sábado, 11 de febrero de 2012

Reforma laboral

Por fin parió el Gobierno la reforma laboral exigida por Bruselas, es decir, por Ángela Merkel. Aunque se ha quedado descafeinada, puede ser un primer paso para desmontar el anquilosamiento de la contratación y la reactivación a medio plazo. En sus líneas generales resultará positiva para reconducir la economía española y preparar el terreno con el fin de crear empleo. Está claro que lo decidido por Rajoy, con la colaboración de Montoro, Guindos y Báñez, les parecerá a algunos claramente insuficiente, mientras que determinadas instancias sindicales, socialistas y comunistas antes de conocer su contenido ya estaban poniendo el grito en la calle y preparan movilizaciones para los próximos días.
Aznar ya demostró en 1.996 lo que se podía hacer y Rajoy lo sabe. Aunque la situación general no es la misma nuestros problemas después del paso de los socialistas en el poder se han vuelto a reproducir.  Bastaría con estimular la creación o mantenimiento de un millón de pequeñas empresas a tres nuevos empleados por barba para que el paro entrara en el camino recto de la recuperación. No es fácil la operación. Pero esa es la fórmula probada ya con éxito y hacia ella se encamina la reforma laboral anunciada que facilita los contratos nuevos abarata el despido e incentiva a los empleadores. Las exigencias sindicales han provocado una buena parte del paro al provocar el cierre de centenares de miles de empresas. El Gobierno, tras el constructivo acuerdo entre las organizaciones patronales y sindicales, se ha esforzado por redondear la reforma laboral con medidas satisfactorias para Europa y convenientes para estimular a las pequeñas y medianas empresa, a los autónomos y emprendedores. Rajoy, Montoro, Guindos y Báñez se han puesto en marcha. Hay que aplaudirles y estimularles porque caminan en la buena dirección. Modernización de la negociación colectiva. A falta de otras medidas ha quedado así:
·         El convenio de empresa será prioritario frente al sectorial, al menos en situaciones de crisis. Se facilita que una empresa se "descuelgue" del convenio sectorial. Las ETT funcionarán como agencias de colocación para facilitar que todos los que puedan colaborar en que la gente encuentre empleo lo hagan.
·         Se mantiene la edad máxima hasta los 30 años (al menos hasta que el desempleo baje de una tasa del 15%) y se permitirá a los trabajadores usarlo para formarse "en la propia empresa". Será una formación dual al estilo de la alemana, según Fátima Báñez.          
·         Una cuenta "similar a la de la Seguridad Social", según la ministra, en la que se reflejara toda la formación que el trabajador recibe durante su vida laboral. Además, el trabajador tendrá derecho a 20 horas de formación al año pagadas por el empresario. Fátima Báñez habla de "un nuevo derecho de los trabajadores".
·         La reforma crea un nuevo contrato indefinido para empresas de menos de 50 trabajadores, con un periodo de prueba de un año y fuertes deducciones, que serán de hasta 3.000 euros para el primer trabajador contratado, si este es menor de 30 años.          
·         Por primera vez el trabajador podrá seguir cobrando el 25% de su prestación por desempleo aunque empiece a trabajar. El empresario tendrá también deducciones importantes, de hasta un 50% de esa prestación que estaba cobrando el trabajador.          
·         Se prohíbe la encadenación de contratos temporales a partir del 31 de diciembre no se podrán encadenar contratos temporales por más de 24 meses.
·         La reforma prevé que empresas y trabajadores puedan modificar de mutuo acuerdo las condiciones de trabajo, incluyendo funciones, horarios y retribución.
·         Para los despidos las causas se hacen más objetivas, se elimina la autorización previa y se regula la extinción de contratos del personal no funcionario del sector público. Las causas objetivas para los despidos serán, según ha afirmado la ministra: "Pérdidas actuales o previstas o disminución persistente de los beneficios o las ventas". Las pérdidas o los malos datos económicos de las empresas se considerarán "persistentes" si se repiten durante tres trimestres.       
·         Será la indemnización máxima serán de 33 días y 24 mensualidades como máximo para las indemnizaciones por despido de los nuevos contratos. Los anteriores a la reforma mantienen sus derechos actuales.
·         Se desvincula el absentismo del trabajador del conjunto de la plantilla. Cada uno será absentista o no según su propio comportamiento y no teniendo en cuenta la media de la empresa.    
Los sindicatos se niegan a que el Gobierno alivie las trabas empresariales que actualmente impiden la contratación de trabajadores. Prefieren que estos sigan desempleados, pero sabiendo que en el caso de que tuvieran trabajo cobrarían una indemnización mayor de la establecida. Solo un cretino puede aceptar el argumento cuando la premisa – el que se produzca su contratación por una empresa-, no va a ocurrir en las circunstancias actuales, pero a un liberado sindical poco le importa que haya millones de españoles sin empleo. Para ellos lo importante es mantener un sistema de relaciones laborales felizmente anclado en el siglo XIX y, sobre todo, que el sindicato siga trincando abundantes subvenciones.
La prueba del algodón v ser cuando tengan que renovarse los contratos de formación de los trabajadores ahora a cargo casi exclusivamente en poder de los sindicatos cuyos fondos constituyen en este momento su principal fuente de financiación, ya que se piensa dar entrada a otras posibilidades. El trinque sindical –y patronal, no lo olvidemos-, que en estos momentos se acerca a los ocho mil millones de euros anuales para la organización de unos cursos absurdos, va a ser reducido también de forma sensible y eso sí que es algo que las fuerzas sindicales no van a tolerar.
En resumen, una reforma con claroscuros. En líneas generales, y a falta de conocer los decisivos detalles de su desarrollo normativo, el mercado laboral español seguirá muy encorsetado en una legislación laboral tremendamente intervencionista –incrementada en alguno de sus puntos por la actual reforma– que, para más inri, seguirá manejada en esencia por jueces activistas y por sindicatos rentistas, pero al menos ganará alguna flexibilidad sobre todo en lo que a negociación colectiva se refiere.
De las tres grandes reformas, esta puede que sea la única salvable: después de un ajuste presupuestario calamitoso y de un saneamiento financiero sin sustancia alguna, al menos el PP no ha seguido sorprendiéndonos negativamente. Cuestión distinta, claro está, es que tales parchecitos sean suficientes para reordenar un mercado laboral español totalmente desestructurado y que pedía a gritos una liberalización de verdad.

