lunes, 18 de junio de 2012

Elecciones griegas




Hace tan solo unos años unas elecciones en Grecia habrían pasado desapercibidas. Quién nos iba a decir que la unión monetaria europea sería el paisaje perfecto para que se verificara la teoría del dominó, porque resulta que el destino del euro depende de algo que bien podemos calificar de acontecimiento provinciano por excelencia: unas elecciones nacionales. Nunca antes unas elecciones griegas habían suscitado tal expectación en España y toda Europa.

Y es que los griegos han participado en un plebiscito sobre la continuidad del país heleno en el euro y que muchos analistas extendían al futuro mismo de la moneda única. Quien les diría a los firmantes del Tratado de Maastricht que lo que entonces era un hito iba a pender tambaleante de los resultados de unas elecciones en uno de los países con menos población y PIB de la Unión Monetaria. Prueba de que, más allá de la crisis, algo ha fallado en el diseño de un proyecto tan ambicioso.

Los resultados provisionales apuntan a una victoria de la mayoría proeuro de Samaras y la derrota de la coalición de izquierda populista liderada por un iluminado irresponsable que responde al nombre de Tsipras. A estas horas son muchos en todo el mundo los que habrán exhalado un suspiro de alivio, desde la Casa Blanca a La Moncloa, pasando por la cancillería alemana. Pero convendría ser más que prudentes.

Después de que Alemania ya barajara ayer en público un aplazamiento en las condiciones del ajuste,  para hacer pasar mejor el trago de los recortes a la población, el Eurogrupo emitió un comunicado en el que recalca su deseo de que el nuevo Gobierno griego se forme cuanto antes para poder cumplir con los términos del memorándum por el que Atenas recibirá 130.000 millones de euros de ayuda internacional. La tragedia griega parece alejarse.


Los griegos han dicho sí al euro, sí a Alemania, sí a Merkel, sí a la sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor. Lo que se haga ahora con ellos no puede ser solamente darle un par de vueltas más al dogal que han aceptado llevar al cuello y que, con toda seguridad, merecen. Hay que darles algo más. Y la única que puede dárselo es Alemania y demostrarles así que no se equivocaron votando sí al euro. 

Conviene recordar también que los ganadores son los herederos de Karamanlis y quienes inicialmente falsearon las cuentas ante la Unión Europea, ellos son los únicos responsables de las penurias y dificultades a las que ahora  tienen que hacer frente los griegos.  Bienvenida sea la voluntad de permanecer en el euro de Nueva Democracia, ganadora de las elecciones, pero debe ir acompañada de un cambio de actitud que haga creíble el compromiso de los griegos con sus socios europeos. Tratándose de Grecia toda cautela es poca.

8 comentarios:

  1. Martin Sánchez

    Los griegos están hasta el cuello. Los españoles, sólo por las rodillas. Buenos somos nosotros, se lamenta ante las críticas internacionales, para que se nos compare con los del Partenón. El subidón de la Bolsa será flor de unos días. Ilusiones, sí. Alucinaciones, no. La llave, matarile, se llama Alemania. Si los germanos no tiran del carro, más de uno se iba a hartar de lodo. Como la teutona no ponga de su parte lo que ha prometido, la Unión Europea se puede ir a hacer puñetas. Por pasitos, no. De un golpe,

    ResponderEliminar
  2. Casto Pascasio Escolá

    Que contento estoy. Hemos ganado las elecciones griegas. Ahora falta que la Selección gane esta noche. Mañana cuando despertemos ya veremos que nos cuentan para seguir jod.... Pero mañana será otro día. jajajaj

    ResponderEliminar
  3. Antonio José Rebollo Palacios

    Cuando la mentira se institucionaliza,cuando miles de boceros a sueldo,de mercenarios de la pluma hacen apología del engaño,cuando todo el poder mediatico se pone al servicio de sus dueños;el Poder financiero,pués pasa esto que vemos en las portadas de 2 periodicos que otra mentira los situan en distintas ideologías..Xabier u otro que lea esto:!decidme una sola declaración de la izquierda griega donde digan que piensan salirse del euro!,No existe;claro que lo que piden y esto no es de recibo para Europa es una AUDITORIA de la DEUDA.que intuyen como intuye cualquier mortal decente que es una DEUDA ilegítima,una deuda corrupta,una DEUDA que más que deuda es una condena,unas cadenas..tODO ES POSIBLE,SI QUE TE PRESTEN CON INTERESES 100.000 MILLONES DE EUROS ES COMO SI TE TOCA LA LOTERIA;UN TRIÚNFO DE eUROPA;YÁ,te pueden decir y tragarnos lo que quieran...http://www.facebook.com/​photo.php?fbid=147905142011​979&set=a.104984969637330.​4262.100003774817897&type=​1&theater

    ResponderEliminar
  4. Emi Cánovas

    Muy buen artículo!. Y hablamos de la cuna de la democracia, esperemos que todo salga bien para ellos.

    ResponderEliminar
  5. Casto Pascasio Escolá

    LA CAUTELA, DEBE TENERSE CON GRECIA Y ... CON TODOS LOS DEMÁS, SIN EXCEPCIÓN ALGUNA. LOS POLÍTICOS NO SON DE FIAR.

    ResponderEliminar
  6. Gustavo Goldaraecena Aviotti

    ESTABA VISTO AQUI NO IBA A PASAR NADA AHORA A ESPERAR???

    ResponderEliminar
  7. Vulkan

    Bueno, al final los griegos se han asustado y han votado por los que ya estaban antes en el gobierno de coalición. Volvemos, pues, al punto de partida. La UE y Grecia seguirán dando vueltas a la misma noria de los últimos 4 años. Seguimos comprando tiempo.

    ResponderEliminar
  8. yanoexisto

    Los conservadores no han ganado nada, pues no tienen mayoría absoluta.

    La suma de votos de los antieuro es mayor, pero el mecanismo de regalar 50 asientos al partido mayoritario les permite gobernar con los socialistas.

    ¿De verdad creen que pueden imponer reformas a una MAYORÍA real y social en contra?

    Allí pasa como aquí, no es que no comprendan que hay que apretarse el cinturón. Lo que no están dispuestos es a que eso pase sin encarcelar a los culpables y ladrones: los políticos de los dos partidos hegemónicos de los últimos 30 años. Igualito que aquí.

    Señores del PP, o encarcelan y embargan a los subnormales que nos han llevado a la ruina, o vamos a la griega. Administradores de Cajas, gobernadores del Banco de España y concejales de urbanismo de ayuntamientos especuladores.

    Simple y claro.

    ResponderEliminar