sábado, 10 de marzo de 2012

Una huelga política

El día 29 de marzo UGT y CCOO saldrán a la calle a protestar, no contra las abrumadoras cifras del paro en España, que eso les tiene sin cuidado como hemos visto en los últimos años, sino porque los partidos de izquierda asociados han decidido recuperar el poder perdido. no través los votos sino a través de la algarada y la reivindicación sindical.
Especialmente la protesta es contra el Gobierno porque estos sindicatos de “clase” ven peligrar la situación de privilegio que han gozado desde hace muchos años en detrimento de otros sindicatos más especializados y preparados para la defensa de sus afiliados. CSIF y USO que ya han manifestado sus reticencias a secundar esta huelga que tiene visos de ser precipitada e inoportuna.
Desde el primer día, estos sindicatos han buscado el enfrentamiento con el PP por razones estrictamente ideológicas, esto es, que no pueden consentir que la derecha mande en este país. El atrevimiento de un gobierno que ha prescindido de la voz de Méndez y Toxo para unas reformas laborales después de haber consentido su pasteleo durante largos años con una patronal que tampoco responde a la realidad del país que lo tomar las riendas sobre cómo ha de conducirse el país en términos políticos, sociales, económicos y, eventualmente, laborales.
Setenta y siete días con sus setenta y siete noches han aguantado estoicamente los sindicatos de izquierdas antes de convocarle a Rajoy su primera huelga general. Aunque la estaban preparando desde hace días. La prueba son los carteles de convocatoria ya expuestos en los locales donde presuntamente tenían que acudir sus delegados a aprobarla. En el salón de actos de UGT-Madrid, donde se ha celebrado el Comité Confederal del sindicato, ya habia colgada una pancarta en favor de la huelga que reza así: "Quieren acabar con todo. 29 de marzo: huelga general".
La paciencia sindical se ha colmado en tan breve espacio de tiempo como consecuencia de que el gobierno se ha atrevido a intentar poner remedio a la catástrofe laboral heredada de la izquierda y, además, a hacerlo sin pedir permiso a las dos centrales sindicales. Lo que viene es el cambio del modelo sindical y de sus prerrogativas.
Entre las muchas contradicciones de los sindicatos de izquierdas, destaca el hecho de que se convoque un paro masivo laboral precisamente cuando hay menos gente trabajando. Técnicamente, la huelga consiste en que los empleados no acuden a su puesto de trabajo, derecho imposible de ejercer por los más de cinco millones de españoles que abarrotan actualmente las oficinas de empleo, gracias sobre todo a un gobierno socialista con el que los dos principales sindicatos convocantes comparten ideología.
Ven que están a punto de ser colocados en el lugar que realmente les corresponde y eso les tiene aterrorizados. De su capacidad para seguir timando a los trabajadores españoles el próximo día 29 va a depender no la paralización de la reforma laboral que ya es imparable, sino su propio futuro como sindicatos hegemónicos. Ese día España no se juega nada. Ellos todo. Allá con su responsabilidad aquellos que decidan seguirles el juego.

20 comentarios:

  1. Nieves Llavona Hevia

    Xavier que es que te parece mal que se haga una huelga general, piensas que no esta justificada? por que yo la considero mas que justa.

    ResponderEliminar
  2. Lidia Rey

    Ahora son los sindicatos los que hacen pupita? Ahora?... Todavía recuerdo las palabras del sr. Rajoy hace un año pidiendo una sublevación popular y apoyandose en los sindicatos. Eso si que es de vergüenza y debería ser delito hacer un llama...

    ResponderEliminar
  3. Carlos Alcaraz Checa

    con esas cuotas sindicales habria perfectamente dinero para crear unabanca sindical,para lanzar proyectos empresariales para jovenes y mayores en riesgo de exclusión social,fundamentalmente cooperativos y autogestionarios,elevando el salario con el beneficio empresarial,y ademas reinvirtiendo en mas empresa,mas formación-en fin fidelización a la empresa pryecto compartido.justicia social..

    ResponderEliminar
  4. Carlos Alcaraz Checa

    Estoy de acuerdo en la financiación,si tuvieramos un sindicato,y digo uno,autogestionado,con los mas preparados de los trabajadores en la cupula,sin subvención alguna y con una afiliación en torno al 80 % de la población,les iban a temblar las piernas con esas cuotas sindicales habria perfectamente dinero para crear una banca sindical,para lanzar proyectos empresariales para jovenes y mayores en riesgo de exclusión social,fundamentalmente cooperativos y autogestionarios,elevando el salario con el beneficio empresarial,y ademas reinvirtiendo en mas empresa,mas formación-en fin fidelización a la empresa pryecto compartido.justicia social.....

    ResponderEliminar
  5. AnkHor


    El día que en España los sindicatos "mayoritarios" (en ruso bolcheviques) dejen de ser sindicatos políticos de izquierda extrema y de extrema izquierda respectivamente, para convertirse en verdaderos sindicatos profesionales, podrán contar con el apoyo de los trabajadores.

    Mientras sigan siendo una mera correa de transmisión, o brazo ejecutor de sus respectivos partidos políticos (UGT=PSOE / CCOO=IU), su credibilidad va 'in decrescendo' porque cada día que pasa y cada cosa que hacen, se les ve mucho más el plumero.

