domingo, 26 de junio de 2011

¿Recortar, podar o talar?

El Partido Popular ha iniciado su andadura por los nuevos territorios donde ha obtenido el poder el 22 de mayo bajo la promesa de reducir drásticamente el enorme déficit público generado durante largos años de amiguismo, subvenciones y despilfarro socialista. En muchas de las poblaciones se han vivido escenas francamente indecentes viendo salir de ayuntamientos socialistas cantidades de documentos o ver como se aprobaban leyes y subvenciones, para así dejar el terreno sembrado de minas para sus sucesores
La toma de posesión de María Dolores de Cospedal como presidenta de Castilla La Mancha, el miércoles, materializó dos evidencias: que, definitivamente, España ha entrado en una nueva etapa política donde la rentabilidad del escaso dinero público va a ser la principal premisa. Es que no hay otro camino. Su nueva forma de gestionar será considerada el más representativo banco de pruebas de esa nueva forma de gestionar los intereses públicos que dice proponerse el PP.  Y que la presidenta asume un liderazgo personal aún más claro. Sus recetas serán seguidas por los nuevos gobiernos regionales de Baleares, Cantabria, Extremadura, Aragón y que ya han anunciado medidas restrictivas en el gasto de sus territorios.
El  21,79% de la población en edad de trabajar en la comunidad autónoma que está en paro, lo que supone un “cáncer”, al que se suma el “drama insoportable que golpea a familias de Castilla-La Mancha con todos sus miembros en paro”. La nueva presidenta se centró en la necesidad de acometer las medidas necesarias para crear “empleo, empleo y empleo”. Una lucha que “va a ser larga pero la vamos a ganar”, porque es “la meta irrenunciable del Gobierno que quiero formar”. Para ello anunció que su gobierno operará bajo un techo de gasto y endeudamiento que fijarán anualmente las Cortes de Castilla-La Mancha.
Ha dado los primeros pasos con la firme determinación de suprimir la figura del Defensor del Pueblo regional, del Consejo Económico y Social, de 22 direcciones generales, de 52 altos cargos y  de la Comisión Regional de la Competencia. De 32 delegados del gobierno existentes va a dejar solamente 5. Y confirmó la futura privatización de la radio y televisión autonómicas. Aunque el ahorro que se obtendrá con estas medidas en gasto va a ser insuficiente y que harán falta nuevas medidas, esta es una buena forma de empezar en la buena dirección.
Y Cospedal está dispuesta a asumir un liderazgo singular en el concierto de los presidentes autonómicos. La castellano-manchega no va a ser una líder más. Será la cabeza de los dirigentes populares. Y, como tal, ha comenzado a ejercer la condición de número uno reclamando a Rodríguez Zapatero que convoque la conferencia de presidentes. Crece, pues, su condición de ‘lideresa’ del PP, y de apuesta de futuro a medio plazo. No en vano asistió a la última reunión del Club de Bilderberg como invitada especial. Y eso ha sido, en tanto casos, el inicio de una fulgurante carrera política.
Lo que vaya a ocurrir en Castilla la Mancha a partir de ahora servirá de empuje, o en su caso de rémora, para el objetivo de Mariano Rajoy para llegar a gestionar la totalidad del país a partir de las elecciones de 2012.

2 comentarios:

  1. Cuto Calleja

    Esta situación ya la hemos vivido... la historia se repite... y evidentemente se mira desde un prisma u otro según convenga... es decir... se mira el "agujero" desde la entrada... o desde la salida...

    ResponderEliminar
  2. Miguel Pallardo

    Con la misma brevedad que la pregunta: TALAR.

    ResponderEliminar