jueves, 15 de marzo de 2012

Insumisión fiscal

El nacionalismo catalán con el apoyo de CIU y PSC que han estado acostumbrados a tener enfrente a gobernantes desorientados y pusilánimes como ha sido el de Rodríguez Zapatero se están dedicando desde tiempo a darle pellizcos de monja al Gobierno Central, sea con referéndums independentistas, sea quitando la bandera del balcón del ayuntamiento y ahora aprobando mociones como el Ayuntamiento de Girona para que los ciudadanos se hagan insumisos, no cumplan con sus obligaciones tributarias y desvíen sus pagos a una caja que no es.

Los lamentos y las excusas son siempre las mismas, que si pagan demasiados impuestos, que si Madrid les roba, que si Cataluña esta marginada…siempre la misma cantinela para tener en ascuas a su parroquia y no mire hacia donde están los verdaderos problemas. Todo lo que sea, menos mirarse en el espejo y llegar a la  conclusión de que el dinero que se están gastando a manos llenas en delirios identitarios y propaganda,  les impide tener el dinero necesario para una sanidad o una educación en igualdad con  cualquier otra autonomía.
Pues bien, parece evidente que los miembros del pleno del Ayuntamiento de Gerona deben confiar muy firmemente en que el Ejecutivo de Rajoy no ejercerá estas facultades, ni tampoco instará a la fiscalía a actuar en el ámbito penal, desde el mismo momento en que han votado favorablemente una resolución que respalda, nada menos, que la insumisión fiscal contra la Hacienda del Estado Español. La moción, presentada por la agrupación separatista de la CUP, ha sido aprobada gracias también a los votos favorables de ICV y a la abstención de CiU y PSC. Los únicos votos en contra han sido los del PP. El ayuntamiento de Girona debe saber que el siguiente paso de sus ciudadanos ante tales consejos, será dejar de pagar el IBI o la tasa de basuras.
El artículo 61 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, permite al Consejo de Ministros "proceder, mediante Real Decreto, a la disolución de los órganos de las corporaciones locales en los supuestos de gestión gravemente dañosa para los intereses generales que suponga incumplimiento de sus obligaciones constitucionales".
Y también hay que advertirles a aquellos ciudadanos que sigan la consigna de este ayuntamiento que la ley está para todos y que esta rebeldía puede costarles individualmente severas sanciones en contra de su patrimonio.
Es probable, efectivamente, que desde el gobierno de la nación no se responda a este gravísimo desafío contra el ordenamiento constitucional vigente, bien por que se le quite importancia, bien porque lo consideren un mero "brindis al sol" sin mayores consecuencias. De hecho, la única reacción en el ámbito nacional acorde a esta rebelión institucionalizada sin parangón en ningún otro país civilizado ha sido la de la dirigente de UPyD, Rosa Diez, quien ha preguntado al presidente del gobierno si "va a hacer algo" al respecto y si "la Constitución va a seguir estando vigente en Cataluña".
En cualquier caso, conviene recordar que en algunos aspectos la Constitución ha dejado de estar vigente en Cataluña desde hace mucho tiempo. Así lo ejemplifican la celebración ilegal de no pocos referéndums de autodeterminación, o la inconstitucional y vigente inmersión lingüística que erradica el español como lengua vehicular en la enseñanza catalana, o los acuerdos de investidura de Mas, quien logró la abstención del PSC a cambio del compromiso público de hacer caso omiso a la entonces reciente sentencia del Tribunal Supremo que amparaba el derecho de los catalanes a estudiar también en español. En este sentido, la insumisión fiscal, aprobada en el Ayuntamiento de Gerona, o el no menos reciente apoyo "jurídico e institucional" que el gobierno de Artur Mas acaba de ofrecer a los ayuntamientos que retiren la bandera de España de los edificios oficiales nos son más que nuevos pasos en la tarea de demolición de nuestra nación entendida como Estado de Derecho; pasos que los nacionalistas han dado en la confianza, muchas veces confirmada, de que quienes tienen que impedirlo no harán nada.
El tiempo dirá si, también en este caso de la insumisión fiscal, esa confianza nacionalista está fundada. En este momento hace falta algún tipo de actuación o al menos de declaración de intenciones sobre estas cuestiones por parte del Gobierno de Mariano Rajoy. Sobre las intenciones de los nacionalistas ya tenemos conocimiento. De lo que no hay ninguna duda que si los nacionalistas pinchan y notan blando seguirán profundizando.