7 comentarios:

  1. Josemaria de Andres

    Muy claro, Xavier

    ResponderEliminar
  2. ignalade

    Todo muy bonito, triunfalista y fantástico... en realidad un parche.
    ¿¿Alguien ha pensado que para que un empresario contrate a un trabajador, aunque lo pueda despedir gratis, ha de pagarle un sueldo mensual y tributar por él a hacienda, pero para ello ha de tener TRABAJO, PROYECTOS, FINANCIACIÓN, RECURSOS, ETC... que es de lo que nadie se preocupa...??
    Mientras el terrorismo económico que ejerce el estado sobre el empresario y el trabajador siga existiendo, mientras se siga dando dinero de todos a los bancos mientras se saquean a impuestos a las empresas, mientras haya que seguir manteniendo a toda esta casta de parásitos, de despilfarradores y vividores del pesebre, todo esto vale para muy poco... empezando por disminuir los derechos de los trabajadores para empezar... y sin ayuda real para el empresario.
    ERRADICACIÓN TOTAL DEL SISTEMA AUTONÓMICO YA.
    UNA JUSTICIA REAL Y LIBRE DE LAS GARRAS POLÍTICAS YA.
    Todo lo demás son brindis al sol o simplemente parches para prolongar la agonía de una muerte anunciada.

    ResponderEliminar
  3. prusadir

    No olvudaremos lo inolvidable. Esta visto que nunca llueve a gusto de todos, pero lo que me llama mas la atencion es que los que saben de ECONOMIA en la mayoria de los casos ven la medida como acertada ¿acaso estan todos equivocdados?.
    Lo ideal seria que DESAPARECIERAN, sobre todo, el dinero que reciben sindicatos y patronal. Somos el pais de las subvenciones.
    Quien quiera hacen una pelicula que la haga, pero CON SU DINERO, no se pueden subencionar bodrios que no ven nadie.
    En Nueva York existe el teatro hispano que lo negocian entre los actores y demas componentes. ELLOS se tienen que buscar la vida, buscan actuaciones fuera, en otros Estados, la unica ayuda que tienen es de CIUDADANOS que donan cantidades de dinero, de los cuales tienen un bonificación en los impuestos. Ademas todo CLARO en la publicad de la obra, ademas de la reseña y los actores, está la relacion de los ciudadanos que aportan dinero y la cantidad.
    Por cierto, los actores, -conozcan alguno de ellos- tienen un sueldo como cualquier trabajador y son tan felices..... los ciuadanos mas, al ver que sus impuestos no van a parar a quien vive de ellos.

    ResponderEliminar
  4. digno

    esta norma no crea empleo, solo pretende rodar los axistentes, es una verdadera chapuza que no aporta nada nuevo salvo inestabilidad en el trabajo , que se traducira en menos gasto y por ende menos economia.
    La medida para los directivos de los bancos solo es populismo barato, hecha la ley , hecha la trampa, ahora se subiran los sueldos y las dietas para un por si acaso, cada dia me acuerdo mas de la revolucion francesa, ¿para cuando?

