jueves, 23 de febrero de 2012

De respeto, poquito

Ayer la sesión parlamentaria se convirtió en un toma y daca entre el PSOE y PP por los hechos de Valencia llegando la portavoz del grupo parlamentario socialista, Soraya Rodríguez, ha comparecido el miércoles en el Congreso para exigir al Gobierno una disculpa por las palabras del ministro de Cultura Wert, que les dijo que ellos  afirmó que los socialistas parecen ponerse "del lado de las protestas violentas" y solo miraban a una parte de los incidentes, mientras los colegas de Valencia estaban  alentando a una de las partes en conflicto. No es una opinión la del ministro sino una constatación de la realidad. La televisión es testigo que mientras el PSOE organiza las algaradas en Valencia luego pide explicaciones en Madrid.
Luego vino Pajín, la inefable ex ministra que dijo que "ustedes vuelven al Gobierno y vuelve la represión brutal de la Policía" a la que el gobierno se calló prudentemente la respuesta que era esta “cuando el PSOE está en la oposición hay algaradas en las calles con las que pretenden obtener a través de los desmanes el poder que han perdido en las urnas”. Lo han hecho siempre.
La propia Soraya Rodríguez acusó al Gobierno de "reprimir de forma desproporcionada" a los manifestantes, mientras que otro diputado les acusó de "insultar" a los "estudiantes apaleados" y una tercera les acusó de "represiones". Por su parte, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, ha reclamado una rectificación formal al ministro de Educación, José Ignacio Wert. Solo hay que ver las imágenes en poder del juez para comprobar quienes se excedieron. A solo dos meses de ayuno de poder, los socialistas ya están con el mono de poder y mamandurria.
En Valencia han ocurrido unos incidentes de importancia ínfima y la mayoría de los contusionados son policías en cumplimiento de la ley y ya tenemos a todo el gallinero alborotado: los unos, carroñeros de profesión y negocio, se ensañan con la pitanza; los otros, para socavar al partido en el gobierno al que no han podido derrotar en las elecciones; una mayoría, eternos espectadores, se rasga las vestiduras y quiere sentirse segura, pero sin que se haga nada para conseguirlo. Los datos objetivos están claros: PSOE e IU y sus cómplices los sindicatos "de clase", más los gamberros antisistema que han perdido las elecciones hace muy poquito, quieren invalidar a todo trapo el peso político de lo ocurrido el 20 de noviembre. A los socialistas, después de saquear el pais los últimos años, de respeto, poquito.

3 comentarios:

  1. Belén López

    Al final todos en el mismo saco, qué pena!!

    ResponderEliminar
  2. Carlos Charly Romero Garcia

    asi no salimos adelante ¡¡¡ con cortes de trafico y aumentando la ocasion para q grupos violentos campen a sus anchas por la ciudad,,,,,,,,,,,,niños a estudiar y mayoresa currar y crear riqueza¡¡¡¡ para poder pagar y tener beneficios social...es,,,,con revueltas iremos a peor,,,pero eso es lo que quiere la izquierda ,,manipular y utilizar todo por su malperder en unas elecciones democraticas q han perdido con creces¡¡¡¡ MANIPULADORES SINVERGUENZAS,,,,,,,,LA PAJIN,,LA MONICA OLTRA,,EL ALARTE,,,ETCETCETC

    ResponderEliminar
  3. Goliath Elías Alvarez Perez

    Estuvo genial el ministro, le dió en toda la línea de flotación y con la VERDAD por delante, eso es loq ue les desestabiliza, que se utilicen argumentos y verdades contra sus infamias.

    ResponderEliminar