4 comentarios:

  1. Juan García Urrea

    He llegado a la conclusión y muy a pesar mío, de que este pais, o sea, España, no tiene arreglo y si lo tiene ( ojalá ) va a ser muy difícil. No se me va de la cabeza la noticia sobre el juicio al primer ministro Islandés y otros por no haber gestionado bien los caudales públicos. Que se enfrenten a posibles penas de cárcel unos dirigentes políticos por el mero hecho de no haber realizado con éxito su gestión, sin haberse apropiado indebidamente de un sólo euro, no es que no lo vea bien, pero si que quizá un poco exagerado. Pienso, que como todo en esta vida, para que sea bueno, ha de ser en su justa medida. En su justa medida, hasta el más mortal de los venenos curan ciertas enfermedades. En este pais tan variopinto que es España, todo vale, aquí un Presidente de Gobierno no cumple con lo que prometío en su campaña electoral y no tan sólo no lo cumple, sino que además hace todo lo contrario, miente a raudales y lleva el pais a la más cruda ruina y cuándo los ciudadanos le expulsan, el castigo consiste en colocarle en uno de los más privilegiados puestos que un españolito pudiera soñar para sí, miembro del Consejo de Estadp, que es un cargo vitalicio super remunerado y que de trabajar, nada de nada. Ese es el tipo de castigo que se da en España a los políticos araneros a diferencia de lo que hacen en Islandia. Aquí no asciende el ciudadano por mérito propios, si por méritos própios se entiende la superación a través de la lucha dentro del esfuerzo y de la honestidad. En España, si uno quiere llegar alto, ha de meterse en política, estar bien relacionado con los políticos, o meterse en negocios oscuros. Un pais que funciona con estos parámetros, con estos esquemas, es imposible que funcione bien. Un pais en que no se respetan las leyes o que las leyes no son iguales para todos a pesar de que algunos, o alguno, diga que es así, no puede ir bien. Un pais en el que unos cuántos politiquillos de poca monta, persiguen el idioma de todos los españoles y no pasa nada, no puede prosperar. No puedo imaginar lo que ocurriría en Francia si en la Cataluña o la Vasconia francesas, algunos politiquillos decidieran que se dejara de enseñar en las escuelas el idioma francés y se impusieran los idiomas foráneos en detrimento del idioma oficial de la nación. Pero como rezaba un eslogan en los tiempos en que empezó a venir el turismo extranjero a España, "Spain is diferent". España es el pais de los Filesa, Malesa, Time Export, Banca Catalana, Juan Guerra, Kío, Prenafeta, Rumasa, Millet, Pepiño, Trajes, Gurtel, EREs, Urdangarines y tantísimos más. Y mientras todo esto no cambie, España no cambiará.

    ResponderEliminar
  2. Javier Clear ‎

    14 autonomias y 14 parlamentos suponen miles de poliiticos viviendo del Estado Autnómico y de los ciudadanos. Esi si recortes en el Estado de Bienestar.

    ResponderEliminar
  3. PABLO MOLINA

    El Ayuntamiento de Gerona, por mayoría del Pleno Municipal, ha aprobado una iniciativa de insumisión fiscal para dejar de contribuir al esfuerzo común de todos los españoles, evitando ingresar en las arcas del Estado las liquidaciones de impuestos que el ayuntamiento ha de pagar en concepto de IRPF así como por el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

    Nada se dice en la moción aprobada por las formaciones nacionalistas y comunistas, con la abstención del socialismo catalán y el voto en contra del PP, sobre el dinero que el ayuntamiento de Gerona, como el resto de municipios, recibe anualmente procedente del esfuerzo fiscal de todos los contribuyentes españoles, unos ingresos a los que, según parece, los concejales partidarios de la insumisión no tienen interés en renunciar.

    En concreto, tal y como se detalla en el propio presupuesto oficial aprobado por el ayuntamiento, el consistorio gerundense va a recibir este año un total de 17,5 millones de euros procedentes de los impuestos que pagamos todos los españoles -no sólo los ciudadanos de esa ciudad o región-, de los cuales la mayor parte, 10,4 millones corresponden al dinero que el Gobierno de España, que no de Cataluña, entregará al ayuntamiento de Gerona para garantizar el funcionamiento de los servicios municipales, al igual que hace con el resto de municipios de todo el país en función de su número de habitantes, tal y como establece la legislación vigente en materia de financiación de las haciendas locales.

    Además de lo anterior, el ayuntamiento recibirá este año otros 2,5 millones procedentes de la recaudación estatal por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, así como otros 1,2 millones de euros en concepto de cesión de otro porcentaje correspondiente al IVA recaudado por el Estado, dos impuestos de carácter nacional al que los munícipes gerundenses se han propuesto no contribuir en el futuro.

    Adicionalmente, el ayuntamiento de Gerona recibirá también este año otros 2,9 millones de euros de todos los contribuyentes españoles, en concepto de compensación por la eliminación del Impuesto de Actividades Económicas para la práctica totalidad de los sujetos pasivos aprobada en el año 2003. Finalmente, Gerona recibirá también de los contribuyentes españoles otros 510.000 euros provenientes de la recaudación estatal por los impuestos de alcohol, tabaco e hidrocarburos.

    El presupuesto municipal para el presente ejercicio asciende a 96,7 millones de euros, de tal forma que si el Gobierno de España hace suyo el deseo del consistorio gerundense de desvincularse de las relaciones fiscales con el resto de España y decide no hacerle entrega de los 17,5 millones previstos, eso significaría que el presupuesto del ayuntamiento de Gerona vería disminuidos automáticamente sus ingresos anuales en un 18%.

    ResponderEliminar