viernes, 6 de enero de 2012

Milongas


El Consejo de Ministros se reunió este jueves, pero increíblemente no tomó ninguna decisión y dedicó toda la jornada a estudiar propuestas e informes. La falta de concreción de las medidas se materializó en una batería de propuestas en “análisis y estudio” y en la presentación del  “futuro” plan de control del fraude.

La rueda de prensa de Soraya Saenz de Santamaria ha sido una total decepción ya que los acuerdos del Consejo de Ministros se han limitado a un contraproducente anuncio de intenciones que va a restar el efecto sorpresa necesario para lo que es necesario hacer, salvo un tímido anuncio de persecución del fraude fiscal con unas metas claramente insuficientes ya que habla de recuperar solo 9.000 de los 200.000 millones que según Hacienda se defraudan cada año, lo que denotan complejos y falta de ambición para este asunto. Junto a este plan de vigilancia contra el fraude, el Gobierno ha simplemente anunciado el inicio de una serie de consultas destinadas a redimensionar el sector público.

La contundencia con que se abordó la subida de impuestos no ha sido utilizada, en cambio, para cortar de raíz el extraordinariamente frondoso entramado empresarial creado por todas las Administraciones, en especial las autonómicas, lo que nuevamente supone una decepción para los ciudadanos que esperaban de este segundo Consejo de Ministros, después del inesperado hachazo fiscal, medidas mucho más directas para reducir el asfixiante gasto público. La falta de medidas concretas contra asfixiante gasto público supone una decepción para los ciudadanos que esperaban de este segundo Consejo de Ministros, después del inesperado hachazo fiscal la falta de medidas mucho más directas y contundentes para atajar el gasto público, al menos desmantelando todas aquellas empresas publicas fantasmas que no sirven para nada y fueron creadas  exclusivamente para esconder el déficit de las distintas administraciones
Mucho más importante que el incremento puntual de la recaudación anunciada la semana pasada es la puesta en marcha de un proceso acelerado de adelgazamiento del sector público con medidas que ahora ya no podrán valerse de del factor sorpresa y mientras todo ello va a estar empantanado en consultas, informes, reuniones se dará lugar para que los culpables y presuntos afectados por la remodelación de la administración se encastillen en contra de las intenciones de un gobierno que ya ha enseñado su proyecto de aprobar previamente los presupuesto autonómicos sin haber dado un hachazo contundente, ni siquiera haberlo comunicado directamente a los interesados que van a ser los acérrimos adversarios a sus planes de controlar los gastos de sus respectivos territorios. Las reacciones de Artur Mas y Patxi Lopez saliendo a defender su soberanía sobre este asunto son clarificadoras.
La bolsa no ha tardado en reflejar su decepción, y el Ibex ha bajado de forma espectacular con la prima de riesgo que ha vuelto a los niveles de peligrosidad de la era Zapateril cuando se decía mucho y no se hacia nada. Otra decepción ha sido la intención de Rajoy  de no comparecer ante la opinión pública al menos hasta febrero y la falta de pedagogía de este gobierno sobre lo que se pretende realmente hacer, cosa que esta poniendo nerviosa a la población… y a Bruselas.

6 comentarios:

  1. Miguel Fernández

    Pues sí. Me llamó la atención que, tras una reunión del Consejo de Ministros, el anuncio de lo tratado en esa reunión no es sobre disposiciones a publicar en el BOE, sino de opiniones de cafetería.

    ResponderEliminar
  2. Enrique Porfirio Pascual Surra

    Ese es el problema de nuestra España,el gobierno dejaba gastar y gastar a todas las comunidades,sean de un partido o de otro,y esta es el resultado,estamos hasta el cuello y como siempre quien lo paga somos nosotros.Muchos de nosotros pedimos justicia,que no la hay,y primero a nuestro expresidente, que como no tenia bastante le han colocado un despacho no se donde para poder cobrar unos miles de euros mas.Es de verguenza de ver como estamos los españoles y los expresidentes y simpatizantes a saco.Y SIN VERGUENZA DE NADA.

    ResponderEliminar
  3. B612

    La decepción es generalizada. Y se confirma su alejamiento de la realidad. Lo más benévolo que se puede decir de ellos es que no se percatan.

