viernes, 15 de marzo de 2013

El examen de acceso a funcionarios de la enseñanza


El informe sobre las últimas pruebas de acceso de la Comunidad de Madrid a sus distintos cuerpos del profesorado y sus resultados causa escalofríos por el bajísimo nivel general de los aspirantes. Hay que preguntarse en manos de quienes están nuestros hijos para su educación. Porque muchos de los examinados están ya ejerciendo como interinos tanto en la educación pública como en la privada. Es resultado es pavoroso.

Sólo el 13% de los maestros en ciernes superó los exámenes de acceso, elaborados con preguntas del nivel requerido para alumnos de 12 años, lo que significa que el 87% de los que aspiran a convertirse en profesores saben todavía menos que los niños a los que supuestamente quieren enseñar. El 90% de los que el sistema universitario ha calificado como aptos para la enseñanza fue incapaz de realizar cálculos elementales con sistemas de medida tales como kilos y gramos, pero es que en el resto de materias, como Lengua o Ciencias Sociales (ahora Conocimiento del Medio), el desenlace no ha sido mucho mejor.

Más allá de disparates concretos que revelan una incultura insondable –y seguramente irreversible– del opositor en cuestión, como afirmar que la gallina es un mamífero o que Soria es una comunidad autónoma cercana a La Coruña, lo que resulta especialmente alarmante es el nivel medio demostrado por los futuros profesionales de nuestra educación pública.

El desastre pavoroso que reflejan los resultados deja bien a las claras el estado vergonzoso de la universidad española, al menos en la rama de Ciencias de la Educación. La Consejera de Educación de Madrid, Lucía Figar, tiene por tanto toda la razón al exigir al Ministerio una reforma en profundidad de los planes de estudio de Magisterio, así como de los temarios que estudian los aspirantes a maestro y profesor a la hora de opositar. Ahora bien, mientras se pone remedio a este despropósito académico, es imprescindible evitar que los que hacen gala de tan monstruosa ignorancia accedan a la función pública en los distintos cuerpos del profesorado oficial.

Precisamente por eso resulta obligado aplaudir la decisión de consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, de modificar los baremos para convertirse en funcionario de la enseñanza, incluido el acceso a las bolsas de trabajo de las que surge el profesorado interino, donde hasta ahora primaba por encima de todo la mera antigüedad. La intención de la consejera Figar es que la nota del examen suponga el 80% de la puntuación total (hasta ahora era del 36,1%), de forma que un titulado que no sepa que la gallina es un animal ovíparo o que Soria es una provincia de Castilla-León tenga vedado su acceso a las aulas, al menos en calidad de profesor.

Este que es solo un resultado parcial de una autonomía, se puede extrapolar a todas las demás comunidades que han bajado la exigencia para el acceso a la educación como un medio un medio y un refugio fácil de familiares y allegados de políticos para su colocación, basandose mas en criterios políticos que en la verdadera capacidad de quienes deberían ser los mejores. En comunidades de sesgo nacionalista puede llegarse a plantear resultados aún más alarmantes dado que la tendencia de mirarse el ombligo desdeñando a lo que lo rodea es cosa mucho mas frecuente especialmente en asignaturas como literatura, historia y geografía, donde se limitan a enseñar solo aquello que les interesa a los políticos nacionalistas.

Esteremos que esto sirva como un toque de atención para que todos estos señores con camiseta verde que andan revolicando por la calle lleguen a la única conclusión posible. Para poder llegar a enseñar, hay que haber estudiado (y mucho) antes.   

16 comentarios:

  1. Mariram Rb Robles

    Espeluznante comentario que deja clara su postura ideológica y, lo que es peor, tiene faltas de ortografía.

    ResponderEliminar
  2. Jose Pedro Morillas Corona

    ¡¡JODER yó estoy alucinado con esta noticia, mí cultura basica, es del principio de los sesenta, en colegio nacional.... pero exastamente ese tipo de cosas, la aprendimos. !!Estos son de la LOSE, NO¡¡, pues viva los qué, tuvimos la enciclopedia Alvarez, en el cole¡¡...... y que dicen los sociatas de esto¡¡

    ResponderEliminar
  3. Andres Rodriguez Perez

    -Supongo que habra que aprobarlos, no sea que se traumatizen, a fin de cuentas que importa que Avila este en La Coruña, o que las gallinas sean mamiferos, o que el Mississipi pase por Madrid.El asunto es seguir idiotizando a las generaciones futuras, precisamente para que sigan manteniendo en la mamandurria a los ineptos que nos llevaron a esta situación.

