sábado, 23 de noviembre de 2013

A vueltas con los servicios mínimos


En cada ocasión que se produce una alteración de la vida ciudadana por alguna huelga en los servicios básicos, sale el Gobierno anunciando la inminente redacción de una ley de huelga que regule los derechos a la huelga y al trabajo y fije los servicios mínimos a desarrollar por parte de aquellos sectores básicos para que no se llegue a paralizar el país. Ahora el Gobierno ha vuelta a anunciar la próxima presentación para discutirla con los agentes sociales. Pero no se puede negociar la ley con quien incumple la ley

La huelga de limpieza que tomó a los madrileños como rehenes durante casi dos semanas ha servido de excusa al Gobierno para tratar de resolver un problema, el de los abusos sindicales, que, en realidad, existe desde hace largos años. De hecho, el PP de Madrid lleva mucho tiempo reclamando la necesidad de aprobar una Ley de Huelga para regular debidamente este derecho, que, siendo fundamental, es utilizado torticeramente por los sindicatos para cometer todo tipo de tropelías, coacciones e ilegalidades contra los derechos y libertades de los demás.
Ya existe  una normativa que regula los servicios mínimos en caso de huelga, el problema es que no se cumple. Las autoridades no hacen nada para que estos abusos dejen de producirse sea porque antes la huelga la promueve el sindicato amigo o ahora que existe una especie de temor a enfrentarse a estos sindicatos mayoritarios del siglo XIX a los que siguen alimentando con abundante dinero público con el fin de tenerlos tranquilos. Bastaria con que las autoridades competentes se esmeren en el cometido de sus funciones legalmente atribuidas para evitar que los servicios mínimos se incumplan.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, avanzó este viernes que la intención del PP es consensuar la nueva norma con los agentes sociales. Pero la firma de CCOO y UGT convertirá en papel mojado cualquier reforma mínimamente seria sobre esta materia. El manido espíritu de consenso que esgrime el PP es, en este caso, un síntoma de debilidad política y, lo que es más grave, de profundos complejos ideológicos, ya que una ley que pretende erradicar los desmanes sindicales jamás podría contar con el respaldo de Toxo y Méndez. Una reforma de esta naturaleza ha de contar, por definición, con el rechazo explícito de los sindicatos, por lo que la voluntad de diálogo del PP es, en el fondo, síntoma de que esta norma difícilmente solucionará nada.

10 comentarios:

  1. Conchi Ortega

    Con la corrupción que le llega al cuello les importa un pimiento cumplir la ley de los servicios minimos pero hacer el máximo daño les permite hacer creer a los ilusos trabajadores que lo hacen por ellos. En este caso los rehenes son los mismos trabajadores que incumplen por tripas y obligados y queman los contenedores, esto es gamberrismo y un atentado para el resto de ciudadanos que con sus impuestos mantienen el mobiliario urbano. Esto es otra forma de terrorismo pues los sindicatos los tienen amordazados.... Macho, o pagas, o hablo...

    ResponderEliminar
  2. Antonio García Gómez

    35 años después de la promulgación de la Constitución, creo que ya es hora de aprobar una LEY DE HUELGA, tal y como exige el texto constitucional en su art. 28, 2, y poner límite a las extorsiones de los sindicatos y adlateres: pilotos y controladores aéreos, maquinistas y empleados de Renfe, etc.
    Nuestra principal industria es el turismo, por no decir la única, y no podemos dejar que unos desalmados consigan grandes beneficios para ellos, a cambio de no fastidiar la temporada turística o las vacaciones puntuales (navidad, semana santa, etc.) con sus amenazas de huelga, un año si y otro también

    ResponderEliminar
  3. Manuel Algora Corbí ·

    El derecho de huelga es sólo el derecho a no ir a trabajar sin que eso constituya motivo de despido. Todo lo que no sea eso, no es derecho de huelga.

