viernes, 30 de marzo de 2012

Piqueteros 'business class'



Parece que los piquetes sindicales de la huelga de CCOO tenian necesidad de personal y tuvieron que ser reforzados por personalidades del mundo de la política o del espectáculo. Tal fué el diputado europeo Willy Meyer (IU) que viajó desde Bruselas a Madrid  en 'business class' para incorporarse urgentemente en un piquete informativo en las cocheras de Fuencarral para intentar reventar en la medida de lo posible que las personas que tengan que acudir a su jornada laboral se vean imposibilitados o, por lo menos, tengan dificultades para llegar hasta su centro de trabajo.
La Diputada regional de la Comunidad de Madrid por Izquierda Unida,  Carmen Villares, se encontraba esta noche, en las primeras horas de la jornada de huelga general, cuando varios reporteros de Intereconomía Televisión han sido increpados y escupidos por los sindicalistas que actuaban como piquetes en las inmediaciones de las cocheras de autobuses. Fue pillada por las cámaras que estaban grabando los incidentes.
Pero lo mas significativo fue la denuncia del dueño de un bar situado en la calle Salitre de Madrid sobre la actuación del piquete violento en el que presuntamente participó el actor y activista Willy Toledo y fue captado por las cámaras de seguridad del establecimiento
Una cámara de seguridad pudo grabar la actuación del piquete violento compuesto por dos cabecillas, uno con la cara tapada por una capucha, y otro provisto con un megáfono y otros diez o quince individuos. El resto del grupo, "la mayoría de entre 30 y 35 años de edad", vestían "ropas oscuras, la mayoría con capuchas o verduguillos tapándoles la cabeza y los rostros, teniendo algunos el cabello a la vista con barbas y cabellos descuidados". Uno de estos era el actor y activista Willy Toledo, el cual alentaba a las masas a causar destrozos y agredir a los presentes según consta en el atestado instruido tras la denuncia presentada por el dueño del establecimiento, un ciudadano de nacionalidad peruana de 35 años que, según relata, se encontraba cerrando en el momento en el que los huelguistas comenzaron los destrozos.
"Empresario de mierda", "eres un mierda", "o cierras o te vamos a dar", son algunas de las coacciones o amenazas relatadas por el dueño de este bar situado en la calle Salitre de Madrid. Este joven peruano asegura que "a la cabeza de este grupo se encontraba el actor conocido como Willy Toledo, el cual alentaba a las masas a causar destrozos y agredir a los presentes".
Asegura que les avisó de que ya estaba cerrando y que no dejaba entrar a más clientes. Pese a ello, según dice, el piquete comenzó a tirar "las cosas, lanzarlas contra las paredes y rompiendo sillas, mesas, vajilla, rompieron los grifos de cerveza, golpearon las persianas del local, hicieron pintadas en la fachada, utilizaron el extintor contra los clientes y comenzaron a hacer hogueras con los servilleteros".
En el momento en el que se personaron los policías, el actor ya no se encontraba en el local, pero en base a esta denuncia fue finalmente detenido a las 23.00 horas y trasladado a las dependencias de la Brigada Provincial de Información situada en la Comisaría de Moratalaz de Madrid donde ha pasado la noche. Desde primera hora de este viernes se encuentra en los calabozos de los Juzgados de Plaza de Castilla donde prestará declaración ante el juez. En este pais ya no cabe un tonto mas.

10 comentarios:

  1. Eloisa Mallach

    A ver si de una vez por todas se le van las tonterias al IMBECIL éste que como no vale un PIJO de ACTOR SE METE EN LA POLITICA PARA VIVIR DE GORRA ojala le caiga una denuncia que no pueda salir de la carcel.

    ResponderEliminar
  2. Adán Moreno Salado

    No necesitamos más chorizos, fuera!!!.

    ResponderEliminar
  3. Carlos Solís

    Por lo que veo, son todos "perroflautas"! Lo que tenemos que aguantar en este país!

    ResponderEliminar
  4. Rodrigo Cervantes

    Por sus actos les conoceréis, tenemos un claro caso de serrín en la cabeza como sinead O'connor, Jode q no te subvencionen la bazofia que haces para engañar al publico, lo dicho como sanción deberían hacerte que te vieras cada película tuya 20 veces, veras como ya no andas jodiendo a pobres hosteleros. Que vergüenza de tío!!!

    ResponderEliminar
  5. Rafael Garcia Sevilla

    Además, este personajillo debe ser carne de comisaría, pues su ficha figura en la misma y así pudo reconocerlo el camarero cuando se la enseñaron, además que debe ser de los que la policía ya conoce por su afición a las algaradas, pues si no fuese así hubiese estado ese pobre hombre horas y días revisando todas las fotos de los delincuentes fichados.

    ResponderEliminar
  6. Juan Cumia

    y este quien cxxxxx es ...yo es que llevo dedse 1985 fuera del pais y aeste payaso no tengo el disgusto de conocerlo.

    ResponderEliminar
  7. Fred

    De modo que este individuo al frente de un piquete para impedir el transporte para personas y el caradura viajando en primera clase. SINVERGÜENZA

    ResponderEliminar
  8. SUEVO

    Este Meyer debe haber falsificado hasta el apellido. Es un gilipollas de marca, y no es más tonto porque no entrena suficiente. Retrasaoooooooooooooooooooooooooooooooooooooo.

    ResponderEliminar
  9. Raro sería que a esta izquierda, incompetente y delictiva, le saliera una huelga decente. En cuanto a Willy:

    El actor Willy Toledo,
    por otro nombre, Guillermo,
    como intérprete es un pedo,
    como persona, un enfermo.

    ResponderEliminar
  10. libertad digital 2012-03-31

    Rafael Contreras, el propietario del local de Lavapiés atacado por los piquetes liderados por el actor Willy Toledo cuenta a elmundo.es la violenta experiencia de que los representantes de los sindicatos destrozasen el local.

    Según asegura, se disponía a cerrar las puertas cuando aparecieron e "intentaron romper las ventanas". Una vez dentro, "hicieron destrozos y empezaron a tirar a la gente" a lo largo de un período de tiempo de entre "15 y 20 minutos". Además, según relata, "cogieron el extintor y rociaron el local".

    Nada podía calmarlos, explica Rafael, peruano de 35 años y propietario del bar La Colonia de San Lorenzo. Uno de ellos llevaba un trombón y otro un megáfono. Sobre la presencia de Willy Toledo en el bar, Rafael asegura que él "no le conocía, pero los clientes sí, y uno de ellos incluso le conocía específicamente". "Yo desconocía que ellos venían contra mi local", se lamenta.

    A este respecto, algunos vecinos consultados por el diario que el motivo de tal ensañamiento podría deberse a que el local de Rafael está situado en un punto estratégico de las revueltas del 15-M y cercano a varias casas okupas y la sede de la publicación de izquierdas Diagonal, "durante mucho tiempo fue un local de fumetas, un local cutre, pero ahora lo han reabierto más pijo y eso les fastidió".

    Rafael, que trabaja también de obrero en la construcción, asegura que, de hecho, estaba de acuerdo con la huelga y así intentó contárselo a los piquetes, pero nada les detuvo. "Iba a cerrar, sólo que no me dejaron".

    ResponderEliminar