamos a quedar luchando por la libertad que se nos ha negado", concluye.

miércoles, 30 de octubre de 2019

Unos dias de camping en familia

Un padre describe con humor sus 'apasionantes' vacaciones familiares en un camping y nos identificamos con su testimonio

Entro en twiter y me he tropezado un hilo de twits con el relato de los apuros un padre de familia de vacaciones que me ha hecho recordar alguno de mis avatares de juventud, con aquello que no estoy acostumbrado. Vale la pena...






Después de varios días de retiro obligado, voy a describiros lo que fue una experiencia única, irrepetible, sorprendente, apasionante, divertida y trágica a partes iguales: unos días de CAMPING EN FAMILIA. 

No reírse de mí.

Ojo: no en bungalow, ni en caravana, ni en autocaravana, ni en mobil home. EN TIENDA DE CAMPAÑA DEL DECATHLON. De cinco personas. De las que se inflan y están montadas en un momento (pffffjajajajajaja).

Tengo que decir que yo llegué con mi familia ya instalada, ellos llevaban cuatro días allí. Así que el montaje corrió a cargo de mi mujer. 

Así, a primera vista, la parcela me parece minúscula, pero no le doy importancia. No solo es la tienda: hay una mesita con banco, un mueble cocina con fogón, cinco sillas, las bicicletas, la hamaca... vamos, un campamento gitano. 

Estaba oscuro y no vi nada, solo deciros que si llega a caer una tormenta, la tienda estaría ahora mismo en la mismísima cumbre del Aneto. Vientos sin clavar, estacas medio salidas, lona sin tensar... Así llevaban cuatro días.



Hora de cenar. Todo oscuro. Nos iluminamos con dos farolillos que iluminan más si están apagados. Me pongo un frontal. Empiezo a hacer la cena. El fogón no chuta. Está a tope y podría poner la mano encima sin quemarme.



Después de varios minutos el aceite empieza a crispar. Tiro nuggets de pollo. Como si los tirara en agua. Los miro fijamente y les digo: haceos, cabrones. Al final los saco todos blandengues. Es lo que hay, niños. "Esto da asco".

Aceitito hirviendo por mis pies. Un regalo de bienvenida. Mi grito se oye en todo el camping. "Ay que no lo había visto". "Joder no hace falta verlo". "Ven que te pongo algo". "NO ME PONGAS NADA. NO ME TOQUES".

Ya no ceno. Mi pie dentro de un barreño con agua helada. Son las once de la noche. Todavía hay que fregar cacharros, en la lavandería, que está en el quinto cojón. Yo paso. Va un niño. Vuelve con los cacharros más sucios.

"A dormir, niños". Entran en la tienda arrastrando pinaza, tierra, plantas, de todo. "Que os quitéis los zapatos". Todo lo digo tarde. Se tiran en los colchones. Cachondeo. "Tengo pipi". "Yo sed". "Yo caca". "Quiero la tablet".

Mi cigarro tardará en llegar. Viajes a los lavabos. En el quinto cojón también. "Mead, malditos, que como me despertéis a medianoche con pipi o popo os va a acompañar el lobo salvaje que hay en el camping y come niños".

"¿Cómo les dices esas cosas?". "¿Qué cosas? Si se están riendo". La pequeña llorando. Pero llora de emoción.

Ahora sí, a la choza. Todos ahí tirados como atunes. El desorden y caos es patente. Cada uno duerme tal como ha caído. Yo me voy a fumar. Hay mosquitos y una lechuza. Y grillos. Muchos grillos.

Apago el cigarro porque los mosquitos me están devorando como si fuera un bistec. Me meto en la tienda. Bien. No hay sitio. Todos esparcidos. Al final me hago con un rinconcito. Ahí, acurrucado. Como un gato. No duermo.

Oigo ruidos. Animales, viento, ramas... no sé, RUIDO SALVAJE. Pasos. Oigo que alguien escarba en la basura, un oso pardo o algo, no sé. ¿Os he dicho que no había cobertura?

Miro mi móvil. Solo puedo mirar el calendario, sin conexión. Me sé todos los días hasta 2056. Al fin clarea. Llega el momento más terrorífico:

Salir de la tienda hecho una mierda, despeinado, con legañas, con la cara marcada por el cojín, y decir buenos días a todos los que me encuentro de camino al baño público. Con mi neceser todo chulo.


Entro en el baño: hay cola para los lavabos. Espero. Al fin uno libre. Me aseo con dos personas al lado que no he visto en mi vida. Esto es muy desagradable. Mientras tanto, oigo los pedos del que está en el inodoro.

Por fin acabo. Me siento nuevo. De camino a la tienda encuentro a algunos zombies que van al baño, como yo antes. Les miro con cara de asco. Yo hace un momento era así.


Los niños roncan todavía. Me hago mi café. Tarda en salir y mientras tanto veo la basura desperdigada. Recojo. Al fin oigo el chup chup del café y es música celestial. Empiezan a salir niños de la tienda. DEJADME.

"Quiero leche", "quiero colacao", "quiero crusán", "tengo pipi", "me duele la barriga", "quiero piscina"... QUE ME DEJÉIS VIVIR.

Me tomo el café con los niños revoloteando a mi alrededor. De repente llega un coche. Se bajan y vienen hacia mí. Algo pasa.

"Hola, buenos dias". "Hola". "Perdona, es que esta parcela es anual y es nuestra. Va de aquí a allí. Esa es la caravana". Busco a mi mujer con la mirada. Se escabulle.

¿Os dije que la parcela me parecía pequeña? Pues eso. Estábamos ocupando el rincón de una parcela con caravana. En plan okupas. A mi mujer le dijeron: al final del camino. Ella cogió un camino, el que quiso.

