martes, 10 de enero de 2012

Es posible

De nuevo, Esperanza Aguirre se ha puesto a la cabeza de los líderes populares y el Gobierno de la Comunidad de Madrid ha anunciado esta mañana que está estudiando una posible rebaja en el tramo autonómico del IRPF para este mismo año. El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha anunciado que está estudiando una posible rebaja en el tramo autonómico del IRPF para este mismo año. Y tomará una decisión valiente que cuestiona el pensamiento único intervencionista según el cual sólo mediante una subida de impuestos es posible cerrar el agujero presupuestario.
Aguirre se comprometió al acceder a la presidencia autonómica a no subir impuestos (algo casi inédito en la política española) y ha mantenido su palabra. Además, la presidenta no se ha conformado con no aumentar los tributos y los ha bajado siempre que ha podido: su Gobierno, por ejemplo, fue el primero en eliminar el Impuesto de Sucesiones en el seno de las familias y Madrid es la comunidad con el tramo autonómico del IRPF más reducido, incluso antes de que se concrete la rebaja anunciada este lunes.
Desde aquel momento que Aguirre se embarcó en una política de contención del gasto público se ha logrado que, en estos momentos, Madrid sea la región española con unas cuentas públicas más saneadas (con casi cinco puntos de deuda por debajo de la media). Que la Comunidad de Madrid es con mucho la Autonomía que ha crecido en estos últimos tiempos es algo indudable consiguiendo bajar el déficit hasta menos del 1% y mientras las demás autonomías metidas en temas de corrupción, partidarios, identidarios y todos ellos con delirios de grandeza no hacen mas que hundirse dia a dia en la miseria.
Por otro lado, la política de Aguirre se ha caracterizado por las medidas liberalizadoras, que hacen de Madrid la región de España donde menos trabas hay para abrir un negocio, donde más fácil es comenzar una aventura empresarial y donde menos burocracia han de enfrentar aquellos que quieran crear riqueza desde el sector privado. Todo esto ha tenido sus lógicas consecuencias y la región se ha mantenido a la cabeza de España en términos de empleo y de crecimiento. La comparación con otras comunidades, como Cataluña, demuestra día a día que no es lo mismo una política económica que otra y que las recetas liberales no sólo son más justas, porque fomentan el trabajo y reconocen el esfuerzo, sino también mucho más eficientes.
Mariano Rajoy tiene razón cuando afirma que reducir el déficit público, contener la deuda y cumplir con las obligaciones contraídas con la UE son los principales retos a los que debe hacer frente la economía española y la primera tarea a la que debe aplicarse el Gobierno. Lo que no está tan claro es que las recetas anunciadas hasta ahora, que incluyen una de las mayores subidas de impuestos de la historia de la democracia, sean la mejor solución para aquellos males. De hecho, el nuevo presidente tiene muy cerca el mejor ejemplo de que es posible enfrentarse a la caótica herencia económica del zapaterismo, sin necesidad de subir impuestos, creando empleo y crecimiento.

6 comentarios:

  1. viator

    El tema es que Madrid está bien fiscalizado desde que ella gobierna, y España está como está desde que llegaron los vándalos. Seguro que si nunca hubieran pasado por España, seguiríamos siendo el motor europeo y no harían falta todos estos sacrificios. Tratemos de buscar la objetividad. Saludos

    ResponderEliminar
  2. carmench

    Muy bien por Doña Esperanza,no hay que sangrar a las clases medias que demasiados impuestos pagamos sin la última subida , no hay derecho tener que trabajar mas de medio año para pagar subvenciones a los sindicatos , patronal y partidos.

    Con el Alcalde Alvarez del Manzano, la ciudad de Madrid tuvo impuestos justos, moderada presión, con Ruiz Gallardón los impuestos son confiscatorios, mas tasas, multas parquimetros etc...
    No decia D. Mariano que no subiría los impuestos, y que subiendo impuestos no se crea empleo? ha renunciado ya D Mariano a crear empleo y por eso nos esquilma a impuestos?