    ResponderEliminar
  6. teruelano

    Parece mentira, siempre metiendo se con Franco pero a la hora de asegurarse el sillón, estos sindicatos que decían que el sindicato vertical era el demonio resulta que son ellos los que no quieren salirse de el y son capaces de vender a su madre por unos millones de euros.
    Que no me esperen en ninguna huelga o manifestación sindical, son unos sinvergüenzas

    ResponderEliminar
  7. Manuel Cacín Barbero

    Excelente artículo Xavier.Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Jose Angel Calo Ferreiro

    VERGONZOSO LO QUE HACEN ESTOS CHUPOPTEROS ,pero lo peor de todo ,es ,todos y todas que aun les hacen caso ,les aplauden ,les siguen ,a estos sinverguenzas ,digamo como los toreros que saben llevar al toro a donde ellos quieren ,a su terreno ,alli los matan y rematan bien rematados ,menos mal que no cortan ni orejas ,ni rabos ,perdon a los taurinos por este ejemplo ,

    ResponderEliminar
  9. Carmen Ps

    que vayan ellos solos a la farsa de huelga que han organizado.....mientras los trabajadores acordamos en reunión, que medidas efectivas adoptamos.... no solo dejandoles solos....si no llevandolos tb por delante por las fechorias cometidas...

    ResponderEliminar
  10. Jose Antonio Palacios Sanchez

    Pero nadie se acuerda de los Ayuntamientos . Cantabria tiene 102 ayuntamientos y unas cuantas pedanias .Todas con alcaldes secretarias ,coches oficiales y tarjetas de todo vale . ¿ No sobran el 80% de ellos? Se pueden mantener alcaldes en pueblos que no tienen ni 80 habitantes? Pero estos privilegios donde medran todos los amiguetes de turno ¿ Haber quien se lo quita ? Como Rosa Diez que dijo en el congreso de quitarse las dietas y a poco mas la linchan ,los dos partidos .Una cosa es pedir ahorro a los demás y otra es practicarla ellos .

    ResponderEliminar
  11. azul1000

    Completamente de acuerdo con su artículo. Le ha faltado describir a esos dos individúos (Toxo y Méndez) como lo que son: Unos matones que practican el matonismo con sus huestes de liberados tomando la calle y agrediendo a todo el que se atreve democráticamente a utilizar su derecho a ir a trabajar.
    ¿Para cuándo el sr. Rajoy les va a quitar las subvenciones para que se financien con las cuotas de sus afiliados?

    ResponderEliminar
  12. Ricardo Cruz

    Extraordinaria noticia, Ha caido el primero en Andalucía CARCEL y así todos...Hasta Mendez y Toxo

    ResponderEliminar
  13. Ricardo Cruz

    Ver cualquier telediario Hoy lleno de casos de sinverguenzas psocialistos, no os lo perdais!!!

    ResponderEliminar
  14. Sara García Caballero

    Difiero en lo de huelga politica. Es huelga monetaria, ni mas, ni menos. Tu me subvencionas con millones y yo no levanto a las masas que se creen lo que dicen los sindicatos.

    ResponderEliminar
  15. Carmen Ps

    que vayan ellos solos a la farsa de huelga que han organizado.....mientras los trabajadores acordamos en reunión, que medidas efectivas adoptamos.... no solo dejandoles solos....si no llevandolos tb por delante por las fechorias cometidas...

    ResponderEliminar
  16. merak

    Yogi y Bubu a Yellowstone. Y las subvenciones a los sindicatos, para paliar el paro o subir las pensiones más bajas.

    ResponderEliminar
  17. Juan Juristi

    No se equivoque Sr. Carrió, no quieren hundir al PP: quieren hundirmos a todos en la barbarie comunista de la URSS pra que los que sobrevivan a la hambruna les sirvan como esclavos a la clase superior del PCOE...

    ResponderEliminar
  18. azul1000

    Estos dos individúos son dos forajidos que viven a nuestra costa, y, encima nos están destrozando el país con las huelgas y las barricadas, y, para colmo de males este desmadre de huelgas, piquetes y destrozos lo tenemos uepagar nosotros a la fuerza con nuestros impuestos a través de las subvenciones que reciben de Rajoy.
    ¡Sr. Rajoy! Gobierne de una vez y líbrenos de estos desalmados que para eso le hemos votado. Tiene en sus manos el poder dejarles sin subvenciones. ¡Hágalo ya! Y ese dinero dedíquelo a los emprendedores como le gusta decir a Vds.

    ResponderEliminar
  19. Álvaro Fal Pez

    yo creo que mas imbéciles somos nosotros, que los financiamos a todos, políticos y sindicatos. Pero lo mejor, solo superado por los sonderkomando, es que consigan que en vez de hablar de la reforma laboral, filosofemos sobre la legitimidad o no legitimidad por parte de los sindicatos a llamar a la huelga.

    ResponderEliminar
  20. tonillo1

    A estos ricos-sindicalistas lo que les pasa es que se les está terminando el chollo que han tenido hasta ahora y están que trinan. Según la nueva Ley Laboral ellos pasan a un segundo plano y eso no lo pueden soportar. El Gobierno lo que debe hacer es quitarles las subvenciones y que se autofinancien con las cuotas de los afiliados y todos los liberados a trabajar. Los trabajadores deben pensarse muy bien su apoyo a la huelga general.

    ResponderEliminar