"Disculpad, es un error". "Sí, sí, pero es que es nuestra, venimos a pasar el día y no cabemos". Vale. Tengo que desmontar. Todas las parcelas de alrededor mirando. Ya lo sabian y no dijeron nada. Cabrones.

Me pongo a llevar cosas a NUESTRA parcela. En el quinto cojón también. La tienda, sin casi piquetas. "¿Pero cómo has montado esto así?", le digo a mi mujer. "No sé, con los niños es difícil". Respuesta comodín.

Pues yo con la tienda montada paseándola por medio camping. Me miran raro. Me voy llevando piedras, ramas, plantas, arraso con todo. La cuestión es llegar a mi parcela como sea y cuanto antes.

Una vez ahí la afianzo, esta vez con todas las piquetas y vientos. Ahora sí parece una tienda, antes parecía un toldo de gitanos. Es muy bonita, parece profesional y todo.

Pues ya me han dado las doce del mediodía. Cuando por fin me dispongo a ir a la piscina se pone a llover. Todos a la tienda. Barro, agua, goteras, "no te muevas", "estate quieto", "no le pegues", "tengo miedo"...

Salgo a cocinar bajo la lluvia. Todo mojado. Macarrones y va que chuta. Por fin deja de llover. Comemos y a la piscina. Al menos ahí se está bien y juego con mis hijos. Con mis hijos y con todos los niños del camping.

Porque es meterse en la piscina y se te abalanzan todos los niños como si fueras un dragón simpático sobre el que cabalgar. "Ay cómo le gustan los niños", oigo. MÉTASE USTED, SEÑORA.

En fin, después de varios peligros de ahogamiento, salgo, me seco, me relajo. "Papá, ven, tírate". "Dejadme por favor, tengo frío. Compasión". "Ven, papá". Les da igual mi vida.

En fin, después de varios peligros de ahogamiento, salgo, me seco, me relajo. "Papá, ven, tírate". "Dejadme por favor, tengo frío. Compasión". "Ven, papá". Les da igual mi vida.

Hora de cenar. Esto es un bucle. Es un no parar. Vacaciones, jajajajajaja. Menos mal que los niños hacen amigos y desaparecen. A veces demasiado. Las once de la noche. ¿Y los niños?

Busco por todo el camping. Al final aparecen en una tienda de no sé quién jugando a las cartas. "Hola, ¿puedo llevarme a mis hijos antes de que salga el sol? Gracias".

Busco por todo el camping. Al final aparecen en una tienda de no sé quién jugando a las cartas. "Hola, ¿puedo llevarme a mis hijos antes de que salga el sol? Gracias".

¿Verdad que como nos anuncia en su primer tuit su experiencia ha sido "única, irrepetible, sorprendente, apasionante, divertida y trágica a partes iguales"?
Unos hilarantes días de camping, que podrían ser los de cualquier familia. ¿Alguien ha podido resistirse a reírse? Yo, al menos, no he sido capaz, aunque eso sí no me he reído de este padre, sino de mí mismo, porque el protagonista podía haber sido yo.

Profesores y estudiantes catalanes se sublevan contra la huelga separatista en las universidades

Resultado de imagen de huelga universidad barcelona

Piquetes de universitarios encapuchados bloquean los accesos a las facultades y cortan la AP-7 a la altura de la Universidad Autónoma de Barcelona, en Bellaterra. Han formado barricadas en las puertas de acceso a las aulas y han amenazado a los estudiantes que pretendían entrar en clase.


El movimiento separatista ha encargado a los estudiantes universitarios que mantengan los disturbios y alteraciones de la vida ciudadana en la tercera semana posterior a la sentencia del Tribunal Supremo. Así, el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC), con la connivencia en algunos casos de decanos y rectores afectos al independentismo, ha montado una huelga indefinida que, no obstante, está siendo fuertemente contestada por grupos de profesores y estudiantes.

Piquetes separatistas bloquean los accesos a campus y facultades en la Universidad Pompeu Fabra, en la Universidad Politécnica de Cataluña, en la Universidad de Barcelona y en la Universidad Autónoma de Barcelona. También han cortado la AP-7 a la altura de Bellaterra, en Barcelona, donde han estado a punto de llegar a las manos con los primeros conductores interceptados. En otros casos se han registrado enfrentamientos con grupos de estudiantes que reclaman su derecho a no hacer huelga, algunos de ellos pertenecientes a la agrupación estudiantil contraria al proceso indepenentista S'ha acabat (Se ha acabado).


Cristian Escribano@Escribano_R

Lo fácil para estos estudiantes, sería dar media vuelta ante las barricadas y los encapuchados. Pero se quedan, y plantan cara.

Estos chicos nos están dando una lección de cómo no ceder un paso contra los fascista del lazo amarillo.

Imagen

La entidad S'ha acabat considera que las universidades están secuestradas por el separatismo y denuncia las facilidades que han ofrecido algunos rectores a los huelguistas, que están exonerados de la evaluación continua para poder llevar a cabo las funciones de vanguardia radical de los separatistas.


También protestan contra el secuestro separatista de las aulas el Foro de Profesores, un nutrido grupo de docentes e investigadores universitarios, así como Universitaris per la Convivència que han suscrito una carta abierta a los rectores en el que expresan su rechazo al comunicado emitido por las universidades tras la sentencia del Tribunal Supremo por sectario y por constituir un "bochornoso ataque" contra el Poder Judicial y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Estas asociaciones consideran que los órganos de gobierno de las universidades "carecen de legitimidad moral para pronunciarse sobre cuestiones de orden político en nombre de las personas a las que representan" y que "las administraciones educativas, en este caso las universidades, no tienen derechos sino potestades. La libertad de expresión es un derecho fundamental que corresponde exclusivamente a las personas, como apuntan claramente diversas sentencias de nuestro Tribunal Constitucional". "El hecho –continúa la carta– de que una administración se exprese en nombre de todos sus miembros implica una evidente agresión a otro derecho fundamental, la libertad ideológica, protegida por el artículo 16 de la Constitución".


