domingo, 31 de marzo de 2013

Carta abierta a Cristóbal Montoro


No ha pasado un mes cuando Vd. salió pletórico a anunciar por TV lo del 6,74% publicado inicialmente, que ahora no ha tenido mas remedio que rectificarlo al 6,98%, hasta los 73.298 millones. Total que Eurostat le ha pillado con su mentirijilla, que no debe ser tan pequeña, vea como la prima como se ha puesto otra vez rabiosa. Dirá Vd que esta maniobra es una minucia comparada con la que soltó la Salgado cuando salió del gobierno que fue un 3%, esta sí que fue una mentira gorda, pero ha pillado a los de Bruselas escarmentados y están convencidos que no somos de fiar. 

Todo un año metiéndonos tu mano en nuestro bolsillo y a pesar de subirnos durante IRPF, IVA, gasolinas, y toda clase de tasas, no han servido para reducir este déficit, a pesar que obligó a las empresas a adelantar el pago de los impuestos y contabilizó ese adelanto como un aumento de ingresos en 2012, mientras retrasaba dos meses las devoluciones de IVA e IRPF, ni asi. Todo por no querer abordar el problema que es el enorme y descabellado gasto de las administraciones públicas donde no se ha prescindido de ninguno de los enchufados del PSOE y se han incorporado otros más de su partido. Así las nóminas de las administraciones públicas siguen creciendo como caballo desbocado en todas partes.

Rajoy nos dijo que el hecho que existan en el gobierno dos ministros para la misma cosa era para para que Vd. exclusivamente se dedicara para arreglar estos dos asuntos y la sobredimensión de la administración pública que sigue como caballo desbocado en todas partes. Pero resulta que tras el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) celebrado el pasado jueves, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas ha felicitado a las comunidades autónomas por su esfuerzo de cumplimiento de los objetivos de déficit y ha afirmado ufano que “el Estado de las Autonomías es fiable y viable”.

No sé si el ministro es conocedor de que la deuda de las autonomías crece a un ritmo de 120 millones al día y que en 2012 aumentó en un 30%, alcanzando la escalofriante cifra de 185.000 millones de euros cuando en 2007 era de 73.000.

Está claro que las Comunidades Autónomas que se le han subido a las barbas. En vez de intervenir severamente las comunidades más  gastosas y rebeldes como Cataluña, Andalucia o Valencia, confiando que Bruselas le va a perdonar su mentirijilla y la dará mas margen, va y los promete a los golfos la fijación de unos objetivos de reducción de gasto “asimétricos”, es decir, de establecer obligaciones de ahorro más severas para las comunidades que mejor han cumplido sus compromisos y premiar a las más manirrotas, dejando perplejos a los ciudadanos y provocando la lógica indignación en los Ejecutivos regionales que cumplieron sus objetivos son ahora tan injustamente tratados. Porque como va a poder apretar a las autonomías, si Vd. es el primero que no cumple.

Una de las favorecidas, Cataluña, donde el mantiene una veintena de representaciones en el exterior; cuelgan de su presupuesto 460 entes variopintos; su empresa pública de gestión del agua, ACA, emplea a 620 personas y lleva acumulada una deuda de 1.500 millones; su televisión pública alberga una plantilla superior a la suma de Antena 3, Telecinco, La Sexta y Cuatro juntas, con un coste para las arcas de la Generalitat de 300 millones anuales, y sus 41 consejos comarcales, organismos superfluos donde los haya, consumen 560 millones por ejercicio.

Parece indudable que sigue pensando insistir en el gran acierto que es el Estado autonómico y que piensa seguir así. ¿Qué piensa hacer ahora?  Todo apunta que intentará subirnos de nuevo los impuestos, las tasas el IVA, la luz a todo aquel que  aún siga trabajando o intente mantener la puerta abierta de su negocio.

De verdad yo pienso que no tiene más remedio que dimitir por no haber hecho lo urgente y necesario, porque no ha cumplido nada de lo prometido y entretenerse en batallitas con la oposición que tiene que aguantarle sus amenazas desde la tribuna del Congreso por lo que creo que Vd. no nos hace ninguna falta. De dos ministros de Economía que tenemos, nos sobra al menos uno.

3 comentarios:

  1. Paco Tagle

    La debilidad del gobierno Rajoy se ejemplifica en este señor. Hacer pagar los excesos de otras Comunidades en las que se han ajustado al déficit es de locos. Vaya mal ejemplo. Así nos va...

    ResponderEliminar
  2. Juan Antonio Asensio Martinez

    joer..... a este habria que colgarle por los huevos y dejarle secar al sol.

    ResponderEliminar
  3. Eladio Fernández

    Cuando venga como en Chipre a quitar el 60% a los que tienen en cuenta de depósito más de 100.000 euros, que son los empresarios, restaurantes, tiendas de ropa, ferreterías, farmacias, verá la que se le viene encima.

    ResponderEliminar