jueves, 1 de marzo de 2012

Dime con quien andas...

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha calificado de "detestable" la violencia desatada en las protestas que han tenido lugar este miércoles en Barcelona, y acto seguido ha añadido de maka gana: "Pero el problema no es la violencia, el problema es que haya alguien que quiera relacionar al PSOE con la violencia” Cuando preguntan a Elena Valenciano sobre ello dice que "ellos no organizan las manifestaciones, solo acompañan". Pues bien, hay millones de españoles que están relacionando ahora mismo al PSOE con la violencia. Por aquello de: Dime con quien andas... y te diré quien eres.
El blanco de sus críticas ha sido el ministro de Educación, Cultura y Deportes, que se enfrentó al PSOE en el Congreso por su apoyo a las manifestaciones de Valencia. Según ha dicho, fue "un pleno memorable en el que perdió la cartera, es decir, se quedó sin educación en dos minutos y medio". Después de ese pleno, ha añadido Rubalcaba, comenzó el rosario de declaraciones y fotos y pies de fotos "intolerables" que el PSOE "tiene que rechazar".
A renglón seguido, ha reivindicado el derecho constitucional de los españoles a manifestarse "libre y pacíficamente cuando quieren". "El PP lo ha hecho durante ocho años y el PSOE lo hará porque ejercemos nuestro derecho y cada uno lo hace con quien quiere. El PP lo ha hecho con la Conferencia Episcopal y el PSOE con los sindicatos, cada oveja con su pareja", ha rematado.
En el PSOE están rabiosos. Están movilizados permanentemente. Pero esta vez no obtendrán los éxitos que vinieron, dicho sea para avivar la memoria democrática, después del 23-F y del 11-M. Las condiciones históricas han variado radicalmente. España es muy otra. La gente ha aprendido mucho. La ciudadanía no ha olvidado todavía que las dos últimas legislaturas representan la peor etapa de la historia de la democracia. Tampoco han olvidado que Rubalcaba ha sido uno de los principales protagonistas de ese negro período.
No obstante, el PSOE se ríe, como todos los cínicos políticos, con maldad: ¡Cuánto peor para la nación española, sin duda alguna, mejor le irán a los socialistas! El PSOE, pues, está en su salsa: compatibiliza el manejo de las grandes empresas del capitalismo español con la ocupación violenta de las calles. Sin embargo, no les auguro grandes triunfos a corto, medio y largo plazo, porque la rabia actual, la ira y la violencia que expresan son  absolutamente cínicas. No tienen un mínimo de credibilidad. Es rabia babosa. Infame. Cualquier ciudadano con un poco de sentido común no dejará de condenarla.
Esa ira, verdadero patrimonio violento de la izquierda en todas sus épocas, hoy está totalmente vacía. La santa ira bíblica tenía alguna razón, su secularización revolucionaria quizá tuvo alguna viabilidad en otras épocas,  pero en la nueva etapa de España está totalmente desacreditada. Muerta. La ira actual no reivindica nada. Sólo destruye. Estamos ante el odio del resentido, del incapaz de reconocer que hay gentes que pueden hacerlo mejor que ellos… El PSOE y los sindicalistas y, por supuesto, muchos de sus seguidores no soportan al PP en el poder y, sobre todo, no soportan psicológicamente que esté dando soluciones para salir de la crisis y, menos aún, quieren reconocer que Rajoy sea capaz de dar  continuidad a lo que inició tentativamente Zapatero en su último año el poder, o sea, sea un gobernante serio y riguroso de acuerdo con sus socios de la UE.
A pesar de todo, es menester reconocer que hoy, mañana y quizá pasado mañana, la algarada callejera propia de "política" revolucionaria está teniendo éxito. Sí, sí, de modo inmediato está triunfando Pérez Rubalcaba. Es su destino: acumular odio, ira y rencor en las calles para hacer saltar al gobierno del poder. Reducido casi a nada por la mayoría absoluta del PP, sin poder en las instituciones políticas ni en los mesogobiernos autonómicos y locales, el PSOE con el apoyo de sus sindicatos se dedica a incendiar España.
Despreciando los canales de la democracia, alimenta el "santo furor" de la población que, como decía el revolucionario y criminal Marat, en 1789, es la mejor vía de la violencia revolucionaria. Sin duda alguna, los gestos primitivos del "santo furor" están triunfando; basta ver la ocupación salvaje de edificios públicos, las agresiones a las fuerzas del orden, la quema de mobiliario urbano y el ataque a la propiedad privada y pública, etcétera, para saber que es el camino propiciado por los socialistas y sus  "sindicatos de clase".
¿Tendrá éxito a medio plazo esta táctica? No. Muchas razones podría dar para justificar mi negación. Aquí tienen una y sencilla: Para que triunfe una vía revolucionaria se requiere la creación de un concepto de nueva sociedad. Este “concepto” hoy es inexistente en España en particular, y en el mundo en general.
Agapito Maestre L.D.

9 comentarios:

  1. Alberto Olivera Muxí

    Este rubal sigue emponzoñado en las mentiras l lo mismo que los sindicatos .Es un odio y la idea de dividi España yseguir con la crisis gestionada por ellos

    ResponderEliminar
  2. Carlos Charly Romero Garcia

    MENUDO SINVERGUENZA¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Maria Eugenia Villanueva Herrero

    menudo tipejo!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Juana Campillo

    Y te diré quien eres...

    ResponderEliminar
  5. Nomas Psoe

    hace tan solo dias estaba de VICEPRESIDENTE DEL PARO CON ZP!!

    ResponderEliminar
  6. Atila Rey Hunos

    Ese tipo tiene cara de Satanas

    ResponderEliminar
  7. Lola España

    Este tío es un TERRORISTA.

    ResponderEliminar
  8. Logan Albatros

    el, y toda su banda sectaria..orcos del averno..satanicos..

    ResponderEliminar
  9. Maria Del Carmen Bujedo

    COMO SE ATREVE TENIA QUE EXILIARSE DE ESPAÑA

    ResponderEliminar