viernes, 17 de octubre de 2014

El lio del butifarrendum del 9-N



Ya nadie entiende lo que pasa en Cataluña cuyos ciudadanos cada vez están más necesitados de ayuda sicológica, nadie sabe si se va votar, el texto que se va a votar, ni quienes podrán votar, ni donde podrá hacerse y si esto va a servir para algo, ya que el molt honorable ha aclarado que podría ser una especie de simulacro para despistar al enemigo. Eso sí, anuncian una votación que va a durar 15 dias para que todo el mundo puedahacerlo, no se sabe si se podrá votarse cada día en el caso que finalmente no les cuadran las cuentas. Puedo imaginarme que a los patriotas que voten el si-si a lo mejor les conceden el carnet de patriota, o bien la compra por un mes en Caprabo o preferencia en los próximos enchufes de la Generalitat.
Artur Mas en el Parlament y su lugarteniente Francesc Homs ya han dado las primeras pinceladas del nuevo plan que se han sacado de la manga en contra de los que hasta ayer fueron sus aliados asegurando el Gobierno no podrá recurrir este nuevo plan de CiU e insiste en que "habrá locales, urnas y papeletas". Según aclara Homs, el Gobierno no podrá recurrir un operativo que califica de "absolutamente legal". Sin embargo, el mutismo es absoluto sobre lo que ha sido denominado "sucedáneo" y "simulacro" del 9-N. En Convergencia se jactan de que han sembrado la duda en el Gobierno, en el que habría partidarios, alegan, de no impugnar el subterfugio de la Generalidad para imponer las urnas el 9-N.
La "idea" es que "no sólo se podrá votar, sino también participar". Artur Mas afirmó que se necesitaban veinte mil personas para la logística del nuevo 9-N, pero lo que pretende es que con la difusión masiva de la campaña se supere ampliamente ese número. Sería el primer "éxito" del nuevo plan, algo al alcance de la administración autonómica habida cuenta, por ejemplo, de que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) dice disponer de cuarenta mil activistas implicados en su "encuesta" presencial por toda Cataluña.
Los estrategas de Mas confían en "desbordar las expectativas" de la captación popular para lo que denominan "el nuevo 9-N", pero sólo Mas y su consejero de Presidencia y portavoz, Francesc Homs, parecen estar en el secreto de cómo será esa peculiar "consulta alternativa" y deslizan los detalles con cuentagotas. Ahora se sabe que además de seiscientos "locales" y seis mil mesas no sólo se podrá votar el 9-N sino durante los quince dias siguientes.
Mas anda tan desesperado que ante la reticencia de ERC y el total despiste de los demás para una lista única que ha llegado a ofrecer a la Assemblea Nacional Catalana (ANC) los primeros puestos de esta futura lista única.  De momento, la ANC y Òmnium se han emplazado al acto convocado para este domingo en la plaza de Cataluña de Barcelona. Según un comunicado de las entidades presididas por Carme Forcadell y Muriel Casals, "en el transcurso de este acto, la campaña unitaria presentará la propuesta de la sociedad civil para Cataluña, en este momento de tanta trascendencia".
Esta lista unitaria estaría formada por personajes ajenos a la política pero muy implicados con la secesión de Cataluña. En los últimas semanas han sonado nombres como los de Miquel Calçada, Germà Bel, Lluís Llach y Eduardo Reyes. En realidad, el objetivo sería presionar a CDC y a ERC para que aparquen sus diferencias y sean ellos los que formen una candidatura independentista conjunta de cara a unas elecciones autonómicas.
Lo cierto es que este martes, en la rueda de prensa de presentación de la consulta alternativa, Mas se mostró partidario  de concurrir a unas autonómicas con una "candidatura unitaria" independentista. De esa forma, además, CDC conseguiría disimular la caída en la intención de voto que apuntan todas las encuestas.
Sin embargo, el líder de ERC, Oriol Junqueras, no ve clara esa propuesta. Por una parte, no quiere desperdiciar la oportunidad de ser la lista ganadora diluyéndose en una candidatura conjunta. Y, por otra, no se fía de que CDC o CiU se atrevan a declarar unilateralmente la independencia tras unas autonómicas en caso de que haya una mayoría parlamentaria suficiente. Además, ve inviable poder llegar a un acuerdo para que partidos tan diferentes  como UDC e ICV o la CUP puedan compartir una misma lista (de hecho, estas formaciones ya lo han descartado).
Nadie es capaz de saber a estas alturas si Mas pretende celebrar elecciones plebiscitarias en enero, como se dice, o aguantar hasta el fin de la legislatura con ayuda de los socialistas, como algunos sugieren. Lo único diáfano es que persigue que su nuevo 9-N, su consulta apócrifa, tenga una respuesta popular de importancia y una repercusión mediática sin fronteras. Ese es, ahora mismo, su principal y único objetivo.
Así las cosas, a esta situación de enfrentamiento total y abierto entre CDC y ERC respecto a cuál es la estrategia a seguir, se suma ahora la presión de la ANC y Òmnium Cultural para evitar que se consume el fracaso definitivo de la hoja de ruta independentista.
Total que todo esto puede cambiar en segundos ya que ahora mismo no se si Artur Mas ha conseguido despistar al enemigo (léase Mariano Rajoy que permanece en silencio y ha dado instrucciones a la militancia del PP de reprimir sus comentarios sobre Artur Mas a la espera de poder volver a las andadas), si ha conseguido volver locos a todos aquellos que lo han estado acompañando en su inevitable salto hacia el abismo.