    ResponderEliminar
  4. Fernando Medinilla Perez

    Yo tengo 34 años, y cuando veo los libros y asignaturas de mi hermano menor de 15 años me parecen increibles, pues son el equivalente a mis libros de 5 de la EGB. De toda la página, 2 tercios son un dibujo enorme, y el resto un resumen, del cual otro tercio ya esta subrayado. Y lo que se supone le basta con aprenderse esta en un pequeño recuadro verde. Si le dierán las asignaturas de mi segundo de BUP, con su latín, filosofía, matemáticas de las buenas y todo el resto, le daba un síncope. Sinceramente la educación de antes era a mi parecer mucho más completa y de un nivel muy superior, y por ello te exigía unas horas de estudio y un esfuerzo que ahora son implensables en un chaval. Por regalar titulos no se hace inteligente a la gente.

    ResponderEliminar
  5. Eloy Sagüillo Rodríguez

    No olvidemos que es la "Generación más Preparada"que ha tenido España en su larga Historia, ¿Qué tiene de extraño que el 100% haya sacado de puntuación "Summa coim Laudae"?

    ResponderEliminar
  6. Andrés García

    Los que llevamos en la profesión desde hace mucho tiempo ya lo sabemos. Hemos comentado en múltiples discusiones que una catedrático de instituto en los sesenta o principios de los setenta, tenía y tiene mas conocimientos que un catedrático actual. Ya en la última decada del pasado siglo palabras como "sátrapa" o "crápula" no se encontraban en el dicionario de muchos profesores, cuando a finales de los setenta "mohino" o "alevoso" se encontraban en los textos a leer por los alumnos de tercero o cuarto de EGB. En los claustros se discute sobre "El día de la mujer trabajadora" pero no se habla de cómo mejorar la lectura ni de hacer comprender a la familia la importancia del esfuerzo de los alumnos. Al final que papá Estado nos dé de comer, nos arriende un piso barato y nos lleve de vacaciones. Así nos va y me temo que esto no ira mucho mejor. ¿En qué estación nos podremos apear?

    ResponderEliminar
  7. Paka Cortés

    PARA EMPEZAR UN BUEN REPASO DE CULTURA GENERAL QUE LA MAYORIA D EPREGUNTAS QUE AHN FALLADO YO CON DOCE AÑOS LAS SABIA DE MEMORIA

    ResponderEliminar
  8. Pedro Marquez Carballo

    Esto se veia venir, debido a la falta de preparación a la que estan llegando los estudiantes actuales y pasados, por no enseñarlos a estudiar como se ha hecho toda la vida, a base de hincar los codos.

    ResponderEliminar
  9. Juana Garcia Martinez

    cuando lo lei no terminaba de creerlo

    ResponderEliminar
  10. Marimar Calvo Begue

    Bueno...y si se lo ponen a diputados , concejales ..incluso a algún presidente ...??? y me parece de vergüenza . La mía , es una generación sobradamente preparada...LOGSE.

    ResponderEliminar
  11. Juana Garcia Martinez

    posiblemente estarian peor

    ResponderEliminar
  12. Enrique Porfirio Pascual Surra

    Pero es que no se dan cuenta que den la respuesta que den no van a probar las oposiciones, pues se examinaron 14.000 para cuantas plazas. La mayoría de las contestaciones de chorra, fueron intencionadas. Puede ser que a algunos profesores les falte algo de historia o geografía , pero no para llegar a esos extremos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ha ocurrido como Vd. dice... ¿Que sentido puede tener presentarse a unas oposiciones donde ya se dan por perdidas y como medio ¿de protesta? se dan estas respuestas escalofriantes. ¿Estamos todos locos?

      Eliminar
    2. Enrique Porfirio Pascual Surra

      Y en particular paso de los de las "camisetas verdes", pero os comento lo que ocurre en la Comunidad Valenciana. Hace varios años que no se presentan oposiciones y las de esta año están formadas de la siguiente forma. 70 Plazas para ingles, 50 de educación infantil, 80 de educación especial y 60 de formación profesional. El resto no lo sé donde irán a parar, en total 300. Con qué humor se puede presentar unos profesores que llevan muchos años dando clase y se encuentran con que si quieren una plaza tienen que bailar con la mas guapa. Es vergonzoso, no los culpo a ellos, culpo la la Generalitat de Educació. Y que conste que a mi no me toca nada pues estoy casi jubilado, bueno es un decir, y no tengo que ver en nada en educación, pero persona llegadas a mí, SI

      Eliminar
  13. Marimar Calvo Begue

    Hayque reformar muchas cosas . Por supuesto que el sistema educativo también ... Joer , hemos perdido el Norte , en cuanto a valores ...

    ResponderEliminar
  14. Marimar Calvo Begue

    A ver si los de las " camisetas verdes " se enteran y en lugar de hacer que sus alumnos las lleven también ..Se pongan a dar clases como debe ser.

    ResponderEliminar