sábado, 4 de junio de 2011

¿Violencia de género o Violencia doméstica?

¿Violencia de género o Violencia doméstica?
Leire Pajín, la actual Ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, ha realizado una extraña petición a las televisiones para luchar contra la violencia de género, su idea consiste en que se emita menos información sobre estos casos en los informativos para eliminar un supuesto efecto imitación entre los espectadores y salvar vidas. Las recomendaciones de Leire Pajín sobre el tratamiento de la violencia de género en los informativos llegan a cosas tan concretas como que el asesino no se enumere como un hombre, sino como un machista, haciendo una referencia directa al término etarra. Leire Pajín defiende que sus propuestas no quieren suponer un recorte de la libertad de expresión de las televisiones, defendiendo que se acabaría con el efecto imitación que empuja a muchos maltratadores a asesinar a sus mujeres tras ver este tipo de información en los informativos. Todo sea por echar la culpa de su fracaso a alguien.
Ahora pretenden silenciar a los medios de comunicación sobre este tema apelando a un “efecto llamada” por lo menos discutible imponiendo la “censura” sobre esta cuestión, por lo que han encontrado su  chivo expiatorio el fracaso de su  “Ley integral de violencia de género”, cuando llevan más de siete años abusando de los medios de comunicación precisamente para la propaganda y magnificar el problema en beneficio de los colectivos feministas ahora cómodamente apalancadas en en el camelo de la “igualdad”  habiendo montado su necesidad solamente en base a una de las modalidades de violencia dentro del hogar.
El fracaso de la política impulsada por el extinto Ministerio de Igualdad que regentaba  Viviana Aido durante estos últimos años ha puesto ahora en evidencia los excesos y la manipulación de datos habido mientras ha existido el ministerio más inútil y sectario dentro del gobierno del inútil y sectario Rodríguez Zapatero
La situación actual es que en los cinco primeros meses de 2011 ya han muerto 27 mujeres a manos de su pareja con lo que no se consigue reducir esta lacra en la que se ha invertido gran cantidad de recursos con campañas dedicadas a una sola de las variedades de violencia dentro del hogar. De esta manera se ha silenciado el número importante aunque inferior de varones en manos de sus mujeres, de los hijos en manos de sus madres (16 en lo que llevamos de año) y otros tipos de violencia familiar como el maltrato de los ancianos dentro del hogar. Otro dato que se silencia sistemáticamente desde el ministerio por ser políticamente incorrecto, es que cerca del 50% de las mujeres muertas por sus parejas son producidas entre inmigrantes de otros países cuando este colectivo en nuestro país no es algo más del 10%. Otro dato es que la violencia de género en España es sensiblemente inferior a la mayoría de otros países europeos, especialmente en los países bálticos.
La señora Pajín haría muy bien en contemplar todas las modalidades en la violencia doméstica y no reducirlo simplemente como su antecesora a lo que ella y sus amigas llaman “violencia de género” que está causando gravísimos problemas dentro del colectivo de varones y empezar a pensar en la DEROGACIÓN de la “Ley integral de violencia de género” que durante su tiempo de vigencia no ha conseguido el objetivo propuesto, porque se ha redactado en base a falsedades desde su planteamiento. La justicia  tiene suficientes herramientas mediante el Código Penal para castigar a los/las violentos/as.  No se puede discriminar a los hombres por razones de su sexo.

4 comentarios:

  1. Miguel Pallardo

    Bajo la justificación de evitar el efecto imitación, lo que quiere es silenciar a los medios y no evidenciar que la Ley de su amiga Aido no vale para nada.

    ResponderEliminar
  2. Carassius Auratus

    El hombre que agrede a una mujer no lo hace por ser mujer, como el hombre que agrede a otro hombre no lo hace por ser hombre, así que no tiene sentido la denominación "violencia de género", dado que no existe la "lucha de géneros". También ...es inadecuada la expresión "violencia machista", muy utilizada en los media, dado que supone la causa por sistema, antes de conocerla, presuponiendo los motivos del agresor. Ambas expresiones tratan de matizar el hecho usual de que la agresión se perpetra sobre una persona de género femeninio, al que habitualmente pertenecen personas más débiles que las pertenecientes al otro género, pero este aprovechamiento de la debilidad existe en casi todas las agresiones (los agresores siempre tratan de obrar en ventaja, a través del uso de armas, de su propia fortaleza física, de la situación del agredido, etc.). Me parece más adecuada la denominación "violencia doméstica", aunque tal vez sería mejor la denominación "violencia en el entorno doméstico", aunque pudiera ser demasiado compleja para el nivel habitual de la expresión periodística. Esta denominación no supone ninguna intención del agresor, no discrimina entre el sexo o la posición familiar del agresor y el agredido (incluye, por supuesto, la violencia contra los hijos) y, al mismo tiempo, se centra en lo que se tiene que centrar: la existencia de una agresión. No veo que la lucha contra la agresión en el entorno doméstico tenga que contemplar otra categorización que la propia de cualquier otra agresión. Así, "violencia en el entorno doméstico" no debería de ser una categoría legal, sino sólo periodística. Lo que tendría categoría legal es la propia violencia, así como las medidas que la persiguieran, la previnieran (como debe ocurrir en todo caso de amenazas), incluyendo una mejora en la educación, y atendiesen a sus consecuencias (por ejemplo, las disposiciones referentes a los menores que quedasen sin tutela). Creo que todas estas medidas ya existen, sin tener que abrir un nuevo discurso sobre violencia específica. Todos tenemos ejemplos para casos de violencia empleada con superioridad manifiesta, con desprecio de condiciones de la víctima (minusvalía psíquica, por ejemplo) e incluso sobre mujeres o niñas que, por no coincidir con un caso de relación familiar previa, no se consideran en una ley propia que trate con mayor dureza la agresión, y los tipos andan por ahí "de rositas". Parece que la violencia se matiza para endurecer su penalización en los casos de relación doméstica y, sin embargo, se matiza para suavizar su penalización en todos los demás casos. En definitiva, pienso que una ley de violencia de género, o doméstia, o como se quiera denominar, es ideológica, trata de introducir una categoría con intereses ideológicos. Este procedimiento es el mismo que el de "memoria histórica", "alianza de civilizaciones", etc., etc.; se trata de crear un globo, hincharlo (se hincha con billetes) y subirse a él.

    ResponderEliminar
  3. Manuel Miguez Corbal

    Impresiónante , si Señor Carassius

    ResponderEliminar
  4. Marta Graciela Asín Liota

    Domestica... Que tiene que ver con el hogar...concepto detestado por estas miembras de la cuota.

    ResponderEliminar