7 comentarios:

  1. LARRA

    Éstos como el tripartito, llegaran a final de legislatura y cobraran hasta la ultima nómina, fuera hace mucho frío.

    ResponderEliminar
  2. @mar

    "Hola buenas, que vengo a votar otra vez, que he cambiado de opinión y quiero votar otra cosa."

    Ja, ja, ja...

    Además cada independentista puede votar en todos los locales y varias veces al día. Porque es evidente que nadie va a controlar nada. Será la "Gran Fiesta de la Democracia Camorrista Catalana."

    Una gran exhibición internacional del nivel político del independentismo catalán.

    ResponderEliminar
  3. Pablo Planas

    No puede haber mayor ejemplo combinado de cobardía e irresponsabilidad. Dos años de arengas y mandagas y dos horas de excusas y monsergas. Del heroísmo al patetismo en segundos. Mas, que ha utilizado a una parte de la sociedad catalana como coartada, que no ha dudado un instante en aumentar la presión, subir la tensión, identificar enemigos y hacerse el chulo detrás de Carme Forcadell y Pilar Rahola; ese Mas se ha echado atrás y se ha venido abajo en cuanto ha vislumbrado de lejos, pero de muy lejos, la posibilidad de sentarse en un banquillo. Ha provocado una fractura en la sociedad catalana, ha dinamitado la convivencia, ha malversado y malversa, pone en riesgo la recuperación económica, se ha desocupado de todos los problemas sociales y económicos y ahora sale con que el 9-N se votará pero que no vale, que la "consulta definitiva" vendrá después. Lo de ahora es otra cosa con las mismas preguntas, pero sin censo ni las típicas formalidades de la democracia. ¿Pero no estaba dispuesto este milhombres a ir a la cárcel? Es lo que viene diciendo desde 2012"

    ResponderEliminar
  4. Pablo75

    A propósito de la patochada del 9N:

    "Un momento histórico.

    Por fin ha llegado el momento. El presidente de la Generalidad pide a los ciudadanos catalanes que el 9 ejerzan su derecho a hacer el payaso."
    (Arcadi Espada )

    ResponderEliminar
  5. Victormj Mj .

    La democracia ha superado la rigidez separatista.

    ResponderEliminar
  6. Victormj Mj Comparto.

    La democracia ha superado la rigidez separatista.

    ResponderEliminar