Además consideran incompatible con la misión de la Universidad "tratar de contribuir a dibujar en la esfera pública un pensamiento único sobre cualquier tema, máxime cuando se trata de asuntos que generan una fuerte controversia social".

https://twitter.com/i/status/1189114796651831296

martes, 29 de octubre de 2019

La estafa de las productoras en lengua valenciana de la familia de Ximo Puig

Imagen del presidente de la Generalitat, Ximo Puig
El Juzgado de Instrucción número 4 de Valencia ha citado a declarar en calidad de investigados a  Francisco Puig Ferrer hermano del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y a Rubén Trenzano, director general de Política Lingüística, para el próximo 10 de diciembre.

En su auto, el TSJCV ratifica la existencia de los posibles delitos de fraude de subvenciones, prevaricación y malversación. El fraude fiscal podría haber sido cometido por Francis Puig y la malversación y la prevaricación por Trenzano.

El director general de Política Lingüística (de Compromís) ya tiene otra causa abierta en Instrucción 9 de Valencia por un asunto igualmente vinculado a las ayudas al fomento del valenciano a las empresas del hermano de Puig.

Tras un conflicto de competencias, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) resolvió recientemente que este juzgado se encargara del caso después de que tanto éste como uno de Vinaroz se inhibieran al considerar que no era de su competencia territorial.

La querella está firmada por la secretaria general del PPCV, Eva Ortiz, que reclama que se investigue si la concesión de subvenciones para el fomento del valenciano a las empresas del hermano de Ximo Puig podrían ser constitutivas de los delitos de prevaricación, malversación y fraude de subvenciones.
Estas subvenciones, a juicio del PP, "constituyen una auténtica trama para conseguir fondos públicos mediante gastos cruzados, alquileres fraudulentos y nóminas de una gran familia".
Así, exponen que "las ayudas a las productoras de la familia del president implican a cuatro consejerías (Justicia, Turismo, Educación y Presidencia), a tres comunidades autónomas (Comunidad Valenciana, Cataluña y Aragón)" y recuerdan que la cadena pública À Punt "ya detectó que estas empresas pactaban precios".
La querella se centra, siempre según el PP, en la actividad de las empresas Comunicació dels Ports S.A. y Mas Mut Produccions S.L.U., ambas administradas por Francisco Javier Puig y beneficiarias, desde 2015, de 600.000 euros en ayudas económicas para el fomento del valenciano provenientes de los gobiernos valenciano, catalán y aragonés.
A pesar de recibir ayudas de diferentes comunidades para el mismo fin (fomentar el valenciano), Francisco Puig Ferrer declaró no haber recibido otras subvenciones para la misma finalidad, según se detalla en la querella. En este sentido, se indica que desde que Ximo Puig es presidente de la Generalidad valenciana las empresas de sus hermanos han incrementado sus ingresos en un 290 % después de tres años de pérdidas.
La Generalidad Valenciana ha subvencionado a Comunicació dels Ports con 56.826,34 euros en ayudas para el fomento del valenciano en 2015; 83.139,61 en 2016; 86.045,35 en 2017; y 54.118,96 en 2018. Por su parte, Mas Mut Produccions solicitó durante los años 2015, 2016, 2017 y 2018 la misma subvención para prensa digital obteniendo 23.234,12 euros en 2015; 16.960,03 en 2016; 12.072,70 en 2017; y 6.599,84 en 2018. Estas ayudas fueron otorgadas por Rubén Trenzano, en su condición de director general de Política Lingüística de la Consejería de Educación, Investigación, Cultura y Deporte.

Resultado de imagen de francisco javier puig ferrer
Francisco Puig Ferrer

Por parte de la Generalitat de Catalunya, Comunicació dels Ports recibió en 2015 163.915,44 euros en subvenciones para emisoras de televisión en catalán o aragonés, y Mas Mut 36.192,86 euros, y desde el Gobierno de Aragón se subvencionó a las empresas de Francisco Puig con 19.664 euros en 2018.
Según el PP, Comunicació dels Ports es la única firma de toda la Comunidad Valenciana que recibe esta ayuda en todas las modalidades previstas en la orden de convocatoria, todo ello a pesar, supuestamente, de "no cumplir con los requisitos exigidos".
Así, se insiste en que no cumple con el requisito de audiencia porque, según la empresa, la audiencia estimada de la televisión es de 35.000 espectadores en una población de 5.266 habitantes (según el INE). "Es decir, que todos los habitantes de la comarca ven simultáneamente el mismo canal en siete televisores distintos, a la vez", refleja el PP en su querella.
Además, se mencionan otras supuestas irregularidades como reflejar de forma duplicada o triplicada los mismos gastos, el hecho de que varios medios compartan contenidos pero reciban subvenciones independientes, o la concesión de ayudas por cláusulas sociales cuando el Plan de Igualdad se otorgó en 2017 y no sería válido para las subvenciones de los años 2015 y 2016.



 Rubén Trezano y Vicent Marzá

Elisenda Paluzie afirma que los altercados son buenos porque hacen visible el conflicto catalán en el exterior .

Resultado de imagen de elisenda paluzie violencia
La presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, durante una manifestación en contra las condenas del 'procés', el pasado sábado, en Barcelona. En vídeo, declaraciones de Paluzie


Paluzie recalcó en TV3 que los disturbios no habían restado, según los sondeos, apoyo a las fuerzas independentistas: “Las encuestas no lo indican”. “Y hay otra cosa: el mundo es así. Son estos incidentes los que hacen que estemos en la prensa internacional de manera continuada”, dijo. Y añadió esta reflexión cuando la periodista le planteó si eso es siempre positivo. “Ya veremos; puede tener aspectos positivos y negativos pero la principal responsable es la violencia del Estado condenando a un movimiento pacífico y democrático a penas de dos dígitos por organizar un referéndum, hacer campañas en favor del sí e intentar la independencia por medios pacíficos y democráticos” “hacen visible el conflicto” catalán en el mundo al aparecer en la prensa internacional. 

