viernes, 27 de septiembre de 2013

El Tribunal de los cuentos

El Tribunal de Cuentas ha sacado finalmente a la luz el examen de su último ejercicio escrutado de 2008 sobre las cuentas de los partidos políticos. Dice el refrán español que 'las cosas de palacio van despacio'. Más lentos aún parecen los asuntos que pasan por las manos del Tribunal de Cuentas, una carísima institución que no ha mostrado eficacia alguna a la hora de cumplir con su función de fiscalizar los partidos políticos.
 
A pesar de que el Tribunal de Cuentas tiene entre sus funciones, o precisamente por eso, controlar las cuentas de las instituciones públicas y los partidos, la elección de los consejeros está totalmente politizada. Seis de ellos son elegidos por el Congreso de los Diputados, mientras que los otros seis son elegidos por el Senado.
El Tribunal de Cuentas tiene 53 millones anuales solo en sueldos y sus consejeros cobran un mínimo de 112.560 euros anuales. Cada uno tiene coche oficial y chofer . Los políticos lo utilizan para colocar a parientes y amigos: Aznar puso allí a su hermano. En esta partida entran tanto las retribuciones de los 12 consejeros, que conforman junto con el fiscal General de la institución el Pleno de la misa, como las de los trabajadores del mismo. Estos se dividen en tres grupos. A finales de 2011, que son los últimos datos públicos disponibles, tenía 601 funcionarios, 169 contratados como personal laboral y 31 miembros del denominado 'personal eventual'. Estos últimos son los cargos 'de confianza o de asesoramiento especial a altos cargos'.
Cuando se  ha preguntado al gabinete de prensa del Tribunal de Cuentas el motivo por el qué todavía no ha estado disponible el informe de las cuentas de los partidos políticos en 2008, así como los correspondientes a los siguientes años. Han explicado que el departamento encargado de elaborar dichos informes dispone de muy poco personal. De hecho, según ha explicado, recientemente se ha ampliado su plantilla de 12 a 26 personas. Además, esos mismos trabajadores son los encargados de la fiscalización de las campañas electorales.
Según este último informe del Tribunal de Cuentas sobre la financiación de los partidos y sus fundaciones, las formaciones políticas manejaron un total de 600 millones de euros en 2008, lo que supone un aumento del 3,4% respecto a 2007 (unos 20 millones de euros extra). Esta labor de fiscalización afecta a cerca de unatreintena de partidos con representación a nivel nacional (Congreso de los Diputados y Senado) y autonómico (parlamentos regionales). Dicha cuantía proviene de tres fuentes de financiación:
 
1. Subvenciones públicas: 299,5 millones
Los partidos ingresaron un total de 299,5 millones de euros en subvenciones públicas en 2008, la mitad de sus recursos totales y casi un 6,6% más respecto al ejercicio previo (18,5 millones extra). Las formaciones reciben dinero público para cubrir gastos electorales, de funcionamiento, propaganda y seguridad, en base al número de escaños y votos conseguidos en las últimas elecciones, tanto a nivel nacional como autonómico. En concreto, ingresaron 237,3 millones para sus gastos de funcionamiento ordinario y otros 62,2 millones para financiar la organización y celebración de procesos electorales.
2. Financiación privada: 76,8 millones
Los partidos ingresaron 76,8 millones de euros procedentes de recursos privados en 2008, lo cual tan sólo representa el 12,8% de sus financiación total y un 11,5% más que en 2007 (casi 9 millones extra). Aquí se incluyen las cuotas y aportaciones de afiliados y simpatizantes; sus actividades propias (gestión de su patrimonio, promociones, servicios específicos, etc.); y las donaciones, en dinero o especie. En concreto, las cuotas y aportaciones de afiliados ascendieron a 44,7 millones, las donaciones privadas a 6,4 millones y el resto procede de otro tipo de actividades.
3. Préstamos: 223,9 millones
Los partidos mantenían una deuda financiera de 223,9 millones de euros a cierre de 2008, equivalente al 37,3% de su financiación total y tan sólo un 1% menos que en 2007 (una reducción de apenas 2 millones).
El Tribunal de Cuentas, cuya labor no es de auditoría sino de mera comprobación de que las cuentas elaboradas y enviadas por los partidos se ajustan a la ley, detecta ciertas irregularidades en la fiscalización correspondiente al ejercicio 2008. El informe señala, por ejemplo, que casi once formaciones no detallan las condiciones de los créditos concedidos por las entidades financieras y otras nueveincumplen el requisito legal de identificar a sus donantes privados.
Además, ningún partido ha remitido al tribunal el respectivo informe sobre el control económico interno que, en teoría, deben aplicar las formaciones para garantizar que sus cuentas se ajustan a la legalidad, con lo que la opacidad en esta materia es total. Los partidos tampoco rinden cuentas sobre la actividad económico-financiera que desarrollan sus sedes locales, lo cual limita de forma sustancial la labor de fiscalización del organismo supervisor.
Fundaciones
Por último, el informe dedica un apartado a las fundaciones vinculadas a los partidos políticos con representación en las Cortes Generales, con el objeto de revisar, única y exclusivamente, la legalidad de las donaciones privadas recibidas por este tipo de entes, lo cual limita enormemente la supervisión efectiva de sus cuentas. Así, las 36 fundaciones analizadas recibieron un total de 9,1 millones de euros en 2008 a través de donaciones.
Mientras los escándalos de corrupción en el seno de las principales formaciones partidos no dejan de aparecer en los medios de comunicación ni llegar a los juzgados, el Tribunal de Cuentas no da muestras de una gran capacidad indagadora en esa materia, y mucho menos de velocidad. Ahora en septiembre ha salido el informe sobre el ejercicio de 2008. Lo malo es que si hay algún hecho delictivo que pudiera aparecer ya no podrá juzgarse a nadie porque los temas económicos porque seguramente ya habrán prescrito.