    Me parece justo de Doña Esperanza baje los impuestos lo maximo que pueda.
    Gracias guapisima y querida Presidenta.

    ResponderEliminar
  3. paserifo

    Esperanza Aguirre, o cómo hacerse antisistema a los sesenta.

    ¡Grande, Esperanza!

    ¡Olé!

    Antes quería que Espe fuera Presidenta del Gobierno de España. Ahora la quiero todavía más, y no deseo que le suceda tal desgracia.

    ¿Qué hay más esperanzador que la coherencia con los principios?

    ¡Viva la Aguirre y viva la Pepa!

    ResponderEliminar
  4. Que las urnas nos la conserven muchos años; lo malo es que los necios votan, y el Sabio Salomón, harto de contar, dijo que eran infinitos. Tienen una influencia terrible en la política. Digo yo.

    ResponderEliminar
  5. Hombre, la subida que se ha hecho en el IRPF, afecta básicamente y de manera principal a las rentas más altas. Espero que lo paguen, porque hasta ahora se van de rositas. Estas rentas más altas, son las que cosumen productos menos nacionales, como grandes viajes, coches de alta gama, aviones, etc. Pero no es subiendo los impuestos como se puede aumentar la recaudación. Solo reactivando la economía, mejor dicho, poniéndola en marcha es como se recauda más, pues hay más gente con dinero en el bolsillo. Para conseguir esto solo hay un camino. Aumentar la competitividad, fomentar el ahorro y como consecuencia de las dos premisas anteriores, la inversión se producirá, elemento esencial para que se cree empleo. Hasta ahora la competitividad se ha ganado exclusivamente a nivel interno de las empresas, mediante la destrucción de empleo, o sea dilapidando capital humano, y sustituyéndolo por inversiones en maquinaria y tecnología. Pero al ir al paro la gente, a nivel de país no se ha ganado competitividad, por lo que las empresas lo que han ganado por competitividad interior, lo han perdido por pérdida de clientes y mercado. A esto le añadimos las disfunciones de las administraciones públicas, con las autonomías carísimas e ineficaces, la Justicia sin funcionar, la legislación farragosa etc. También empezamos a perder competitividad por el encarecimiento de la deuda pública y privada y por vía del incremento de la inseguridad pública y jurídica. No digamos de la perdida de imagen de la Marca España, por causa del saparatismo. ¿Quien va a invertir en un país que se está disolviendo?
    Otra forma de ayudar a las empresas y de paso mitigar el desequilibrio exterior, sería incrementando el IVA y simultáneamente el dinero recaudado aplicarlo en la disminución de las cotizaciones sociales, pues estas hacen de rémora a la creación de empleo. Con ello se encarecería solo las importaciones y los productos que no tuviesen mucha mano de obra española (con los chinos habría que hacer un capítulo monográfico aparte). Pero ni los anteriores han hecho mucho por esto, ni estos del PP parece que lo quieran hacer. En fin. Creo que estamos haciendo un pan como unas tortas.

    ResponderEliminar
  6. vdgolpe

    Parece que la señora Aguirre es la más sensata dentro de su partido. La subida de impuestos es un parche a corto plazo, contraproducente y debilita la economía incentivando el traslado a la economía sumergida. El Gobierno en lugar de mantener la renta disponible de los ciudadanos para reducir la deuda privada y crear la confianza y estabilidad necesaria para reactivar el consumo hace todo lo contrario. El ajuste debería ir por el lado del gasto superfluo que abunda en todas las Administraciones y por facilitar la actividad emprendedora eliminando trámites burocráticos inútiles y costosos en tiempo y dinero, facilitando la contratación y la I+D+i. Con la subida de impuestos se desincentiva la asunción de riesgo que representa el emprender una actividad empresarial. Pueden profundizar más en los argumentos que indico en www.golpedefecto.blogspot.com.

    ResponderEliminar