Los incidentes se han saldado con 200 detenidos y 600 heridos.  De golpe y porrazo esta señora con apariencia de burguesa se ha convertido en una gamberra mas de quienes están incendiando Catalunya.

Desde la sentencia del procés, la ANC y Òmnium han convocado las llamadas “marchas por la libertad”, concentraciones en las plazas de los Ayuntamientos y ante las Delegaciones del Gobierno y la manifestación del pasado sábado. Tras este ciclo de protestas, la ANC plantea ahora una movilización “no violenta sostenida en el tiempo”, con diferentes acciones destinadas a erosionar “los poderes del Estado” e inspiradas en Hong Kong. Y considera un éxito propio la anulación de un acto de España Global en Barcelona cancelado oficialmente por la tragedia de la riada de Tarragona.

Las declaraciones de Paluzie pusieron en aprietos a los demás grupos políticos en el Parlament, pero nadie de los "pacificos independentistas" la desmintió. La candidata de Junts per Catalunya al Congreso, Laura Borràs, evitó desmarcarse de esa reflexión pero aseguró que “los disturbios muestran que hay un conflicto político que el Gobierno español no quiere solucionar. Mientras se renuncie a la política se producirán reacciones de otra índole”. Ante la insistencia de los periodistas sobre si condenaba los hechos violentos del pasado fin de semana, la candidata, “Hay que tener un margen para saber qué es violencia y qué es disturbio”, matizó. “Venimos de una sentencia de 100 años de cárcel, que es violencia”, abundó el líder de ERC, Sergi Sabrià, tras condenar todos los incidentes.

Lo que ha dicho ayer despues de un lifting reciente y peluquería. Porque la Paluzie es eso, una señora bien destinada a criticar al servicio o a regatear con la modista devenida en terrible vestal del separatismo. Ahora, cuando una señora bien opta por la vía de la barricada y el tentetieso, apártense, porque suelen ser terribles. Es el oculto deseo de toda la burguesía catalana, disponer de una revolución implacable y violenta que puedan controlar a base de talonario y que les permita irse a dormir cómodamente a sus mansiones cada noche.

Es muy curiosa esta gente.Con un concepto absolutamente totalitario y racista de Cataluña se permiten dar clases de democracia al primero que se presente y, para ello, argumentan una serie de estupideces a cual menos democrática.

lunes, 28 de octubre de 2019

La Fiscalía belga pedirá mañana que Puigdemont sea entregado por sedición y malversación

Carles Puigdemont, en Bruselas. EFE

El abogado belga del ex presidente solicitará un aplazamiento de la vista sobre la euroorden con el argumento de haber tenido solo un día para preparar su defensa

La Fiscalía belga pedirá este martes al Tribunal de primera instancia de Bruselas que ejecute la orden europea de detención y entrega (OEDE) para que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont sea entregado a España por sedición y malversación, los dos delitos por los que le reclama la Justicia española, según han informado a Europa Press fuentes de su defensa.

«Piden la extradición por los dos delitos», ha informado a Europa Press Paul Bekaert, el abogado belga del político independentista, indicando así que la Fiscalía de Bruselas defiende la posición del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, aunque no aclare cuál sería la equivalencia de delitos en el sistema belga.

Las partes, que ya han tenido acceso a las primeras alegaciones escritas, han sido citadas este martes a partir de las 9:00 horas para la vista sobre la reactivación de la euroorden, en una audiencia a puerta cerrada en la Cámara del Consejo (tribunal de primera instancia) de Bruselas.



Los abogados de Puigdemont prevén solicitar un aplazamiento de la vista para contar «con más tiempo para preparar» la defensa del expresidente catalán, con el argumento de que apenas han tenido 24 horas para estudiar el dossier y aludiendo a la complejidad del caso.

Por ello, según Bekaert, el juez no tomará ninguna decisión sobre el fondo del asunto, sino que fijará una nueva fecha, «probablemente a primeros de diciembre», para continuar la vista y que las partes puedan presentar sus alegatos.

Puigdemont se encuentra en libertad sin fianza, pero sujeto a condiciones como tener una residencia fija en Bélgica y no salir del país si no es con autorización del juez, a la espera de que se resuelva su caso.

Así lo dispuso el juez de instrucción ante el que Puigdemont tuvo que prestar declaración el pasado viernes, tras la reactivación de la euroorden de Llarena hace una semana.

El político independentista se entregó a la Policía federal belga y quedó bajo arresto hasta que el juez le interrogó y dictó las medidas cautelares al día siguiente.

Para evitar la extradición, la defensa de Puigdemont esgrimió que tenía inmunidad como eurodiputado pero, tras consultar con el Parlamento europeo, el juez instructor concluyó que no gozaba de tal protección.

En 2017, cuando la Audiencia Nacional solicitó por primera vez a Bélgica la entrega de Puigdemont, el Ministerio Público belga abogó por cumplir la extradición por todos los delitos que se le imputaban en España -incluyendo los de rebelión y sedición- salvo el de prevaricación.

Entonces, la Fiscalía de Bruselas entendió que encajaban en el ordenamiento jurídico belga en las descripciones penales de «coalición de funcionarios» y «malversación por parte de funcionarios».

Plazos para ver la euroorden

En cualquier caso, sea cuando fuere que el juez tome su decisión sobre la entrega o no de Puigdemont a las autoridades españolas, las partes en el proceso -Fiscalía belga y defensa- dispondrán de un plazo de 24 horas para presentar un recurso y el caso pasaría entonces a la Corte de Apelación.

Quedaría aún una última instancia, el Tribunal de Casación (equivalente al Tribunal Supremo español), que puede pronunciase sobre la forma pero no sobre el fondo del proceso.

