jueves, 7 de marzo de 2013

Vivir en La Angorrilla


Los confidenciales y otros medios de comunicación están sacando a la luz los detalles de lo que fue la vida de la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, íntima amiga de don Juan Carlos, y uno de sus hijos, según han confirmado fuentes muy cercanas a La Zarzuela.

La Finca La Angorrilla

La lujosa vivienda se levanta sobre una antigua casa forestal situada en el monte de El Pardo de Madrid, en una zona vigilada y de acceso restringido, y su rehabilitación fue financiada en gran parte con cargo a los presupuestos de Patrimonio Nacional, el organismo público que custodia los bienes de titularidad estatal al servicio de la familia real.

En el espacio natural de El Pardo -en cuyas 16.000 hectáreas se ubica también el palacio de La Zarzuela-, al lado del pantano, con un acceso vigilado y alejada de miradas furtivas, se encuentra la finca de La Angorrilla. La casa ha sido remodelada y dotada de apreciables comodidades materiales a lo largo de los últimos años, como se puede advertir en las imágenes de Google Earth que acompañan esta información. Las fotografías muestran claramente las mejoras y cambios, tanto en la finca como en la vivienda, desde 2002 hasta la actualidad. 

La casa apenas sufre reformas de envergadura hasta 2006, coincidiendo con el momento en que la relación entre el jefe del Estado y la aristócrata alemana se hace más estrecha. En la imagen del 9 de octubre de ese año se puede comprobar que incluso el acceso a La Angorrilla está descuidado, y se limita a una pista de tierra sin asfaltar sólo apta para vehículos todoterreno.

Pero es entre 2006 y el 10 de febrero de 2009 cuando se realizan cambios muy apreciables: se construye una piscina de verano en las cercanías del chalé, se arregla el tejado y se transforma el jardín, y la pradera situada enfrente de la vivienda es adecentada y presenta ya un aspecto mucho más frondoso.

Dos piscinas

Entre 2009 y el 28 de febrero de 2012 se producen nuevos arreglos. La piscina de verano se ha ampliado, transformándose en una gran pileta cubierta para su disfrute durante todo el año, con una estructura rectangular. También se ha levantado un garage, con acceso directo a la casa, en lo que antes era una explanada de tierra; se ha construido una nueva piscina circular para el verano algo más alejada de la vivienda; los jardines siguen perfectamente cuidados, y las carreteras de acceso a la finca están ahora asfaltadas, demostrando un uso habitual.

En 2004, cuando el Rey conoció a Sayn-Wittgenstein, y 2005 también hubo obras de reforma en La Angorrilla, aunque mucho más modestas que las emprendidas posteriormente. La memoria de Patrimonio Nacional revela que en 2004 se invirtieron 288.964,20 euros en "actuaciones de conservación y mejora en las casas forestales del monte de El Pardo".

La memoria del año siguiente no detalla la cifra total invertida por Patrimonio Nacional, pero aclara que se "efectuaron obras concretas de conservación" en las casas forestales de La Angorrilla, Águila Alta, La Quinta, Somontes, Casa Quemada y Delegación, según las fuentes consultadas. En la vivienda que más tarde ocupó Corinna se gastaron ese año 16.445,95 euros.

Más de dos millones de euros en reformas

Aseguran que el importe final de las obras de reforma de la finca La Angorrilla superaron los dos millones de euros. Sin embargo, desde 2006 las cuentas anuales de Patrimonio Nacional no detallan el presupuesto de inversiones de este organismo público; es decir, se limitan a informar del montante global de las obras de "mantenimiento, conservación y rehabilitación" de los edificios bajo su custodia, pero sin especificar lo gastado en cada uno de ellos. En el ejercicio de 2007, por ejemplo, se presupuestaron en este capítulo más de 34 millones de euros. 

Ni la Casa del Rey ni Patrimonio Nacional han querido pronunciarse respecto a la estancia de Sayn-Wittgenstein en La Angorrilla y con qué fondos se acometieron los trabajos de reforma en la finca. Un portavoz oficial de La Zarzuela señaló que todas las cuestiones relativas a los supuestos vínculos de Sayn-Wittgenstein con el jefe del Estado y el Gobierno serán respondidas en el Congreso en las próximas semanas. Precisamente una juez de Madrid ha preguntado a la Fiscalía si debe actuar contra Corinna por presunta "usurpación de funciones públicas".

Los secretos de Corinna

La princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein actuó en España como si considerase que tenía todos los respaldos de La Zarzuela, a la vista de los datos que van trascendiendo a los que ha tenido acceso El Confidencial Digital. Por ejemplo, se presentaba como miembro de la Casa Real.

El comportamiento de la princesa de origen danés, amiga entrañable de don Juan Carlos según ella afirmaba en una de las recientes entrevistas, del que ECD ha proporcionado informaciones exclusivas, va revelando nuevos datos procedentes de servicios de información.

Miembro de la Familia Real

Según las informaciones que manejan estos servicios, una de sus actuaciones peculiares se resume en que llamaba a determinadas instancias del Gobierno español presentándose como miembro de la Casa Real.

Personas pertenecientes a cuerpos policiales que trabajaron en su entorno, en tareas de protección, comentan que Corinna exigía “ser tratada como una reina”.

Desplazamientos con dinero oficial

Igualmente se ha sabido ahora que realizaba abundantes desplazamientos, tanto en coche como en avión, y que los gastos se cubrían con dinero de los fondos reservados. Ya se ha contado en estas páginas que exigía a su servicio vehículos de alta gama.
Del mismo modo, otros gastos que correspondían a sus estancias en España se abonaban con dinero procedente de los fondos reservados, según las mismas fuentes.

