viernes, 27 de septiembre de 2013

Copago hospitalario

 
La pasada semana la ministra de sanidad  Ana Mato aparándose en su política de recortes le dio una nueva vuelta de tuerca a la sanidad, creo que es un salto cualitativo para que la protección sanitaria en los casos más graves y que la destrucción de la sanidad universal base del estado de bienestar. Se trata de la introducción del copago por parte del enfermo del copago del 10 % de los medicamentos muy elevados de precio de dispensación hospitalaria para 42 enfermedades graves para pacientes que no tienen más remedio que seguir un tratamiento para luchar contra enfermedades como el cáncer o la Hepatitis C.
Una lucha que conlleva un gasto no sólo en los medicamentos sino también, en muchos casos, de atención absoluta de un familiar y desplazamientos a las ciudades donde existen los hospitales preparados para el tratamiento decisión en contra el criterio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que indica que nadie ha de quedar excluido de la atención sanitaria por razones económicas"
La ministra alega que son pequeñas cantidades que no afectan a la economía del paciente y que se ha limitado hasta un coste máximo algo mas de 4 euros por envase. Hay enfermos crónicos que consumen más una decena de envases distintos. Teniendo en cuenta que  estas enfermedades no eligen el estado financiero del enfermo pueden hacerle un boquete tal al bolsillo de determinadas personas que no tengan más remedio que renunciar a los tratamientos por no poder pagarlos.
Multitud de asociaciones médicas y hasta 9 comunidades autónomas se han rebelado contra esta medida y ya han asegurado que seguirán dispensado estos medicamentos de forma gratuita como Cataluña, País Vasco o Comunidad Valenciana, para que nadie se quede sin los medicamentos"
Se dá la circunstancia que el ahorro con esta medida va a ser escaso ya que por ejemplo el consejero catalán de sanidad Boi Ruiz dice que la aplicación de esta medida solo iba a representar solo un ahorro de 500.000 euros, lo que desde su punto de vista del ahorro seria insignificante. Ni siquiera esta medida puede considerarse disuasorio ya que estos enfermos necesitan obligatoriamente estos medicamentos ya que puede irles la vida en ello. Debería de anularse esta medida que va entrar en vigor a primeros de octubre, sigue habiendo multitud de gastos en entes públicos y subvenciones donde recortar.

3 comentarios:

  1. Jose Villar Campuzano

    Sinverguenzas inhumanos, pero en asesores y metidos

    ResponderEliminar
  2. Kata Cris

    crear malestar social es muy fácil y mas con personas que no tienen salud, basta de manipular, esto no es cierto

    ResponderEliminar