El reglamento europeo establece un plazo máximo de 60 días para resolver los procesos de extradición entre dos Estados miembros, un periodo que podría ser ampliado otros 30 días, hasta los 90, en casos excepcionales.

Con todo, estos plazos están previstos para personas sobre las que pesan órdenes de extradición y están detenidas a la espera de que se resuelva su asunto, por lo que en caso de que los reclamados se encuentren en libertad, como es el caso de Puigdemont, los plazos pueden ser mucho mayores.

De acuerdo al ordenamiento legal belga, Bélgica puede rechazar la extradición de una persona buscada por un país socio si existen «razones serias» para pensar que no se respetarán sus Derechos Fundamentales tras la entrega o si los delitos que se le imputan no son una infracción en el derecho belga o no están recogidos en un listado de 32 delitos acordados por la UE en su directiva.

domingo, 27 de octubre de 2019

Los sondeos confirman la caída del PSOE en las encuestas, al no tener respuesta a la violencia independentista

ENCUESTA EL ESPAÑOL - SOCIOMÉTRICA



Asignación de escaños según el sondeo de SocioMétrica, llevado a cabo entre el 24 y 26 de octubre.


El PP, a sólo 16 escaños del PSOE: el bloque de 'derechas' supera en dos al de 'izquierdas'. El auge de Pablo Casado, con un Vox que consolida sus apoyos, a pesar de un Ciudadanos en horas bajas, claves del adelanto de la derecha.

A dos semanas del 10-N, el PP se acerca cada vez más al PSOE. La diferencia entre la formación de Pablo Casado y la de Pedro Sánchez se reduce a tan sólo 16 escaños frente a los 57 del 28 de abril, según se desprende del último sondeo de SocioMétrica para EL ESPAÑOL, realizado después de la exhumación del dictador Francisco Franco. 

De celebrarse hoy las elecciones generales, el PSOE volvería a ganar (117) pero bajando seis escaños con respecto al 28-A; el PP es el que más subiría, sumando 35 actas, pasando de los 66 hasta los 101. Vox confirmaría su auge y lograría el mejor resultado de su serie histórica, ocupando la tercera plaza con 38 diputados, 14 más que en abril.

Por detrás le seguiría Unidas Podemos, que resistiría al paso por las urnas dejándose 8 escaños (de 42 a 34). Quien más sufriría en esta contienda electoral sería Ciudadanos, que anotaría su peor cifra hundiéndose hasta los 19 diputados. El partido de Albert Rivera, que no parece remontar en esta precampaña, perdería 38 escaños.

Más País, la plataforma liderada por Íñigo Errejón, que se presenta por primera vez a las generales, irrumpiría con 5 escaños, superando así la barrera del grupo parlamentario propio en el Congreso.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en un acto del PSOE en Las Palmas de Gran Canaria. Imagen de archivo.

El PSOE paralizado ante los acontecimientos

Con estos datos, se confirma el retroceso del PSOE, que va desinflándose con cada sondeo publicado. Esa tendencia a la baja se inició tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo sobre los líderes del procés y sobre todo después de la semana de actos violentos registrada en Cataluña. Que el conflicto catalán se sitúe como el eje de esta campaña no beneficia a Pedro Sánchez, acusado de “inacción” en la gestión de esta crisis por los partidos de la oposición.

El Gobierno de Sánchez se ha visto sobrepasado por los acontecimientos. Ha intentado dar normalidad a lo que ha sido tremendo para todos los ciudadanos de Cataluña, alentado por el representante ordinario del Estado en Cataluña, que es el señor Torra. Este Gobierno ha hecho cesiones continuas a los independentistas, como la reapertura de embajadas, los pronunciamientos a favor de los indultos, la cumbre de Pedralbes, la figura del relator... y ahora responde con pasividad.

El presidente del Gobierno tendría que requerir de forma inmediata a Quim Torra para que cumpla con la ley y la Constitución. Cada dia que pasa les da alas para seguir con la violencia. España no puede seguir más tiempo en la pasividad ante el desafío independentista, ante el anuncio de un referéndum ilegal y ante quienes alientan la coacción y la violencia. 
La actitud pasiva de Pedro Sánchez silbando y mirando para otro lado ante todo lo que está pasando en Cataluña, lo va a pagar  MUY CARO el PSOE en las urnas, la prueba está que ya tiene al PP pegado como una lapa y echándole el aliento en el cogote.
La actitud pasiva de Pedro Sánchez silbando y mirando para otro lado ante todo lo que está pasando en Cataluña, lo va a pagar  MUY CARO el PSOE en las urnas, la prueba está que ya tiene al PP pegado como una lapa y echándole el aliento en el cogote.

Caos y sensación de impunidad en Barcelona

Torra y sus consellers se ‘camuflan’ en la manifestación para evitar que les increpen
En la cabecera de la manifestación únicamente estaban los líderes de las asociaciones y sindicatos. (Foto. EP)


https://twitter.com/i/status/1188191579749670912



El secesionismo catalán preparó con esmero el atrezo para conmemorar, sin decirlo, los dos años del 27 de octubre de 2017. Ya nadie habla de la declaración unilateral de independencia del Parlamento de Cataluña y de la fuga del entonces presidente autonómico, Carles Puigdemont. Ayer, en un déjà vu que empieza a ser rutinario en la región, por la mañana Quim Torra, sucesor a dedo de Puigdemont, se rodeó de cientos de alcaldes que, vara en mano, gritaron por la independencia desde el Palacio de la Generalitat. 

