viernes, 23 de septiembre de 2011

El silencio de los chivatos

Rubalcaba y Camacho andan sobrados estos últimos días desde que el pleno de la Audiencia Nacional decidiera devolver al juez Ruz el caso Faisán. Ya están pensando que la impunidad que gozan en el Ministerio de Interior desde hace ocho años va a ser eterna. Ya ni siquiera se molestan en guardar las formas. El Ministerio de Interior ayer decidió ascender como inspector jefe a José María Ballesteros, el policía que en 2006 irrumpió en el Bar Faisán cuando advirtió a Joseba Elosúa sobre la operación policial montada contra él, para la detención de la red de extorsión de ETA. Todo ello a solo 24 horas que el pleno de la Audiencia Nacional tomara la decisión de levantar su condición de imputado dejándola en acusado a falta de nuevas diligencias del Juez Pablo Ruz en la instrucción del caso Faisán.
El sistema de ascender o premiar por parte del Ministerio del Interior de Rubalcaba a todo aquel policía o juez que tuviera algo que ver con el chivatazo con el fin de que no prosperara la investigación ha conseguido demorar mas de cinco años la investigación judicial que indudablemente puede acabar con los dos últimos Ministros de Interior.
Aparece Carlos Germán un policía que ni siquiera figura dentro de la acusación pero que se supone uno de los principales autores del chivatazo al que se le ha premiado con ascensos o las tres medallas al mérito policial con aumento de sueldo o las tres medallas al mérito policial con las que ha recompensado al Presidente de la sala Audiencia Nacional, Javier Gómez Bermúdez quien ha estado maniobrando hasta la extenuación para que no se acusara a Ballesteros y sus dos compañeros de colaboración con banda armada. Así de esta manera van comprando el silencio de aquellos que colaboraron con esta traición al país.
Ayer Rubalcaba estaba ufano por la tele incluso exigiendo que el P.P saliera a pedir excusas por las acusaciones. Pero esto no ha terminado, el juez Ruz está dispuesto a abrir nuevas vías de investigación que pasarían por pedir la declaración del comisario Germán o el ministro Camacho y llegar probablemente a la conclusión todos ellos están implicados en el chivatazo y llegar a la certeza que las personas a quienes hemos depositado la confianza sobre nuestra seguridad, no son más una pandilla de traidores que colaboran con los asesinos. Con el candidato del PSOE a la Presidencia de este país a la cabeza.

4 comentarios:

  1. Carassius Auratus Lo de Zapatero es el peor daño que sufre España en sus 500 años de historia. Ni siquiera la invasión napoleónica que, en definitiva, iba a constituir un reino propio. Algunos de los daños más importantes que ha hecho a esta nación (la cuest...ión nacional, precisamente) serán irreversibles, o bien reversibles a través de un sufrimiento que hubiera sido innecesario. Ese mierda, con tanta afición a la "memoria histórica" nos conduce a la "recreación histórica". Me fastidia enormemente padecer algo que ya habían sufrido mis abuelos, quienes se fueron creyendo que nunca más se habría de repetir tal cosa, pero me fastidiaría más que lo padeciesen mis nietos.

    ResponderEliminar
  2. JRMM 1

    El terrorismo se combate y se vence con la fuerza de la ley . El gobierno digno de tal nombre no se pliega a las exigencias de los terroristas. Lo de honra sin barcos y barcos sin honra sigue en vigencia. Roma no paga a traidores y de esos tenemos unos cuantos . Los que prometieron guardar y hacer guardar la constitucion deberian dar explicaciones de sus andanzas, sobre manera cuando ostentando un cargo publico llaman a la insumision . Y sobre eso de que trajeron la democracia haztelo mirar o lee algo mas que los TBOs.

    ResponderEliminar
  3. Anitta

    Yo solo espero que se haga justicia de una vez. El juez Ruz debe investigar hasta dar con la verdad: debe empezar por investigar al comisario Germán.

    ResponderEliminar
  4. Angela Ruiz Gonzalez

    ANDA KE VAYA DUO MEJOR IMPOSIBLE Y ESTE IMPRESENTABLE NOS LO PONEN POR ZAMORA KE LES EMOS ECHO PARA MERECER ESTE CASTIGO AY SEÑOR

    ResponderEliminar