lunes, 20 de octubre de 2014

La peligrosa gestión del ébola

 
La salud de Teresa Romero sigue evolucionando "favorablemente", según ha informado el Comité Especial para la gestión de la enfermedad por el virus del ébola. Se espera que en las próximas horas se conozcan los resultados de las pruebas del virus que se le han realizado. Los facultativos esperan que dicho test pueda dar negativo, dado que ahora mismo su carga viral es muy baja. Asimismo de todos los que están ingresados preventivamente, podrán obtener el alta de manera sucesiva, ya que no existe en este momento ninguno que de positivo  a falta de los análisis de confirmación.
Existe cierto triunfalismo tanto de la clase política como la médica que algunos de ellos ya  consideran extinguido la epidemia de ébola en España. Pero no se puede evitar que se  repitiera otro contagio  y quizá el resultado no fuera tan positivo. La realidad es que no existe en este momento vacuna o tratamiento comprobado que asegure una curación y los casos que se producen sobre todo en África donde faltan medios y la forma de vida de sus habitantes no son todo lo adecuadas para evitar la propagación.
Los dos millones de euros que cuesta a cada  país a cada repatriación podrían ser mucho mas efectivos si se dedicaran a dotar de medios y personal para realizar los tratamientos sobre el terreno. Además con el caso de la repatriación y posterior tratamiento del misionero en España así como las dos enfermeras en Estados Unidos se ha podido comprobar que  cada una de ellas comporta un enorme riesgo de contagio a la población de países donde no existe esta enfermedad, simplemente por algún error en el protocolo como se podido ya comprobar.  
A partir de ahora será el momento para analizar que se puede hacer para erradicar esta epidemia y desde la propia OMS empiezan a surgir críticas sobre el protocolo seguido y la decisión de Reino Unido y Estados Unidos de mandar el ejercito con voluntarios expertos en plagas y epidemias a Sierra Leona Liberia o Nigeria junto a los profesionales que allí ya trabajan, para que mediante hospitales de campaña  u otros acondicionados para estos tratamientos puedan tratar sobre el terreno con efectividad los casos que allí se producen y que de los avances de la medicina pueda estar al alcance de todos los afectados, no solo determinados ciudadanos occidentales. Con un buen régimen de aislamiento para evitar las posibilidades de contagio mediante a lo que debería ser una cuarentena en los lugares donde se está produciendo, ya que la epidemia no está extendida por todo el territorio de las naciones afectadas.
Si las naciones occidentales hubieran acudido en su momento hace unos meses a los llamamientos desesperados de quienes conocen la enfermedad y que por su experiencia que lo más importante es una buena praxis y mantener a los afectados durante el periodo de infección fuera de contacto del resto de la población para llevar el control, únicamente con los medios empleados para salvar casos individuales, esta epidemia ya podría estar perfectamente controlada.

4 comentarios:

  1. Jose Antonio Lebaniegos Ripoll ·

    Cuanto me alegro por Teresa Romero y su familia, una gran noticia sin duda para toda España menos para una parte de miserables que esperaban otro Prestige para sacar réditos políticos.

    ResponderEliminar
  2. Juanma Rs ·
    ...ahora empiezan las farmacéuticas a hacer caja...

    ResponderEliminar
  3. Ignacio Crespo

    Primero me alegro de su recuperación. Segundo depurar responsabilidades, tanto en la administración, como con la implicada por su supuesta su imprudencia y egoísmo por ir paseándose por ahí, sintiéndose mal y ocultando a los médicos que había estado en contacto con enfermos de ebola.

    ResponderEliminar
  4. @gonzalezpons

    "Si no salvamos a África no salvamos a Europa. Hay que ir a donde el problema está"

    ResponderEliminar