jueves, 16 de febrero de 2012

De la algarada al Consejo de administración

Un ejemplo de la doble vida que llevan los dirigentes sindicales es el de José Ricardo Martínez Castro, el segundo de Cándido Méndez, en la UGT de Madrid. Los insultos de este líder sindical han sido ya noticia en numerosas ocasiones y no ha tenido ningún problema en hacer lo contrario a lo que predica. Ayer mismo aún apareció ante las cámaras de TV bramando contra Esperanza Aguirre  diciendo que “Vamos a tomar lo que es nuestro, la calle” por la reforma laboral propuesta por el PP.  José Ricardo Martínez, ha vuelto, una vez más, a recurrir al insulto y a la coacción contra todos aquellos que no comulgan con sus postulados. Y Esperanza Aguirre se ha convertido de nuevo en su principal objetivo. Aprovechando el anuncio de la Reforma Laboral ha amenazado con una huelga general y ha dicho que la presidenta de la Comunidad de Madrid es una "reliquia cañí del tardofranquismo".
Este señor ya se había destacado en su radicalidad la huelga de los profesores de secundaria. Resulta que lleva una doble vida. Cuando sale de su casa no se sabe tiene que decidir si se pone el traje de alpaca y la corbata o el pantalón de pana y la camisa a cuadros según sea el programa del día.
Tras dejar a sus hijos en su colegio de pago, Martínez agarraba una pancarta y ha participado en «cadenas humanas» –bajo el lema «Escuela pública de todos para todos»– en contra de la política educativa de Esperanza Aguirre. Martínez ha sido uno de los promotores de la huelga, que ha dejado sin clase durante bastantes dias a más de 400.000 estudiantes; unos paros que sin embargo no han afectado a sus hijos, ya que los docentes del Colegio Arturo Soria no estaban llamados a secundarla por ser un centro de pago.
José Ricardo Martínez, veterano sindicalista y mano derecha de Cándido Méndez, lejos de apostar por uno de los centros públicos de la Comunidad de Madrid, tiene escolarizados a sus hijos en el Colegio Arturo Soria de la capital; un centro que tal y como se presenta en su página web es un «colegio privado, de educación mixta y no confesional». Es más, el centro elegido por Martínez para sus hijos, está situado en el elitista barrio del mismo nombre y por él los padres pagan 398 euros mensuales en el caso de los más pequeños y 440 en Secundaria.
En concreto, el colegio de los hijos del líder de UGT es una Sociedad Cooperativa sin ánimo de lucro, financiada gracias a las cuotas de los padres de los alumnos. El Arturo Soria fue el primero de España en obtener en 1998 el Certificado de Calidad con la agencia AENOR; el 100% de sus alumnos aprobaron Selectividad el pasado curso y su oferta educativa incluye un departamento de enseñanza artística especializada, inglés desde Infantil, y francés o alemán desde los doce años. Sus instalaciones cuentan con tres laboratorios,  gimnasio, tatami, tres comedores, a razón de 121 euros por alumno.
Este señor que ya estaba en el consejo de administración de Caja Madrid desde 2009 es el cabecilla de UGT en Madrid y quien saca a la calle a los piquetes que destrozan las cerraduras y agrden a los trabajadores y le monta toda clase de esperpentos a Esperanza Aguirre como la la huelga del metro, la reciente de los profesores o ahora que amenaza ahora salir a la calle por la reforma laboral.
Resulta que ayer mismo fue ratificado por Rodrigo Rato como consejero de Bankia con una retribución aproximada de 180.000 Euros anualesunicamente por parte de esta entidad… ¿No se había acabado la politización de las cajas?... Parece que el Sr Martinez al conocer la noticia de su ratificación  se ha apresurado a borrar de Google cualquier información sobre sus dilatadas actividades sindicales.

Probablemente en cuando termine su jornada el Sr. Martinez seguirá frecuentando los restaurantes de lujo de Madrid (Le encanta el del Villamagna) para comentar la jugada con sus colegas sindicalistas.

