jueves, 16 de junio de 2011

Indignados e indignos

Indignados e indignos
Se han quitado la careta y han mostrado su faz violenta y totalitaria. Han tenido secuestrado el Parlament de Catalunya durante 14 largas horas de tensión. Su indignación no es ni mucho menos mayor que la mía, además puedo presumir que mientras toda esta turba estaba callada cuando empezaron los recortes porque en Moncloa había alguien de los suyos, yo y muchos como yo llevábamos tiempo repitiendo hasta la saciedad que la cosa no iba bien y que los elegidos para llevar nuestro barco a buen puerto no merecían estar ahí y se dedicaban a dividir y saquear el país. Cuando la cosa se ha puesto fea ellos siguen entretenidos dictando  leyes innecesarias para jorobar al pueblo que bastante tiene con seguir levantándose cada día y quienes puedan, seguir acudiendo a su trabajo.
El componente radical y violento de los llamados "indignados" ya era patente desde el mismo 15 de mayo, fecha en la que ya protagonizaron una batalla campal que causó 24 detenidos y cinco policías heridos, y en la que iniciaron su ocupación ilegal de espacios públicos.
Recordareis, sin embargo, las palabras con las que el ministro del Interior justificó días antes de las elecciones municipales y autonómicas su cómplice pasividad: "La policía está para resolver problemas, no para crearlos". Estos falsos indignados pudieron así continuar saltándose la legalidad vigente, no sólo con sus acampadas ilegales, sino también violando la jornada de reflexión. Desde entonces esta violencia no ha hecho más que aumentar: agresiones e insultos a periodistas, acoso a los políticos, cercos a los ayuntamientos y al parlamento, asaltos a centros comerciales y a emisoras de radio... ¿Qué ha pasado desde entonces?
Las protestas de estos indignos disfrazados de indignados que andan por las calles apedreando diputados y persiguiendo alcaldes, se han arrogado una legitimidad que no tienen y han taponado con su zafiedad todos aquellos espacios de libertad que aún no habían sido cortocircuitados por el poder totalitario de los políticos corruptos que padecemos. Ahora estos incluso tendrán su coartada para seguir sin hacer nada ni cambiar un ápice sus costumbres.  
Quien siembra vientos recoge tempestades. Y quien fue condescendiente con aquellos polvos no se puede quejar de estos lodos. Y cuando todo el mundo reclama autoridad, va y dice que no es su problema ya que la seguridad está transferida a la Comunidad Catalana, pero bien estaba criticando cuando intentaron desde allí desalojarlos de la Plaza Cataluña.
Este miércoles en Barcelona estos radicales de izquierda han llegado al extremo de cercar el parlamento catalán, obligando al presidente de la Generalitat y a varios consejeros y diputados a ir en helicóptero, mientras otros lo hacían en furgones de la policía autonómica. Otros políticos han sido insultados y agredidos, incluido un diputado ciego al que también han querido robarle su perro guía. Lejos de ejercer un legítimo y democrático derecho de manifestación, lo que están haciendo los miembros del 15-M desde el primer día es socavar nuestro Estado de Derecho y acosar las instituciones democráticas.
Pero, en lugar de denunciarlo, buena parte de nuestra clase política ha tratado de apaciguarlos o de ganárselos electoralmente. Ahora que también ellos son víctimas de ese monstruo que ellos mismos han alimentado, dicen que los indignados "han cruzado la raya roja".
Nadie discute que España requiere de reformas profundas. Dicho lo cual, este movimiento es una farsa desde el primer momento, por la sencilla razón que a este movimiento le importa un pito España misma. Cuando eliminas la nación como sujeto último de lo que pretendes mejorar, se queda en una simple ensoñación, típica de la izquierda y los movimientos okupas y antisistema. Y ese despojo lo fue desde el primer momento.
¿Y ahora qué? ¿Alguien piensa dimitir? Los camaradas José Luis y Alfredo, tanto monta monta tanto, apalancados en el poder y metidos en sus cuitas partidistas después de la estrepitosa derrota del pasado 22 de mayo, piensan que contra peor sea la situación, mejor será para sus intereses y no les importa que cada día haya en España cada día mas indignados de los de verdad, mientras los “indignos” toman la calle y ellos mucho más “indignos” aún siguen en el machito sin darle un respiro a los ciudadanos con unas elecciones anticipadas.

5 comentarios:

  1. Ramoncín

    estos individuos (la voz de sus amos) no aceptan las urnas, no aceptan la democracia, no aceptan que si un gobernante no cumple con su deber se elige a otro.........el pueblo sólo quiere paz, justicia y prosperidad para su país.............no aceptan la voz del pueblo en democracia.

    ResponderEliminar
  2. jose maria gonzalez

    Quien juega con fuego....
    Los nacionalismos han fomentado el extremismo, mientras apoyaba sus tésis: insultos y agresiones al PP, quema de banderas españolas, etc. Ahora, no le gusta tanto, sin embargo, son los mismos de siempre.
    EN todo caso, no estoy de acuerdo con estos aprendices de Stalin, parte de la izquierda española (no toda) solo cree democráticas sus posturas y por tanto, como decía el "demócrata" fundador del PSOE, Pablo Iglesias, harían caso de la Democracia mientras se aprobasen sus ideas, en caso contrario lo harían por la fuerza.

    ResponderEliminar
  3. Pilar Zamora Ruiz

    A Rubalcaba, tan comprensivo el con las actitudes agresivas de ciertos in dignados, deberían rodearlo, corearlo y hacerle bailar al son que le toquen, a ver si tiene salerooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  4. fitipald

    a quien favorece este caos ? a españa, desde luego, no. que está buscando rubalcaba? que le debe rubalcaba a ETA? desea ZP un amago de guerra civil?

    ResponderEliminar
  5. Alberto Olivera Muxí

    Yo creo que en cuanto los saquemos se tendrian de hacerles juicio a todo este gobierno por mala gestion ,ruina de España y complacencia con todas las formaciones de ETA que les han dado pabulo y consentimiento

    ResponderEliminar