lunes, 5 de diciembre de 2016

El fiasco de Italia


Sin siquiera esperar a la finalización del escrutinio, el insensato Matteo Renzi anunció anoche su dimisión como primer ministro de Italia tras salir derrotada en las urnas su reforma constitucional, a la que había vinculado su continuidad como jefe del Gobierno.

Los italianos dieron este domingo la espalda a la gran apuesta de Renzi, que afectaba sobre todo al Senado, que iba a pasar de 315 a 100 escaños y a dejar de ser elegido de manera directa por la ciudadanía para quedar en manos de consejeros regionales, alcaldes y el presidente de la República.

Renzi quiso atribuirse la entera responsabilidad de la derrota. “La experiencia de mi Gobierno termina aquí” anunció,“ yo quería reducir el número de los escaños y el sillón que ha saltado es el mío. El resultado es claro. La victoria del no ha sido extraordinaria. He perdido, y aunque en la política italiana no pierde nunca nadie, quiero repetirlo en voz alta. Yo he perdido. Soy distinto y lo digo con un nudo en la garganta. Creo en la democracia. Y cuando uno pierde no se va a dormir silbando como si nada. Aquí se acaba mi Gobierno. Me voy sin remordimientos”. Deja la incógnita de si se va para siempre o para preparar el regreso.

Este lunes, tras reunirse con sus ministros, Matteo Renzi subirá al palacio del Quirinal para presentar su dimisión al presidente de la República, Sergio Mattarella. Una renuncia que, nada más cerrarse las urnas y conocerse la rotundidad de la derrota a través de los primeros sondeos a pie de urna, ya le habían solicitado los representantes de la oposición.

Con la crisis política que se abre ahora en Italia, y que podría impulsar las aspiraciones de los secesionistas padanos y de los populistas de Beppe Grillo, la Unión Europea vuelve a experimentar poderosas turbulencias, que no harán sino cobrar fuerza en 2017, con la celebración de elecciones trascendentales en Holanda, Francia y Alemania.

La Unión Europea no consigue dejar atrás la profunda crisis en que vive inmersa desde 2008, con una economía en riesgo permanente de desplome y unos Estados miembros en muchos casos totalmente superados por los acontecimientos. La UE parece a veces un dinosaurio y otras, un pollo sin cabeza. Su imagen y su proyección internacionales no hacen más que recibir duros golpes, y su pertinencia y legitimidad está siendo puesta en cuestión por porciones cada vez mayores de la ciudadanía europea.

La Unión no pasa por sus mejores momentos y todo parece indicar que el que está a punto de llegar tampoco va a ser un año promisorio. No hay ideas, posiciones, propósitos comunes, ni elementos dinámicos bogando en la misma dirección, mientras las instituciones y los partidos tradicionales dan formidables muestras de debilidad y los populistas de toda clase y condición marcan la agenda política. Así las cosas, no hace falta ser un pesimista recalcitrante para pintar negros nubarrones sobre el panorama comunitario: basta con ser realista.

6 comentarios:

  1. Antonio Palma

    Que irresponsable. Otro Cameron

    ResponderEliminar
  2. Plácido Pérez Carmona

    Aviso a viajante, LAS CONSTITUCIONES PRIMERO SE CUMPLEN despues se puede hablar de reformarlas, pero reformarlas para no cumplir lo que no interesa a politicos y poderes, mal asunto y ahi tienen los resultados.

    ResponderEliminar
  3. Juan Figuerola

    Mirad para pedir cambiar algo lo primero que se tiene que hacer es saber lo que guieren cambiar y ahy esta la cuestion hay quien guiere cambiar por cambiar si las politicas no son buenas para el pais porgue quieres cambiar las que funcionaron y funcionan no es mejor intentar solucionar los problemas que esxisten en vez de cambiar todo el tinglado

    ResponderEliminar
  4. José Conde .

    El fiasco del Sánchez italiano, que puso un plebiscito condenado al fracaso. No sólo era bajar los diputados a 100, sino lo más gordo, centralizar el Estado, y hacer que el ganador de cada elecciones tenga "de regalo" 50 diputados más para poder gobernar con total carta de libertad durante los 4 años, cosa la cual, es un auténtico atentado a la democracia y la libertad de voto. Ahora que vengan los anti-europeos del friki podemita de Grillo, a proponer algo mejor, si es que puede, y que saque a Italia del Euro. Y luego, a ver qué pasa...

    ResponderEliminar
  5. Luz Gonzalez Santalla

    Es que...los Italianos del terremoto durmiendo en tiendas y los refugiados en hoteles a costa del erario público....así que el puto vende sartenes que se vaya a la mierda y la vieja asquerosa de merkel con su politica de inmigración descontroloda tambien.

    ResponderEliminar