miércoles, 14 de marzo de 2012

El saqueo de Andalucia (16) - Bahia Competitiva


Bahia Competitiva

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, firmó de su puño y letra un documento que hoy ABC publica por unos pagos indebidos e incontrolados para una modificación de los presupuestos andaluces de 2008 destinada a incrementar la partida 31L —que figuraba como «Administración de las relaciones laborales» y que el director de Trabajo ahora encarcelado, Francisco Javier Guerrero, bautizó como «fondo de reptiles»—, con el objeto de financiar el plan Bahía Competitiva. Este plan fue diseñado para promover el desarrollo empresarial en esa zona de Cádiz y está siendo investigado por la Policía ante los indicios de desvío de dinero a fondos bursátiles y a paraísos fiscales.
Griñán firmó la resolución el 16 de diciembre de 2008, cuando era vicepresidente segundo de la Junta de Andalucía y consejero de Economía y Hacienda. Fue aprobada seis días después en el Consejo de Gobierno, presidido entonces por Manuel Chaves.
 La modificación presupuestaria consiste en dar de baja diversas cantidades de la partida 32H, cuya finalidad era «Planificación para el empleo», por un importe total de 1.253.853,89 euros, y transferir este importe a la citada partida 31L para «atender y complementar las necesidades de las empresas afectadas en el marco de actuaciones del Plan de la Mejora de la Competitividad y el Desarrollo de la Bahía de Cádiz (Bahía Competitiva)».
El plan Bahía Competitiva era un ambicioso proyecto creado en 2007 y financiado a partes iguales por la Junta de Andalucía y el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero —cada administración aportó 47 millones de euros—. Su objetivo era reindustrializar la provincia gaditana. fue a parar a cinco empresas que creadas expresamente por altos cargos socialistas para recaudar subvenciones y que después se ha podido comprobar que habían desaparecido y están depositados en paraísos fiscales.
 La orden de modificación presupuestaria especifica que el destino del dinero es «ayudas destinadas a prejubilaciones, proyectos de viabilidad, incentivación y consolidación económica de las pequeñas y medianas empresas para el mantenimiento de empleo y el desarrollo de acciones de adquisición de competencias profesionales a los trabajadores mayores de 53 años, con dificultades de inserción en el mercado laboral».
Asimismo, recoge que los fondos serán gestionados por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), la empresa pública perteneciente a la Consejería andaluza de Economía e Innovación que también gestionaba las ayudas a empresas investigadas en el caso de los ERE fraudulentos. Según sostiene la juez instructora del caso, Mercedes Alaya, la asignación de estas competencias a dicha empresa pública tendría como finalidad eludir los controles administrativos y la fiscalización a la que está sometida la Consejería y que no se aplican a IDEA.
Sin embargo, la Policía detectó que unos 27 millones de euros fueron a parar a un conglomerado de sociedades vinculadas a las mismas personas y creadas entre 2008 y 2011 con la única finalidad de captar las subvenciones a través de proyectos fantasma e inviables radicados en direcciones falsas. Para acreditar su solvencia, presentaban certificados bancarios, facturas o contratos falsos, que pasaron sin dificultad los controles de la comisión integrada por el Ministerio, la Junta y la Diputación de Cádiz.
El control por el PSOE de este costoso plan de empleo era evidente. El responsable político del mismo era Antonio Perales, integrante del influyente «clan de Alcalá» gaditano y hermano del fallecido Alfonso Perales, que fuera consejero de la Junta. Asimismo, la nuera de Luis Pizarro —exsecretario de Organización del PSOE andaluz, exconsejero de Gobernación y Justicia y número uno socialista por Cádiz en las elecciones del día 25—, Gema Herrera, evaluaba las ayudas dispuestas en el plan.
En este sentido, ABC denunció ayer que la Junta de Andalucía, a través de la agencia IDEA, daba instrucciones para manejar a su antojo el destino de las subvenciones, alterando los baremos para incrementar o disminuir los fondos asignados en función de sus intereses. Así, este periódico reprodujo un correo electrónico interno de una directiva de IDEA a Instituto de Empleo y Desarrollo Tecnológico (IEDT) —organismo dependiente de la Diputación de Cádiz que gestionaba las ayudas— en el que se daban instrucciones concretas para modificar las cantidades otorgadas sin informes técnicos.
A Griñán que se ha cansado de repetir en campaña electoral que le repugna la corrupción sigue empeñado en presidirla y negar todo lo evidente que en este caso va avalado con su firma.

4 comentarios:

  1. Tontuela

    ¿Qué dice ahora que ha aprecido su firma en documentos de los fraudulentos EREs? Han malversado 1.300 millones de euros que al cambio son: ¡¡¡ 216.301.000.000 millones de pesetas!!!.Espero que vayan a la cárcel y lo devuelvan, de lo contrario desde la sociedad civil tendremos de tomar medidas y constituirnos en acusación pública; ya está bien de aguantar ladrones en el gobierno andaluz.

    ResponderEliminar
  2. meiga

    Graves quemaduras de Trinidad Jiménez, pone 'la mano en el fuego' por Griñán. La secretaria
    de Política Social del PSOE, Trinidad Jiménez, rechaza que exista algún tipo de
    implicación del presidente de la Junta de Andalucía en la investigación sobre
    los EREs falsos y sufre unas gravísimas quemaduras.

    ResponderEliminar
  3. Ana Barbero Polo

    esta metio hasta la ceja pero ahi esta ,es de verguenza ,a mi que seguridad me da como presidente de la junta si ya lo ha hecho fatal consintiendo desviar dinero a donde no los tenia que haber llevao asi que yo no voy a consentir con mi voto a que se sigan riendo de los andaluces

    ResponderEliminar
  4. Mariano Leon Moreno

    Si hay pruebas al juzgado, si es cosa del periódico de las tres letras, ya nos tienen acostumbrados y el Aeropuerto de Castellón, sin aviones, el caso Gurtel , los gastos del viaje del Papa dando ejemplo de buenos cristianos, tambien los firmó Griñan? que no somos tontos, que se os ve el plumero.

    ResponderEliminar