    ResponderEliminar
  5. catonio

    Me he quedado más frío que una llave. Resulta que se recompensará la contratación de personas jovenes, y si son mujeres tendrán más ventajas, y mi mujer y yó somos parados de más de 40 años con nuestras carreras técnicas respectivas.
    Estamos bién jodidos con los demagogos de turno, no nos van a contratar ni para limpiar portales.
    Si alguien lee este comentario se podrá imaginar lo que me parece la reforma.

    ResponderEliminar
  6. Tomas Salinas

    Reforma laboral, capítulo I.
    Toca reforma laboral. Como el texto publicado en el BOE es una lápida pesada y engorrosa, me he dicho; “Mira, ya que es fin de semana y no tengo un euro para gastarme, qué mejor que entretenerme un rato y destripar con cariño y cuidado lo que desde el Gobierno me regalan”. Dicho y hecho, y no es tarea fácil, vive Dios, que estoy para cortarme las venas por fascículos por el tamaño del continente y por lo doloroso del contenido.
    Si me permitís lo voy a contar por partes, que de tirón como que pierde esencia, y son muchos y variopintos los detalles en los que solazarse. Así cada uno sabrá, cuando Méndez y Toxo (vaya par de gemelos) salgan en la tele y llamen a las barricadas, si tienen que acordarse de lo placenteramente que retozaban los dos a la par que permitían la sodomía masiva a que los Zapatero´s boys sometieron a los españoles, si tienen que recordar lo bien que actualmente viven el de los relojes y el del ático de VPO y lo mal que lo hacemos el resto, si hay que tirarse a la calle pasando, hasta donde uno se apoya cuando se sienta, de ambos impresentables, si hay que acudir a la llamada del rey león y su hiena de compañía, dilatar la yugular a voluntad y alistarse para luchar en el frente popular o si bien no hay otra que tragarse el polvorón sin catar agua. Vamos, que es casi mejor pegarse un tiro y acabar por la vía rápida, salvo que, invadido por la cordura, decidas olvidar las siglas y acordarte de la madre que parió a más de uno. Yo me declino por esto último; voy a conseguir lo mismo, o sea, nada, pero me quedo más a gusto. Placeres pequeños para saciar un poco el apetito.
    Bueno, empiezo ya, que para luego es tarde. A ver, el capítulo I, el de medidas para favorecer la empleabilidad de los trabajadores. Dedica su primera parte a las empresas de trabajo temporal… Sí, ¿no te suenan?... Esas que te contratan y luego te ceden para que curres en otro lado, quedándose una parte de lo que tú ganas. ..Qué sí, que son esas que hacen de INEM o SERVEF o como se llame la oficina de empleo de tu comunidad… Sí... ¿Ya caes?... Pues eso. Un buen cacho de un capítulo para ellas. Intermediarios que suplen a las administraciones ante la incapacidad de las mismas para encontrarte trabajo. Vamos, como invitarte a una paella que luego tienes que hacerte tú mismo.
    En este punto la reforma es una orgía, un frenesí. Cambian un artículo del estatuto de los Trabajadores, redefinen las ETT para evitar competencias desleales, les avisan de que como se desmanden y no cumplan con su cometido las empapelan y terminan por invitar al que quiera echar una mano a que monte una y se gane el pan con el sudor ajeno. Un grito de socorro. Para perder el sentido.
    Ahora es cuando voy yo y me pregunto qué pintan entonces las oficinas de empleo de las distintas administraciones públicas. Y como soy un ingenuo, me digo que ya que existen, por qué no se les da la operatividad que merecen…¡Ah!... Que sólo son para que cinco millones y medio de desgraciados fichen y les deriven a cursillos sobre cómo rellenar currículos de concurso cuyo único destino es que se queden ahí, archivados para la posteridad, como testamentos manuscritos de la muerte del sistema.
    De momento, me siento decepcionado, pues lo leído es como rellenar un pollo con carne de pollo, una tremenda estupidez. Espero que en la próxima entrega haya algo más susceptible de meter mano…A ver qué viene ahora…La formación profesional y tal y tal... Vale, insinúa juerga. Me la dejo para dentro de un rato.. Ahora voy a hacerme un Kit Kat, que nada más empezar ya se me sublevan las neuronas. Será la edad.

    ResponderEliminar
  7. Luna de Hekate

    Mas bien ha sido un aborto.Interrupcion voluntaria del futuro de los españoles ..para tener via libre para realizarse en sus labores del poder los de la CASTA

    ResponderEliminar