    Gente viejísima, del aparato, del partido, responsables de bancos quebrados (De Guindo), que han vivido en el partido y no en la realidad toda su vida después de aprobar las oposiciones y que NO HAN SIDO SUJETOS PASIVOS y sufridores de las múltiples administraciones públicas, del albur de funcionarios y concejales de urbanismo, y de todo lo que sufre el empresario de a pie.

    Marianito no ha seguido el ejemplo de las reducciones drásticas que impulsó en Baleares, J.Ramón Bauzá, recortando en más de 850 Mio. euros en un año, dedicando el 2012 a quitarse de encima "pólizas de crédito" bancarias y poner orden en el caos, y QUITANDO al 100% subvencioens a sindicatos y partidos polítcos: ya está bien hombre, ya éstá bien.

    Cuando Marianito dice que reduce un "20%" las subvenciones a sindicatos y partidos, dan ganas de dejar de leer. No ha captado que hay de malo con tales repartos y enjuagues de dinero público, prohibidos y perseguidos en países más desarrollados, donde es simplemente incomprensible que partidos o sindicatos socialistas se financien coactivamente con el dinero de los contribuyentes.

    ¿Cómo puede criticar a los politicos o a los puestos por los politicos que se ponen sueldazos y pensiones de locos en las cajas políticas de ahorro, si ellos siguen autorepartiéndose dinero público para partidos, sindicatos, patronales, y asociaciones amigas?

    La opinión de los empresarios que se baten el cobre de verdad, no de las empresas semi-reguladas o con pérdidas socializadas, es lo que tendrían que haber escuchado.

    Luego lee uno lo de las súbidas masivas de impuestos, cuando hay muchos millones en la CUERDA FLOJA y con cera para pocos meses, y que la SUPERMASIVA administración ni la toca: no renovará plazas , simplemente.

    Nada de eliminar aeropuertos, AVe's, universidades públicas en cada provincia, televisiones públicas por doquier (que sin subvenciones no existirían porque sus servicios no los piden-consumen los ciudadanos). Nada de nada, casí podemos decir que más de lo mismo. Gran decepción.

    Era al revés: REDUCIR impuestos, para recaudar más.

    ResponderEliminar
  4. Cuto Calleja

    Lo cual explica el aumento del déficit que dice el gobierno que se han "encontrado"... y que dicen que no "conocían"...

    ResponderEliminar
  5. bremon

    A veces nos da la impresión, según comentarios, que todo es error en el Gobierno.
    ¿Tan inútiles son los actuales Ministros? ¿En la taberna, de cada uno, esto lo resolveríamos en dos días?
    Además de ese-8 maléfico, es que Europa nos exigía, sí, o sí casi en el acto.
    Se hizo por lo que era más rápido, y Europa dijo: bien, adelante.
    ¿Solo se van a quedar en eso? ¿NI los cien días....)¿Todo va a quedar en las manos de los de ahora?
    Demos un poquito de tiempo. Habrá reformas en todo aunque no a todos les guste, a unos por unas razones y a otros por las contrarias.
    Son necesarias las críticas, pero no las derrotista a las que nos arrastran los causantes de esta debacle.

    España está,no enferma, sino ya en estado comatoso.
    ¿Debe Rahoy hablar ya y sin demora? ¿Si aún no tienen sus Ministerios completos? Creo es más prudente recopilar la información y no verse obligado a decir "digo" donde dije "Diego".
    La mayoría del pueblo sigue creyendo en este Gobierno.

    ResponderEliminar
  6. Pedro Moya

    Quienes hemos criticado de manera harto frecuente las subidas de impuestos no vamos a cambiar ahora nuestra posición al respecto, desde luego. Pero cabe confiar en que, tal y como se nos ha anunciado, se trate de una medida estrictamente temporal, de una duración limitada a dos años; y también en que, además, y con el fin de pese a todo reactivar la economía y propiciar la creación de empleo, se lleven a cabo de forma inmediata esas reformas estructurales y liberalizadoras tan necesarias y urgentes. Próxima parada: el mercado laboral, cuya flexibilización resulta imprescindible para aspirar a reducir las escandalosas cifras de desempleo que soporta nuestra economía. Y, por supuesto, esperemos que esas bonificaciones fiscales recogidas en el programa electoral del PP, y dirigidas a las pequeñas y medianas empresas, lleguen a aplicarse lo más pronto posible.

    ResponderEliminar