lunes, 21 de julio de 2014

Ni España, ni Francia, ni la Comunidad Europea




Los montajes catalanistas han adquirido un sesgo extremista impensable hace tan sólo un par de años. Convergència comparte proyecto con las organizaciones independentistas más radicales y comienza a asumir la "gestualidad" proetarra, con discursos que atizan el odio a España y con quema de banderas. El civismo del que se jacta el bloque separatista ya viene aliñado con proclamas semibélicas y una parafernalia que recuerda a la de los actos de exaltación del terrorismo en el País Vasco.

El último escenario de esta escalada verbal y simbólica se ha producido en el "Pi de les tres branques", un árbol que el nacionalismo ha sacralizado como una representación de los "países catalanes" y que hace unos meses sufrió la amputación de una de sus ramas. Este hecho y la convocatoria de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) para montar una uve humana en el paraje hacían presagiar una gran asistencia de público, pero sólo logró congregar a un millar de personas.

El convergente Josep Rull, que tiene todos los números para sustituir a Oriol Pujol como número dos del partido de Artur Mas y puede que hasta al propio Mas, fue el protagonista de la primera parte del "show", que aprovechó para aludir al ataque del que fue objeto el árbol y soltar la soflama obvia de que "España nos podrá cortar los brazos pero no podrá cortar nuestras ansias de libertad".

Tras la intervención de los dirigentes locales del separatismo en la comarca del Berguedà y la rifa de una cesta con productos típicos catalanes, un grupo de exaltados se dirigió al denominado "pi jove" (el pino joven, fruto de un esqueje del árbol original, que ya antes del ataque presentaba un aspecto lamentable) y tras los discursos, una actuación castellera y la interpretación de "Els Segadors", unos encapuchados concluyeron el acto con la quema de tres banderas, de España, Francia y la Unión Europea entre los aplausos y vítores del público concentrado. Las enseñas de los dos países son objeto de ataques constantes, por lo que la novedad está en la inclusión de la bandera de la UE, en lo que constituye una muestra evidente del escaso talante europeísta de los partidos que apoya la consulta separatista.

En paralelo a la radicalización, la ANC comienza a tener ciertos problemas de convocatoria. La semana pasada pinchó en el despliegue de una 'megapancarta' en la que reclamaba a Obama su intervención en el "conflicto", puesto que sólo consiguió reunir a unas trescientas personas. En esta ocasión y en una de las zonas donde mayor peso tiene el separatismo, unas mil personas formaron, con ciertas dificultades coreográficas, una uve humana, ensayo de la manifestación que se prepara para el 11 de septiembre en Barcelona.

4 comentarios:

  1. Elvira Arias Fernandez

    ¡ Bueno D.- Tomás Sousa regresa al "redil". ¿De sociata? Algunos de nosotros nacimos en la UCD. y no nos hemos movido. Nos hemos quedado en casa, pero "casi" en la clandestinidad apoyando y ayudando, como siempre la razón y el derecho de los que nos lo solicitan y saben quienes fuimos y como continuamos siendo. Supongo que nos veremos ya que mi hija vive en Castelldefels y yo voy de cuando en cuando. Te deseo lo mejor a tu regreso, pero supongo sabrás que actualmente el Ayuntamiento está en manos de PP. Ya nos libramos de mas de treinta años de socialismo.....No todo es perpetuo, gracias a Dios. Yo ando por el FB. desde hace varios años, asi que si te apetece, .....Saludos muy centrados. jajajajajaja.

    ResponderEliminar
  2. FuegoVeloz

    ¡¡ Ah !!, ¿¿ estos también tienen otro árbol... ?? ¡¡ cony !! son los primeros nazifascistas con espiritu ecológico que conozco.

    ResponderEliminar
  3. Abel Marin

    Mirando por internet he descubierto cosas sorprendentes: Primero que el dichoso árbol no está en el cruce de diversas comunidades autónomas, sino en el norte de la provincia de Barcelona, lo que me resulta algo ridículo para convertirlo en un símbolo de los Paisos Calalonios, además resulta que el pino de las tres ramas está muerto, pero muerto-muerto, podrido y ha punto de caerse cualquier día. Como el cuento de Mas y el bizco y los 200 de la foto.

    ResponderEliminar
  4. Alberto Olivera Muxí

    PUES ELLOS HABLAN COMO SI FUERAN DEMOCRATAS

    ResponderEliminar