viernes, 3 de febrero de 2012

La reforma financiera

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, antes de comenzar la rueda de prensa.
Luis de Guindos se ha presentado este jueves ante la prensa con un semblante alegre y una actitud optimista. Pese a la importancia de una cita que marcará su presencia en el Ministerio de Economía y Competitividad, el madrileño se ha mostrado confiado en que la reforma del sistema financiero que el Gobierno aprobará mañana en el Consejo de Ministros sentará las bases para la recuperación de la economía española.
Éstas han sido sus frases más destacadas:
•"La reforma pretende crear entidades viables y generar un saneamiento rápido".
•"Las entidades sujetas al proceso de fusión tendrán régimen especial. Tendrán dos ejercicios para hacer las provisiones específicas y todo lo contado anteriormente".
•"Las fusiones deberán ser a través de fórmulas societarias".
•"En estos casos, el Frob si es necesario que intervenga, lo hará a través de bonos convertibles en vigentes".
•"Lo que se pretende es dar confianza al proceso de consolidación. El modelo lo que pretende es que pervivan entidades viables. Uno de los aspectos fundamentales es mantener el Gobierno corporativo".
•"Éstas medidas facilitarán la salida de los pisos al mercado sin incidencia en las cuentas públicas. La reforma financiera traerá pisos a precios reducidos".
•"La banca deberá sanear su riesgo inmobiliario de una sola vez".
•"El Gobierno pondrá muchísima atención en los planes de saneamiento y en los gobiernos corporativos".
•"No hay cifras mágicas, buscamos entidades más eficientes y saneadas".
•"El número de entidades resultantes va a garantizar la competencia".
•"Ahora hay entidades que no tienen capacidad de competir. El número de entidades no garantiza la competencia".
•"Es un paso importante".
Las medidas de saneamiento y ordenación del sistema financiero presentadas este jueves por el ministro de Economía apuntan la dirección correcta, aunque no signifiquen, en rigor, una novedad con respecto a lo que el sector ya ha empezado a hacer por sí mismo: aflorar sus activos inmobiliarios ocultos y compactarse mediante un ciclo de fusiones. Lo que hace el Gobierno es acelerar el proceso de racionalización de la banca española, poniendo plazos y empujando a las entidades a mostrar sus activos inmobiliarios en su valoración de mercado y a fusionarse como condición para acceder al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).
A corto plazo, el aumento de las provisiones, por valor de 50.000 millones de euros, supondrá una fuerte restricción del crédito a los hogares y las empresas, agudizando las condiciones de la recesión. Pero no hay alternativa a esta reforma acelerada del sistema bancario, si se quiere que España vuelva a ser una economía segura en la que invertir y a la que prestar dinero.
Las medidas de saneamiento obligarán a bancos y cajas a cubrir con 50.000 millones de euros sus activos ligados al crédito promotor, un volumen de inversiones en suelo, viviendas en construcción y viviendas terminadas cuyo valor total asciende a 323.000 millones de euros, de los cuales 175.000 millones son en suelo y viviendas sin terminar, es decir, activos calificados como problemáticos, y otros 148.000 están invertidos en viviendas acabadas, es decir, activos no problemáticos. El Gobierno obligará a las entidades a cubrir con provisiones adicionales y colchón de capital  el 80 por ciento del valor del suelo, desde el 31 por ciento actual; el 65 por ciento del valor de las promociones inmobiliarias en curso, desde el 27 por ciento actual; y el 35 por ciento del valor de las viviendas construidas, desde el 25 por ciento actual.
Hay dudas razonables de que estas tasas de cobertura sean suficientes, particularmente en el caso del 35 por ciento para las promociones ya terminadas, pero parece claro que el aumento de las provisiones es indispensable para que los bancos asuman en su cuenta de resultados el valor real de sus activos inmobiliarios.
La otra gran medida anunciada por el ministro se refiere al plazo de cuatro meses dado a las entidades para que culminen el proceso de fusiones. Está claro que muchas entidades no aguantarán después de cubrir el valor de sus activos en el ladrillo con las nuevas provisiones exigidas por el Gobierno. El sentido del plazo para las fusiones es empujar a bancos y cajas a hacerlo cuanto antes. "Besar el sapo", llamaba Mark Twain a la primera tarea que realizaba cada día, que siempre era la más desagradable. El trago del ajuste bancario será amargo para todos, y cuanto antes se pase, antes volverá el crédito a la economía. Esta parece ser la receta que está detrás del plan del señor De Guindos. Nada que objetar.
(LD)

4 comentarios:

  1. Fina Ors

    Muy buena la decisión de Guindos y de Mariano Rajoy, no es buena el nombramiento de su numero 2, lo siento en eso no estoy de acuerdo es socialista, pero bueno si que es cierto que la Ley del Ladrillo bienes inmovilizados que adquieren por ...no poder pagar, los bancos no necesitan esos bienes inmovilizados no dan el producto y el dinero no se mueve,pero tenemos que pararnos a pensar que los trabajadores sin trabajo como van a poder comprar esos pisos, primero crea empleo y luego soluciones, estamos en lo mismo lo siento mas real que la vida misma.

    ResponderEliminar
  2. Rosa Maria Vincent Badal

    Ya es algo que se vea trabajar al Gobierno, con medidas que a lo mejor son algo duras, pero hay que empezar a hacer algo. Lo pero es que a los que solo han hecho que llevarselo para ellos mismos estan tan frescos por la calle con un buen pu...esto, con una pensión y algunos hasta con una medalla. Y luego va la señora postulanta a secretaria General del PSOE y se permite dice que cree en Griñán y se pone a su lado, cuando se esta sabiendo lo que hay detrás de la Junta de Andalucia.

    ResponderEliminar
  3. Juana Garcia Martinez

    no creo que estas medidas no solucionen los problemas de paro ,ni den creditos ,hablan de millones de euros como algo trivial y a la mayoria de españoles nos sobra mes

    ResponderEliminar
  4. anabel

    EN NOVACAIXA GALICIA, una entidad que hemos rescatado todos, su principal cerebro CASTELLANOS, antes de demostrar nada, se puso un sueldo de 900.000 euros, el vicepresidente de 800.000 y los amiguetes de la cupula directiva por encima de 500.000. ¡Que poca verguenza tienen! Si el presidente del gobierno gana 100.000 euros, estos tipos mientras no demuestren lo contrario que ganen lo mismo y el dia que lo demuestren allá ellos y sus accionistas

    ResponderEliminar