sábado, 8 de octubre de 2016

¿Varas de medir para la sedición?




El pasado 9 de diciembre de 2015, Joan Coma Roura, regidor de Capgirem Vic (CUP) en el Ayuntamiento de Vic, una ciudad patrocinada por los rupturistas, acabó su intervención en el pleno municipal había llamado a dejar de "supeditar las decisiones de nuestras instituciones a las decisiones de las instituciones españolas" y había expresado que el Tribunal Constitucional carece de "legitimidad y competencia".  "Desobediencia es lo que venimos reclamando desde hace tiempo". "Nosotros siempre hemos dicho que para hacer una torti<lla habrá que romper los huevos", 

Solo hay que consultar su discurso por la moción contra la Justicia:Pasados diez meses la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado al juez de este órgano Ismael Moreno que cite a declarar en calidad de investigado al concejal de la CUP en Vic (Barcelona) Joan Coma por un presunto delito de incitación a la sedición. 

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha presentado un escrito ante del juez de la Audiencia Nacional porque entiende que estas manifestaciones incitan a "impedir fuera de las vías legales la aplicación de las leyes y el cumplimiento de las resoluciones dictadas por el Tribunal Constitucional". Según el representante del Ministerio Público, se cumplen los requisitos del delito de sedición: que el autor de las mismas sea una autoridad, que se hayan proferido de manera pública y que llamen expresamente a la desobediencia a resoluciones judiciales.

Llama la atención porque el delito de sedición está castigado en el Código Penal con entre 10 y 15 años de cárcel. Persigue "el alzamiento público y tumultuario para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes, el legítimo ejercicio de sus funciones a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, o el cumplimiento de sus acuerdos o de las resoluciones administrativas o judiciales". Delito que no aparece en otros en los escritos de la fiscalía a los cabecillas donde se limita a pedir la inhabilitación.

Cabecean en los Tribunales algunos de los muchos procesos abiertos contra los abanderados del desafío separatista catalán. Ocurrió este jueves en doble ración con el visto bueno del Constitucional a la apertura de causa penal contra Carme Forcadell y el suplicatorio del Supremo para procesar a Francesc Homs, y se reproduce este viernes con una iniciativa desde la Fiscalía. La representación del Ministerio público en la Audiencia Nacional ha pedido al juez de instrucción Ismael Moreno que cite como imputado a Joan Coma por un presunto delito de incitación o provocación a la sedición. En casos aparentemente más flagrantes como los de Artur Mas, dos de sus exconsejeras y Francesc Homs, la desobediencia al Constitucional en la consulta ilegal del 9 de noviembre de 2014 les puede costar a lo sumo una condena de inhabilitación.

El caso es que Joan Coma no se arruga. El concejal de CAPG Vic ha vuelto a hacer un llamamiento a la desobediencia, el motivo por el que está denunciado y perseguido por la Fiscalía. Durante el acto de apoyo que se ha hecho este viernes en la plaza Mayor de Vic, Coma  ante un centenar de personas, ha agradecido las numerosas muestras de apoyo recibidas y ha recordado que fue "el fascismo de la ciudad", en referencia a Josep Anglada, quien denunció a la Guardia Civil la moción de apoyo al 9N que terminó aprobando el Ayuntamiento de Vic. Este individuo no solo defendió la denominada "declaración independentista" que se pronunció en el Parlamento de Cataluña el 9 de noviembre de 2015, días después de que el Tribunal Constitucional la anulara, sino que ahondó en la superación de los límites.

Ya tenemos otro "héroe"

Albert Llimós


3 comentarios:

  1. Mariluz Medina García

    Y además de inhabilitación carcel verás cómo aprenden a callarse

    ResponderEliminar
  2. José Francisco Bueno

    Menudos CABESTROS!!!!

    ResponderEliminar