Por la tarde, otra manifestación de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, a la que asistieron Torra y su gobierno. La Guardia Urbana los contó: 350.000 personas. Un treinta por ciento menos que hace solo una semana, cuando los mismos convocantes se manifestaron por Barcelona por los mismos motivos: la libertad de los sediciosos condenados por el Tribunal Supremo y que Cataluña se separe del resto de España.A diferencia de otras manifestaciones, los líderes políticos no estaban ya en la primera fila y, con las bases cada vez más cabreadas con la actitud de sus gobernantes. Pese a estar camuflados en medio de la masa han tenido que sufrir la reprobación de miles de separatistas.

Torra y sus consellers se ‘camuflan’ en la manifestación para evitar que les increpen

Para evitar pitadas y escraches, un gran cordón de voluntarios con un chaleco rojo hacían infranqueable la zona de las autoridades que, además, contaban con su vigilancia habitual de decenas de escoltas de los Mossos de Esquadra. Sin la presencia del consejero del Interior, Miquel Buch, estos días en la diana de los separatistas, el gobierno autonómico catalán ha sido relegado a un lugar secundario. Como telón de fondo los manifestantes coreaban gritos de “unidad, unidad”.

Uno de los políticos especialmente increpados, a su salida del escenario de la manifestación, situado en la calle Marina de Barcelona, ha sido el consejero de Asuntos Exteriores Alfred Bosch (Esquerra Republicana). Varios manifestantes se han dirigido hacía él para reprocharle la actitud del gobierno catalán durante estas semanas. Junto a Quim Torra, Roger Torrent, los consellers, Artur Mas, senadores y diputados, se encontraba en la zona protegida el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, que ha acudido a la manifestación junto al diputado de su formación en el Congreso Jon Iñarritu.

Caos después de la manifestación

La Ciudad Condal se ha sumido en el caos y ha dado paso, a su término a actos de violencia por parte de los secesionistas más radicales a los que nos tienen acostumbrados, los que sembraron de llamas y caos las calles de la capital catalana durante casi toda la semana pasada. Y esta noche de sábado, tal y como habían anunciado en días anteriores los más violentos, lo han vuelto a hacer. Los últimos días en Cataluña, de hecho, se han convertido en un campo de batalla por los ataques y el terrorismo callejero perpetrado por los CDR.

En la Via Laietana, concretamente alrededor de la Jefatura Superior de la Policía Nacional, una horda de indepes violentos se han concentrado en los alrededores del edificio para amedrentar a los agentes de la ley. La Policía Nacional y los Mossos d'Esquadra han empezado a cargar solo con porras y escudos, contra los muy violentos concentrados ante la Jefatura de Policía de Barcelona pasadas las 21.00 horas, para dispersarlos. Al menos 15 heridos, llamas y caos por la violencia indepe en Barcelona. Entre los heridos, hay un mosso d'Esquadra, hospitalizado herido grave, que ha sido hospitalizado.

Una respuesta ni muy adecuada ni proporcional proclamada por el ministor de Interior que alienta la sensación de impunidad por la que se rigen los vándalos que llevan dos semanas amedrentando la ciudad. No se entiende como a estas alturas no se pongan en acción instrumentos mucho mas efectivos que eviten que los policias constantemente tengan que enfrentar cuerpo a cuerpo con personal dispuesto a todo. Hay en las cocheras dos camiones de agua muy prácticos y otros medios que fueron adquiridos para dispersar este tipo de comportamientos como los sufridos ayer.



En las últimas jornadas, centenares de manifestantes, han centrado sus reivindicaciones contra el gobierno de Torra y los Mossos de Esquadra, con protestas frente al Palau de la Generalitat o la consejería del Interior.

Los CDR preparan una nueva revuelta en Cataluña si la Justicia inhabilita a Torra por los lazos amarillos





Quim Torra, presidente de la Generalitat, acaba de lanzar una comisión de investigación en el Parlamento catalán contra la actuación de los Mossos que se han jugado la vida defendiendo el Estado de Derecho. No contra los CDR que han destrozado e incendiado Barcelona en los últimos días, sino contra los policía autonómica. De este modo, la conexión del presidente de la Generalitat con los CDR volverá a demostrarse en breve si la Justicia decide finalmente inhabilitarle en el juicio de los lazos amarillos.

La investigación del comando CDR detenido con explosivos sigue apuntando a su relación directa con Torra. Las últimas informaciones judiciales apuntan a contactos telefónicos directos entre miembros de los CDR y el presidente de la Generalitat. Hay que recordar, además, que uno de los CDR detenidos afirmó que el propio Torra era el encargado de garantizar que se abrieran las puertas del Parlamento catalán para que el comando radical pudiera hacer detonar su explosivo dentro del legislativo regional.

Y ahora, según los datos a los que ha accedido la Policía Nacional, esos mismos comandos radicales separatistas están preparando ya una nueva y gran revuelta en caso de que la Justicia condene e inhabilite a Torra por poner los lazos amarillos –el símbolo del golpe separatista del 1-O y de la petición de impedir la labor del Supremo en su juicio– en sedes oficiales.

Torra debe pasar a juicio oral en menos de un mes, el 18 de noviembre, y será ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Una comparecencia judicial en la que la Fiscalía buscará su inhabilitación durante un año y ocho meses por un delito de desobediencia tras haberse negado a quitar los lazos amarillos en las elecciones generales del pasado 28 abril. En esta misma causa, además, el Ministerio Público exige a Torra el pago de una multa adicional de 30.000 euros por la misma acusación.

Fuentes jurídicas aseguran que lo más probable es que Torra sea finalmente condenado y castigado a inhabilitación para cargo público y eso será, exclusivamente, por la acusación de los lazos amarillos. Hay que subrayar, además, que en la Audiencia Nacional el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, Manuel García-Castellón, y el juez de refuerzo, Alejandro Abascal, investigan ya otro asunto que también acorrala a Torra: el de los Comités de Defensa de la República (CDR) y el colectivo Tsunami Democràtic por un delito de terrorismo.