Seguridad de La Zarzuela

Las estancias de Corinna zu Sayn-Wittgenstein en España eran vigiladas y protegidas por miembros del Cuerpo Nacional y de la Guardia Civil integrados dentro de la Guardia Real, la unidad que tiene por cometido la protección de la Familia Real y sus residencias.
De acuerdo con las informaciones recibidas por ECD, los agentes que la custodiaban reportaban al jefe de seguridad de La Zarzuela. A él le entregaban las minutas tras los servicios realizados.

No obstante, el CNI (Centro Nacional de Inteligencia) ha estado al tanto de todos los movimientos de quien en los ámbitos policiales era conocida con el nombre en clave de ‘Ingrid’.

El Pardo y con su hijo

Los datos procedentes de los servicios de información concretan que Corinna residió de forma estable en España durante cuatro años. Como se ha contado, ocupó la residencia ‘La Angorrilla’, una vivienda de alto estanding, ubicada en el Monte de El Pardo, una zona protegida, de acceso restringido, en la que se construyó también una piscina para que ella la utilizara. De acuerdo con esas informaciones, con ella vivió también en dicha residencia, cercana a La Zarzuela, su hijo Alexander, de once años.

IU ha presentado una batería de preguntas dirigida al Ejecutivo para aclarar, entre otras cuestiones, si la princesa alemana contó con protección policial mientras vivió en El Pardo. Y el director general del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz, comparecerá el próximo día 19 ante la Comisión de Secretos Oficiales. Fuentes autorizadas de Patrimonio Nacional rehusaron también confirmar o desmentir la presencia de Corinna en La Angorrilla.

Ahora la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein dice que "no piensa volver a España" mientras exista la alarma social. Sus recientes reportajes en revistas del corazón no es más que una advertencia a la casa Real con revelar secretos oficiales y tome alguna decisión para comprar su silencio. Yo diría que desea retirarse y su deseo pasaria por que sea la Corona Española o el ministerio de Hacienda (tanto dá...) quien le pagara su jubilación. La relación con el rey Juan Carlos que con sus palabras a la vuelta de su accidentada cacería manifestó que "no lo volveria a hacer" es una auténtica manifestación de ruptura con quien había ejercido como reina consorte de España bis durante mas de cinco años.


5 comentarios:

  1. Francisco Castro

    La Casa del Rey pagó con fondos públicos la reforma de la casa de Corinna en El Pardo. El Campechano es un tipo muy esplendido, no teme a los recortes. ¿Que representación institucional desarrolla esta señora para poder vivir de esta manera? ¿Por qué no se publican absolutamente todas las cuentas de la casa del Campechano y su patrimonio real?

    ResponderEliminar
  2. elcaparra

    Yo creo que eso de entrar tantas veces al hospital empieza a ser raro no será que este hombre necesita ser recauchutado para seguir en la brecha .y eso que no es ciclista

    ResponderEliminar
  3. Josemaria de Andres

    "al más puro estilo medieval, los súbditos españoles hemos pagado las estancias en nuestro país de esta amiga entrañable del monarca. ¡Qué menos que se nos dé una explicación!".

    Tirando de ironía apunta que "si esta señora es lo que todos pensamos que es y el Rey carga al bolsillo de todos los españoles los servicios que todos nos imaginamos también, hay que concluir que no hemos avanzado mucho desde la Edad Media y que algunos todavía creen que esto es suyo, que son amos y señores de un cortijo llamado España.

    Porque imaginemos por un momento que es el presidente del Gobierno el que se trae a La Moncloa a una amiga entrañable a la que pone escolta y coche oficial y vaya a saber cuántas cosas más a cargo del erario público. Los ciudadanos, los medios de comunicación y la oposición en pleno tardarían dos minutos en pedir, con razón, su dimisión. Pues eso".

    ResponderEliminar
  4. Josemaria de Andres


    Nadie se muerde la lengua "al más puro estilo medieval, los súbditos españoles hemos pagado las estancias en nuestro país de esta amiga entrañable del monarca. ¡Qué menos que se nos dé una explicación!".

    Tirando de ironía apunta que "si esta señora es lo que todos pensamos que es y el Rey carga al bolsillo de todos los españoles los servicios que todos nos imaginamos también, hay que concluir que no hemos avanzado mucho desde la Edad Media y que algunos todavía creen que esto es suyo, que son amos y señores de un cortijo llamado España.

    Porque imaginemos por un momento que es el presidente del Gobierno el que se trae a La Moncloa a una amiga entrañable a la que pone escolta y coche oficial y vaya a saber cuántas cosas más a cargo del erario público. Los ciudadanos, los medios de comunicación y la oposición en pleno tardarían dos minutos en pedir, con razón, su dimisión. Pues eso".

    ResponderEliminar
  5. Alba22

    Este asunto demuestra claramente que debería distinguirse de una vez un Patrimonio Real de un Patrimonio Nacional.Que tenga atribuido como Patrimonio Real un palacio en donde vivir y un par mas para las vacaciones ,en su calidad de Jefe de Estado.Y que se mantengan con presupuestos destinado a ello y totalmente transparentes.
    Lo que no puede ser es que todo Patrimonio Nacional, en realidad, signifique patrimonio que sólo puede ser utilizado en exclusiva por la familia real y algún presidente de gobierno de forma ocasional.
    Porque todo lo calificado como "nacional" debería estar a disposición del pueblo español y no al servicio exclusivo de unas pocas personas.Que estamos en una democracia no en una oligarquía.
    En el caso que nos ocupa,la finca rehablitada,de ser Patrimonio Real, hubiera sino adecuada con los presupuestos destinados a la Casa real, no con los de Patrimonio Nacional.

    ResponderEliminar