8 comentarios:

  1. Lycaon

    El día que digan que para controlar todos los chanchullos de los partidos políticos, acabar con sus corruptelas, prebendas, tráfico de influencias, despilfarro del dinero público, colocaciones a dedo, concursos públicos amañados, privatizaciones entre amiguetes, etc..., lo primero que hace falta es una ley de partidos políticos que garantice su democracia interna, evitando con ella la formación de cúpulas partidistas que controlen la labor de control del poder legislativo y las decisiones judiciales que les afectan, entonces y solo entonces habremos dado un gran salto adelante, así que todas estas recomendaciones mientras no ataquen la raíz del problema sólo sirven para limpiarse el culo con ellas.

    Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1928453/0/financiacion-fundaciones/partidos-politicos/tribunal-cuentas/#xtor=AD-15&xts=467263

    ResponderEliminar
  2. Yorchh,

    España ha parido tantos ladrones y tantos mamones, que digerirlos nos vá a costar el hambre de dos generaciones. La parte positiva es que vuestros hijos crecerán en países civilizados, alejados de vosotros y de vuestra mala influencia. Descontaminados.

    ResponderEliminar
  3. ceitil bis,

    Vamos a ver no he leido ni la mitad del articulo, pero vamosel tribunal de cuentas no fiscaliza nada y cuando lo hace, lo hace tarde mal y nunca. Primero suprimir el puto tribunal de cuentas que no vale para nada.Solo para pagar dinerito a mas chupopteros Segundo prohibir fundaciones del tipo politico que son otra forma de ingresar dinerito fresco los `partidos politicos. Las fundaciones son para hacer el bien sin animo de lucro..............ninguna fundacion politica Faes, Ideas......................en fin sucursales para ingresar dinerito.

    ResponderEliminar
  4. Yorchh,

    España ha parido tantos ladrones y tantos mamones, que digerirlos nos vá a costar el hambre de dos generaciones. La parte positiva es que vuestros hijos crecerán en países civilizados, alejados de vosotros y de vuestra mala influencia. Descontaminados

    ResponderEliminar
  5. Alf3C,

    Y yo pido más control para los consejeros del Tribunal de Cuentas. Unos datos: Tienen un presupuesto anual de unos 62 millones de euros. Doce Consejeros, 600 funcionarios con una partida especial de cargos 'de confianza o de asesoramiento especial a altos cargos' con un coste del presupuesto de 54 millones de euros. Todos los consejeros cuentan con un coche oficial con conductor a su disposición. A pesar de que el Tribunal de Cuentas tiene entre sus funciones, o precisamente por eso, controlar las cuentas de las instituciones públicas y los partidos, la elección de los consejeros está totalmente politizada. Seis de ellos son elegidos por el Congreso de los Diputados, mientras que los otros seis son elegidos por el Senado. Enchufismo: entre los consejeros de Cuentas figuran una ex ministra popular, un ex senador y ex diputado autonómico del PSC, un antiguo diputado de la extinta UCD, una ex presidenta de una ONG socialista, la hija de un concejal del PSOE y un hermano de José María Aznar. Y el dato más revelante visto lo que ganan y quienes lo ganan: está pendiente la elaboración del informe correspondiente a los años posteriores a este informe presentado (a la carrera, porque casi les han obligado a hacer algo con el asunto de Bárcenas) del 2.008.

    ResponderEliminar
  6. Juan Martínez

    A buenas horas .....Mangas verdes!!!!! Otra institución que debería dimitir en pleno y pedir perdón a los españoles

    ResponderEliminar
  7. Santiago Nuevo

    Una tomadura de pelo,para hacernos creer que les controlan sus gastos,...¿ controlar a quienes les han colocado ahi? SI,CLARO..

    ResponderEliminar
  8. Alberto Olivera Muxí

    VA TAN LENTO QUE TODOS LOS CHORIZOS SE LE ESCAPAN

    ResponderEliminar