La respuesta de los CDR se planifica ya en estos momentos, éstos pretenden demostrar que Torra es un protegido del separatismo más radical que hay en estos momentos. Fuentes policiales han asegurado que el plan de los extremistas consiste en volver a paralizar e incendiar la ciudad como muestra de su rechazo a la futura decisión judicial. Es más, el argumentario que barajan ya los comandos separatistas, une las dos sentencias –la del 1 de octubre y la de los lazos amarillos– en un mismo mensaje y con una única finalidad: dar por sentado que la Justicia española no es tal y que, además, se encuentra poco menos que en una cruzada para derrocar al movimiento separatista.

sábado, 26 de octubre de 2019

Irene Montero ya defiende a la clase media alta


Irene Montero con su cambio de status a Galapagar, pasa a defender por los medios habituales de Podemos a los desahuciados por sentencia de clase media alta, que están pagando 1.000 euros al mes, que se resisten a una subida a 1.300 euros de acuerdo con el precio medio de la zona.

La portavoz de Unidas Podemos, Irene Montero, ha publicado un vídeo el pasado martes en sus redes sociales relatando la supuesta situación de Livia, Juan y sus tres hijos. Asegura que la familia podría ser desahuciada porque no pueden afrontar la "subida abusiva" del alquiler y llega a pedir a la propietaria de la casa que negocie una solución para que puedan seguir viviendo allí.

Hasta aquí no podríamos ponerle ni una pega al mensaje de Montero, una defensa lícita de sus políticas de lucha por una vivienda digna. Sin embargo, el matiz ha llegado cuando la portavoz ha dado nombres y apellidos de la que, según ella, es la "propietaria de la casa, Esther Argerich" y ha apuntado a que el alquiler que pagaban ascendía a los 1.000 euros:


Según datos inmobiliarios el precio del m2 de la zona se sitúa en 14,5 euros el m2. Es decir, suponiendo que el inmueble tuviera 140 m2, su renta sería de 2.030 euros. O lo que es lo mismo, cerca de un 36% más de lo que solicita (en teoría) la propietaria. En el caso de que tuviera 150 m2, el alquiler ascendería a 2.175 euros (un 40% más que los 1.300 euros que el Sindicato de Inquilinos de Barcelona asegura que exige Argerich). 


Livia, Juan y sus tres hijos pueden ser desahuciados por no poder afrontar la subida abusiva de su alquiler. Pedimos a la propietaria de la casa, Esther Argerich, que negocie una solución para que puedan seguir en el barrio en el que llevan viviendo 12 años. #LiviaYJuanSeQuedan

La explicación de la Propietaria

Esther Argerich: “Animo a Irene Montero a que sea ella la que les busque un piso a 1.000 euros”


“Imagina tener un piso en propiedad y que después de más de diez años cobrando la misma renta decides subirlo por circunstancias personales. Ahora imagina que, por actualizar el precio de ese alquiler, previo aviso de cuatro meses a los inquilinos y que ha estado congelado desde entonces, empiezas a recibir amenazas por parte de sindicatos, escraches en la puerta de tu trabajo y la violación de tu privacidad en televisión por parte de políticos populistas. Pues ese es mi caso”. Así de contundente se muestra Esther Argerich, propietaria del piso más polémico de la última semana, en una entrevista a idealista/news.

“Me siento desamparada, siento como que se ha cruzado una línea roja y que se está utilizando mi caso para hacer política, algo que es totalmente injusto”, dice Argerich, entre lágrimas e impotencia. “Llevo en un estado de ansiedad continuo desde que se me ha puesto en medio de una polémica que, a mi parecer, no tiene ni pies ni cabeza: el piso es mío, lo quiero de vuelta y no lo quiero poner más en alquiler”, dice la propietaria, añadiendo que “ya no quiero negociar nada: ni aunque me dieran 1.500 euros los querría como inquilinos”.

Medio temblando por los nervios y la impotencia que le causa la situación, Argerich hace memoria y detalla una cronología de los hechos y sus intenciones. “Era octubre de 2018 y cumplía el contrato. Por aquel entonces la administración del inmueble recaída sobre una inmobiliaria de la zona, que se puso en contacto con los inquilinos mediante burofax para comunicarles la finalización del contrato a fecha 31 de octubre, un procedimiento habitual”, explica la afectada. Después llegaron las amenazas y se vieron casi obligados a dejar de llevarme los papeles del piso por culpa del Sindicat de Llogaters.

“Los inquilinos, de los que yo no diré el nombre porque no lo veo necesario, alquilaron el piso por primera vez en agosto de 2007 con una renta pactada de 1.100 euros mensuales. Es un piso que está en el Eixample derecho, con cinco habitaciones y 140 m2. Por las circunstancias económicas por las que pasó medio país, se decidió que pasaran a pagar 1.000 euros, en vez de los 1.100 pactados. Es más, en alguna ocasión se intentó ofrecerles la opción de que alquilaran otro piso que tenemos, en otra zona y algo más pequeño, por un precio más asequible, pero se cerraron en banda, ya que ellos querían vivir en ese barrio: es decir, vivir en un barrio de clase alta a precio de ganga”, añade la propietaria.

"Cabe destacar que los inquilinos del piso ahora mismo son un matrimonio, que si bien la mujer no trabaja el marido, que es empleado del sector de la sanidad, cobra unos 2.500 euros al mes, y tres hijos; uno tiene 14 años y los otros dos tienen 25 años y 21 años y, según me consta, trabajan", añade la propietaria. 

“Llegado el momento de la finalización del contrato, mi marido y yo comentamos qué precio se podía pedir por el piso, que heredé de mis padres. Ellos nos dijeron que por las características del piso y la situación actual del mercado, tenía un valor de unos 1.500 euros, pero nos pareció mucho, por lo que decidimos que, al ser unos inquilinos que llevaban mucho tiempo en el piso y que hasta entonces no habíamos tenido ningún problema con ellos, quedamos que la renta se subiría a 1.300 euros como una consideración hacia ellos”. Su respuesta, según la propietaria, fue que “no aceptaban la subida y que tampoco se iban a ir del piso”.