11 comentarios:

  1. Rosa Maria Vincent Badal

    son unos caraduras, mucho papelón de cara a la galería y para que la masa les apluda ya que los engañan muy bien, y a ellos lo que les gusta es llevar a sus hijos a collegios privados y vivir de la manera que critican, pero en el fondo es lo que les gusta.

    ResponderEliminar
  2. Enrique Suárez

    Pues con el nivel cultural que va alcanzando el país ... lo que tendríamos que hacer es una ley contra el maltrato de los políticos, de violencia de clase política contra los ciudadanos

    ResponderEliminar
  3. Fuencisla Gasset Lázaro

    El día que haya un tío con los ...... bien puestos, a estos mamarrachos les quitaba las subvenciones de cuajo y que les mantengan sus afiliados. No si España siempre ha sido diferente!

    ResponderEliminar
  4. Edwardo Marinas

    y como él miles. Asi se aganta este sistema de mielda. Y que podemos hacer? Suerte que el 21-12 esta cerca haber si las vivraciones cosmicas acaban con esta clase de valores.

    ResponderEliminar
  5. Lo que tendrían que hacer todos los impositores de Bankia, que no estén atados por una hipoteca, sería poner a Rodrigo Rato la condición de "expulsión inmediata", si no, dentro de un mes, retirar todos los fondos de esta Entidad, que hemos financiado con fondos públicos por su situación económica, y no puede permitirse el lujo, con el dinero de los impositores (te cobran hasta por tenerlo allí) Pagar estas burradas a consejeros cerriles, especialista en Renfe ¿Cuántos años lleva sin currar, como liberado?. Si le retirasemos unos miles de millones de los depósitos de Bankia, pienso que Rato le mandaría a donde el mandó a MAFO, "a su puta casa".

    ResponderEliminar
  6. Ya nadie cree en tanto aprovechado ni en tanto venado tumbado y adormecido. Los sindicatos de clase son hoy una rémora para la sociedad, un atraso de cara al progreso, una sinrazón, un núcleo de ‘burdeles’ fiesteros y enquistados y, lo que es más grave, un nido de ‘comadrejas’ vividoras a costa del erario público, que han despilfarrado más de mil millones de euros en cuatro años, procedentes de los Presupuestos Generales del Estado. Millones que ha entregado a cuenta el Gobierno socialista para atarles cortos y comprarlos de cara a revueltas y manifestaciones. Hoy, con un Gobierno de derechas, los sindicatos obreros están obligados a pagar al PSOE, tomar la calle, incendiarla si es necesario y seguir engañando al trabajador y al parado.

    ResponderEliminar
  7. Los trabajadores lo que quieren es salir adelante y no sufrir más por culpa del socialismo aterciopelado y del sindicalismo decimonónico y atrofiado. La pena es que hasta el aturdido y cavernario, Pérez Rubalcaba, esté en la misma línea. ¡Qué suerte que el pueblo haya vuelto la espalda al PSOE y a UGT! Era demasiado el daño que estaban haciendo a todo lo que tocaban y en todo lo que intervenían.

    La sociedad ha aprendido a trabajar, en vez de echarse zancadillas a sí misma. La madurez ha llegado a los trabajadores y a los empleadores, mientras los sindicatos de clase mantienen su inmadurez, su actitud de latrocinio y componenda (piensen en el aprovechado mandado e insultador de UGT, José Ricardo), su dejadez y el afán de vivir a costa de quien trabaja. Pero eso se ha acabado. Los sindicatos obreros de clase ya han empezado a pagar.

    No tardando, el reloj del tiempo y de la razón acabará por atropellar y destrozar al trasnochado sindicalismo vertical unificado que aún dice sentirse obrero y de clase. Ya decía Victorio Grassman que “el teatro no se hace para contar las cosas sino para cambiarlas”.

    ResponderEliminar
  8. Daniel Martín López

    Cuantos mas insultos digan estos sujetos, mejor. Esperanza Aguirre esta acertando de pleno.

    ResponderEliminar