viernes, 9 de diciembre de 2016

Venezuela - Billetes a peso



Billetes de 20 bolívares | Corbis

La huida hacia adelante que ha emprendido el régimen bolivariano de Nicolás Maduro se ha traducido en la escasez generalizada de todo tipo de productos y una inflación descontrolada. De hecho, en los últimos meses, la hiperinflación que sufre Venezuela amenaza con entrar en el penoso registro de récords históricos, como el experimentado en Alemania en los años 20 o el reciente caso de Zimbabwe.

El Gobierno de Venezuela  ha lanzado unos nuevos bolívares en un intento desesperado por hacer frente a la inflación que golpea a su país. Ayer jueves el Banco Central de Venezuela (BCV) presentó los nuevos billetes y monedas de la divisa nacional que empezarán a circular el próximo 15 de diciembre. Se trata de seis nuevos billetes de 20.000, 10.000, 5.000, 2.000, 1.000, y 500 bolívares, y tres monedas de 100, 50, y 10 bolívares.

El billete de 20.000, que será el de mayor circulación en el país bolivariano, tiene un valor 200 veces superior al de la más alta denominación actual: 100 bolívares. La escalada de los precios en el país obliga a los venezolanos a operar con grandes fajos de billetes en cualquier transacción, por muy sencilla que sea.

En los últimos meses la evolución de los precios en el país chavista están desbocados, lo que ha provocado que la moneda local pase de los 1.000 bolívares/1 dólar a los 4.000 bolívares/1 dólar. Según los cálculos del FMI, Venezuela cerrará 2016 con una hiperinflación del 750%, la mayor del mundo. Tal y como auguran los expertos, situación que sufre Venezuela se traducirá en la mayor caída de salarios reales del mundo, por lo que lo peor todavía está por llegar. Actualmente, 20.000 bolívares suponen casi el salario mínimo venezolano.

A pesar de lo elevada que pueda parecer la cuantía de 20.000 bolívares, lo cierto es que con el nuevo billete los venezolanos apenas se podrán comprar, un kilo de arroz, un kilo de harina de maíz, uno de azúcar o medio kilo de café, tal y como recoge El Nacional. Detrás de este problema hay un alto índice inflacionario de tres dígitos y una devaluación sostenida. Las consecuencias de la crisis económica se observan en las calles, a donde los venezolanos salen cargados con lo que ante unos ojos extranjeros parecerían grandes sumas de dinero.

La moneda de mayor denominación, que será de 100 bolívares, dará a su dueño la oportunidad de comprar "un pasaje en transporte urbano, dos tickets multiabonos del Metro de Caracas y un par de caramelos de leche", añaden.

El Fondo Monetario Internacional estima que la inflación venezolana podría alcanzar cuatro dígitos en 2017. El BCV mantiene el mismo diseño y la iconografía de la actual familia de billetes de curso legal, solo con ligeras variaciones en los colores.

1 comentario:

  1. José Conde

    El nuevo billete de 20.000 pesos vale lo mismo que un pañuelo para sacarse los mocos. Los podemitas deben estar locos del contento...

    ResponderEliminar