El Sindicat de Llogaters entra en escena

“Fue el 4 de octubre de 2018, apenas unos días antes de que tuvieran que abandonar el piso, cuando recibimos la primera carta del Sindicat de Llogaters pidiendo negociaciones. Se lo comunicamos a la inmobiliaria y no le dieron importancia”. Argerich saca de una mochila una carpeta de documentación, entre la que se encuentra un mail en el que se puede leer un mensaje en el que se intenta tranquilizar a Esther: “Puedes estar tranquila, es una asociación que intentan bajar el precio, pero no pueden obligarte a nada”, aseguraron desde Casauro.

“No le di importancia, pero el 31 de octubre se presentó el sindicato en la puerta de la inmobiliaria que gestionaba el alquiler con pancartas, folletos y con maneras violentas, haciendo cómplices a esta empresa de lo que ellos estaban viendo como un abuso hacia los inquilinos”, explica la propietaria.


El 14 de noviembre, el sindicato y los inquilinos volvieron a la puerta de la inmobiliaria, pero esta vez, tal y como relata Argerich, “con un objetivo claro: si querían dejar de recibir amenazas, debían de dejar la administración de mi piso en Travessera de Gracia”. “Días después cedieron al chantaje del sindicato y me mandaron un burofax en el que ponían que se comprometían a no mantener ninguna relación mercantil conmigo y con propietarios que mantuvieran actitudes abusivas y fuera de lugar con inquilinos”, explica la propietaria, que además añade “tiene gracias que sea así, cuando fueron ellos los que me propusieron esa renta”.

Pasados unos meses, y ya con una situación que empezaba a ser incómoda para la propiedad, Esther y su marido decidieron que finalmente no querían negociar la renta y que iban a dejar el piso vacío un tiempo para someterlo a una reforma. No obstante, los inquilinos seguían dentro. “El 15 de enero de este año me enviaron una tercera carta para negociar, a la cual no contesté. El 12 de febrero recibí un burofax en mi casa, también para negociar, pero en este caso ya utilizando información privada y confidencial”, explica. Paralelamente a estos acontecimientos, Argerich interpuso juicio de desahucio, ya que había finalizado el contrato y, tal y como habían expresado en distintas ocasiones, “no tenían ninguna intención de abandonar el inmueble”.

“Fue en ese momento cuando el acoso del sindicato empezó a ser constante y enfermizo: en marzo se personaron en la puerta de mi edificio y dejaron octavillas por los buzones de todos los vecinos y por el suelo donde se podía leer que el trato que le estaba dando a mis inquilinos era inhumano”, dice Argerich con cara de incredulidad.



Mientras se empezaban a dar las primeras acciones del sindicato contra la situación que ellos denunciaban de abusiva, en paralelo hubo sentencia del juicio de desahucio con fecha de lanzamiento 8 de abril de 2019. “En cuanto se enteraron de esto, me contactaron por correo electrónico citándome para negociar las condiciones que ellos querían para los inquilinos y que, de no llevarse a cabo este encuentro, irían en masa a parar el desahucio. No daba crédito de como se estaba complicando todo”, asegura.
Pancartas, escraches y acoso en su trabajo

El 14 de marzo Esther Argerich se asomó por la ventana de su trabajo en Barcelona después de recibir una llamada un tanto extraña. “Estaban con pancartas con mi nombre en la puerta del edificio donde trabajo, obligándome a poner una denuncia por las coacciones a las que estaba siendo sometida”, asegura la propietaria, que añade que tuvo que coger varías bajas laborales a causa de cuadros de ansiedad. “A finales de marzo volvieron, pero esta ves con cámaras de TV3 (canal de televisión español de ámbito autonómico que emite en Cataluña)”


“Recuerdo que empezaron a llamar a mi trabajo, a mi extensión y a las de mis compañeros, explicando su versión de la historia; días más tarde me encontré carteles pegados por todo el recorrido que hago desde donde vivo hasta donde trabajo, una pesadilla”, dice.


En paralelo a estos hechos, y acercándose abril, fecha prevista para el desahucio, el abogado comunicó a la familia Argerich que los inquilinos habían apelado y que se paralizaba. “Como vi que la situación se empezaba a descontrolar y que no me veía con fuerzas para seguir luchando, pedí la ejecución provisional, que el Juez me concedió, proponiendo el 12 de septiembre como nueva fecha para el lanzamiento”, añade Esther.

La propietaria fue notificada también por estas fechas que los inquilinos habían pagado la renta hasta marzo de 2019 “para poder apelar” pero que después de ese mes no pagaron más, por lo que la apelación “quedaba resuelta”. La última fecha fue el 23 de octubre, que es cuando un nuevo actor entró en juego: Irene Montero.

“Ha cruzado una línea roja”

“Ella no tenía que haber tomado parte de la forma que lo ha hecho”, explica al ser preguntada por Irene Montero, una de las líderes de Unidas Podemos que el pasado miércoles denunció el caso dando el nombre de Esther Argerich en un vídeo en Twitter. 

“Yo no soy la mala de la película, y me gustaría decirle que tiene mucha cara y lo que ha hecho es ilegal, y obviamente tendrá consecuencias”, dice Argerich. “Ella dice que está defendiendo derechos constitucionales por abuso, pero ¿y los derechos constitucionales que me está vulnerando ella a mi qué? Derecho a la propiedad privada, el derecho de imagen, el derecho de honor...”.

“Si tanto le importa la situación, animo a Irene Montero a que les busque ella un pisito de 1.000 euros de otro propietario que esté de acuerdo con su política. A mí que vivan como ellos quieran, lo único que no quiero es que sea en mi piso”, concluye la propietaria.