miércoles, 8 de octubre de 2014

El Plan B de Artur Mas

Punto de votación en Barcelona del referéndum independentista no oficial de 2011 que ofrecía a los participantes utilizar la urna utilizada en de Arenys de Munt y la que utilizó el presidente de la Generalidad, Artur Mas

Se trataba que los catalanes pudieran votar el 9 de noviembre, esto no va ser posible hacerlo legalmente y Artur Mas no está dispuesto a inmolarse por lo que no para de realizarse reuniones entre los dirigentes soberanistas para dar la impresión a los ciudadano que salieron la Diada a manifestarse que sus la votación se va a llevar a cabo. En realidad va a ofrecerse un sucedáneo.

El cómo, quien y el que, ya no importa, se trata de montar una ficción que no va a ir a ninguna parte y al mismo tiempo utilizar las urnas de cartón que ya están preparadas. El Tribunal Constitucional les ha desmontado el tinglado. Artur Mas no sólo no ha renunciado a nada, sino que tiene en la cabeza un plan alternativo para que los catalanes puedan ejercer el derecho a decidir en las urnas el próximo 9 de noviembre. Mañana volverá a reunirse con los líderes soberanistas para decidir si llevan a cabo el plan previsto o bien desarrollan el plan B.

Este fue el principal acuerdo, pero no el único: se coincidió también en dar una imagen de unidad con la foto final a las diez de la noche del pasado viernes y los partidos asistentes: CDC, Unió, ERC, ICV y las CUP. Y sus líderes se conjuraron para que todos fueran conscientes de que, si cualquiera se levantaba de la mesa de negociación, se rompería el denominado ‘proceso’, los pasos políticos encaminados a conseguir la independencia de Cataluña. Incluso se responsabilizaría a esa formación, por parte del resto, del fracaso político que ello supondría.

Por tanto, se retomó la campaña oficial por el 9-N, como pretendía ERC, con la argucia de que se informaba de la suspensión de la misma por parte del Tribunal Constitucional, y se nombró la comisión de control de la consulta. Ambos gestos buscaban apaciguar a los republicanos y poder salvar una unidad que saltaba por los aires.

El planteamiento consistiría, según resumen las fuentes consultadas, en una votación que, desde el punto de vista de las garantías legales y su homologabilidad democrática se situaría a medio camino entre la consulta tal y como está planteada ahora y la que se realizó en Arenys de Munt en septiembre del 2009, de carácter político y revindicativo, y que se extendió luego a centenares de municipios catalanes. Podría entenderse que Mas no se apuntó ningún éxito en la cumbre pero no es así. En la práctica Junqueras y los republicanos aceptaron en privado lo que se niegan a reconocer en público: que lo que habrá el 9-N en Cataluña no será una consulta con validez legal, sino su representación. El 9 de noviembre se convertirá en una masiva manifestación a favor de votar pero no un refrendo que pueda tener un mínimo reconocimiento internacional. Un acto simbólico, pero no una votación.

En todo caso no se trata, señalan gráficamente las fuentes consultadas, de organizar "una consulta de costellada". "Esto está del todo descartado", por cuanto la consulta, además de celebrarse el mismo día y en toda Catalunya, estaría amparada por el Govern. Las incógnitas abiertas son muchas. Pero desde la maratoniana reunión celebrada el viernes en la Generalitat entre el Govern y los partidos que apoyan la consulta -que a punto estuvo de acabar en naufragio pero que desembocó en una nueva foto unitaria- se ha extendido la convicción que el president ha decidido llevar su apuesta hasta las últimas consecuencias, lo que ha sorprendido a muchos de sus colaboradores en el Govern y en CDC. La impresión de los que asistieron el lunes a la intervención de Mas ante la ejecutiva de su partido a puerta cerrada es que "va a por todas".

Toda vez que los funcionarios no podran actuar de manera legal, se trata de darles protagonismo a los voluntarios de ANC y Ómnium Cultural y así se terminaría de fundir el amplio presupuesto preparado para el evento. Si se les ocurre invitar a observadores extranjeros y a la prensa internacional, las carcajadas se podrían oír desde los mas ignotos parajes del planeta.


6 comentarios:

  1. Julio Pablo ·

    Por ejemplo:
    1 ¿Le gusta la música?.
    2 en caso afirmativo, ¿Prefiere las sardanas o las sevillanas. A Sardanas, B Sevillanas.
    3 Si Ud. no fuera gilipollas ¿Le gustaría ser alguna otra cosa?.

    ResponderEliminar
  2. Juan Luis Quintana

    Bueno ya lo sabia yo que al final iriamos al sucedaneo, no es champagne es cava, no es fiesta nacional de los toros son correbous, no es chocolate es colacao, no son cebolletas son calçots. En fin dentro de lo sucedaneo tambien hay calidades Brut, Brut Nature a mi la que me encanta es Semi seco que no es ni chicha ni limona. Asi son los catalanes algunos te dejan de pasta de moniato, un pueblo realmente emprendedor y simpatico.

    ResponderEliminar
  3. Pepitox

    Que saquen las urnas de la ANC, ¡claro que sí! Que se desahogue ese 18% de toda la vida, y que luego Mas convoque elecciones para que los catalanes podamos elegir un gobierno diferente, por primera vez en 35 años.

    ResponderEliminar
  4. Eduardo Pinzolas

    ¡Adelante con el simulacro! Van de cabeza al ridículo absoluto.

    ResponderEliminar
  5. Julio Quevedo Alonso

    Arturito Mas a Oriol Junqueras:
    "Estos de Madrid se han metiodo el Ébola con tal de quitarnos a los catalanes el protagonismo del que venimos gozando desde hace 39 años". "Llevamos dos días sin abrir telediarios y esta noticia sería de cabecera y ahora es la sexta. Esto es raro Oriol"

    ResponderEliminar
  6. Juan Jiménez ·

    Yo tengo un Plan C, C de cárcel.

    ResponderEliminar