    Y como ese derecho ya está reconocido, no sé qué narices pintan los sindicatos en todo esto. O mejor dicho, lo sabemos demasiado bien...

    El "centrismo sorayiano", pura empanada mental.

    ResponderEliminar
  4. Jose Luis Moreno Bohórquez

    Esta claro que una ley de huelga es necesaria, imprescindible y urgente para regular las huelgas de los servicios públicos. Si una fábrica de rabillos de boina se pone en huelga y no fabrica nada en un mes, al resto de ciudadanos del entorno y de España nos importa una higa, todo queda entre empresario y trabajadores, pero si la huelga es de basura, transportes públicos, Sanidad o Educación, los rehenes somos TODOS los ciudadanos afectados y somos utilizados como proyectiles arrojadizos contra la patronal gestora del servicio público. Con lo cual se está dando el caso en España desde hace muchos años que los únicos que hacen huelga y además tienen éxito con ellas son los que trabajan en los servicios públicos que tienen el PODER OMNIPOTENTE de fastidiar a los ciudadanos sin la más mínima consideración y además con recochineo alegando no sé qué derechos, donde sólo existe caradura y gestión cobarde de los políticos para cortar de forma radical una interrupción de un servicio público. Los servicios públicos nunca deberían ser interrumpidos con motivo de una huelga, el interés GENERAL CIUDADANO está muy por encima de los intereses personales del colectivo de trabajadores públicos.

    ResponderEliminar
  5. Lucas Trado

    NEGOCIAR CON ETA, NEGOCIAR CON LOS SOCIATAS, NEGOCIAR CON LOS NAZIONALISTAS, NEGOCIAR CON LOS SINDICATOS, NEGOCIAR NEGOCIAR NEGOCIAR.
    PARA QUE QUERÍAS ENTONCES LA MAYORÍA ABSOLUTA MARIANO?

    ResponderEliminar
  6. Javf González

    Bastante les preocupa a todos estos vagos mafiosos los trabajadores, los parados, las pensiones y... las personas. "Confunden" esos intereses con sus subvenciones, sus "cursos de formación", sus mojitos, sus cruceros, sus mariscos, sus consejos en las cajas de ahorro y demás latrocinios.

    ResponderEliminar
  7. José Vicente Martínez Giménez

    Pero si la culpa la tienen los sindicatos,por no respetar la ley.Y ademas solo apoyan a los trabajadores que los va a sacar en la tele.

    ResponderEliminar
  8. Antonio Alvarez Victorio

    Esta si que es una Ley que no se puede dialogar con los "agentes sociales", porque si no obedecen las que hay, ¿como van a aprobar una que les impida campar a su libre albedrío?, hay que sacarla por coj......porque los españoles no podemos estar a merced de unos sindicatos que no representan ni al 20% de los trabajadores en activo y encima les pagamos todos para que subsistan y hacen huelgas que,para ayudar a unos, hunden a otros como son el sector servicio por la porquería no retirada y "SEMBRADA", por los piquetes fascistas, que no informativos, impedían el libre comercio porque los establecimientos estaban rodeados de basura y no se podía acceder a ellos, y no decirme que los trabajadores defendían sus derechos, porque mis derechos terminan donde empiezan los de los demás.

    ResponderEliminar
  9. Antonio Alvarez Victorio

    ¡Ah! y el coste del mobiliario destrozado y quemado en las huelgas, que se lo descuenten de una pu... vez a los sindicatos de las subvenciones, y estas que se las quiten ya, el quiera sindicato que lo mantenga con sus cuotas.

    ResponderEliminar
  10. Jose A. Blanco

    Lo escrito es cierto, sabemos que los sindicatos no van a querer pactar, pero este Gobierno está obligado a intentarlo para que los sindicatos no puedan decir que se ha modificado la Ley sin siquiera contar con ellos, cosa que harán de todas formas, pero será mucho menos creible.........

    ResponderEliminar