martes, 3 de enero de 2012

Las retalladas de Artur Más

En su discurso de final de año, Artur Mas volvió a reiterar el agobio que tiene Cataluña  que le está obligando a cerrar plantas de hospital y reducir toda clase de servicios a los ciudadanos, poniendo en riesgo en abono de los salarios de los funcionarios públicos
Al anuncio del paquete de recortes en Cataluña dos días después de las elecciones generales, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha anunciado este martes una nueva bajada del sueldo de los empleados públicos para 2012, un incremento de las tasas, la venta de patrimonio y privatización de la gestión de algunas autopistas. Y aunque no habrá un plan general de reducción de plantillas, Artur Mas ha abierto la puerta a los despidos en el sector público aunque  "muy selectivos". La justificación de los recortes sociales que ha llevado a cabo el Gobierno copó buena parte del discurso. Mas aseguró que estas medidas impopulares “tienen un gran sentido”.
“La política de austeridad, de rigor, de seriedad, de hacer los deberes y de saber que las deudas tienen un límite tiene un sentido”. El motivo de todo esto es “reencontrarse con los valores, principios y actitudes que han convertido un país geográfica y demográficamente pequeño como Cataluña en un gran país”, dijo.
El presidente desea “coraje” a Rajoy para mantener el “sentido de Estado” y no deja de insistir sobre el Pacto Fiscal que según el liberaría la economía catalana recordándole una promesa hecha por Zapatero por 785 millones a condición que sea dedicado el dinero a infraestructuras.
El objetivo de las nuevas medidas es ahorrar 1.000 millones de euros, según los cálculos iniciales, para cumplir con el déficit del 1,3% del PIB sin hacer nuevos recortes en sanidad, educación y servicios sociales. Así, subirán las tasas universitarias, el precio del transporte público y el recibo del agua. La Generalitat estudia el incremento del precio de la gasolina, que no afectaría a transportistas y sector primario, e introducir una tasa por receta farmacéutica dispensada en la sanidad pública para "evitar abusos", lo que en la práctica supone introducir el copago farmacéutico.
Pero para los medios de comunicación en catalán si hay dinero. El departamento autonómico de la Presidencia publicó el jueves pasado un ‘acuerdo marco de los servicios de gestión e inserción de publicidad institucional en los medios de comunicación’ por un total de 21,5 millones de euros (23,2 millones, IVA incluido) para los próximos dos años, un contrato que ha sido adjudicado a algunas de las principales agencias de medios, como Media Planning, Zenithmedia, Haiku Media, Kardumen Grau Clotet y NothingAD Comunicació.
El montante total de ayudas concedidas por la Generalidad a los medios privados en los últimos años es difícil de conocer en su totalidad. Solo en el año 2010, y únicamente desde la Consejería de Cultura, el Gobierno autonómico otorgó subvenciones directas a los diarios impresos por más de diez millones de euros. La única condición exigida: estar escritos en catalán. A esto hay que sumar más de tres millones de euros para los medios digitales y otros 2,8 millones de euros para las radios y las televisiones, exclusivamente desde el departamento de Cultura. En septiembre pasado, Artur Mas adjudicó a dedo un contrato de dos millones de euros a la agencia de publicidad del Grupo Godó para la ‘inserción de cápsulas y microespacios divulgativos de contenido informativo de interés general para la ciudadanía en 8TV, RAC1 y RAC105′, tres de las emisoras del grupo editor de La Vanguardia. El portavoz del Gobierno autonómico, Francesc Homs, defendió dicho contrato en una rueda de prensa con el único argumento de que es “absolutamente legal”.
Hace solo tres semanas, el departamento de la Presidencia de la Generalidad repartió, también a dedo, otros 700.000 euros en publicidad institucional entre el diario El Punt Avui, el Grupo Flaix, y el diario Ara, tres de los medios de tendencia nacionalista que más subvenciones públicas han recibido en los últimos años. El caso del diario Ara es uno de los más sorprendentes. A mediados de 2010, meses antes de su lanzamiento, recibió 990.000 euros en una subvención a fondo perdido. Mientras que uno de sus accionistas principales, el Grup Cultura 03, dirigido por Oriol Soler Castanys, ha sido agraciado en los últimos años con cerca de 8 millones de euros de ayudas públicas procedentes de la Generalidad (sin incluir las suscripciones, ni la publicidad institucional).
A pesar de la dificultad por conocer a cuánto asciende el importe global destinado a subvenciones directas a los medios privados y a subvenciones encubiertas en forma de publicidad institucional, basta con revisar los Presupuestos de la Generalidad de 2012 para hacerse una idea de la dimensión de lo que estamos hablando.
Según las cuentas aprobadas por el Gobierno autonómico, en 2012 se destinarán 385,5 millones de euros a ‘medios de comunicación social’. Esto incluye el coste para el erario público de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (principalmente TV3 y Catalunya Ràdio), que este año se reducirá hasta los 260 millones de euros, unos 40 millones menos que en 2011. Un ajuste todavía muy lejos del recorte de 200 millones de euros anunciado este viernes por el Gobierno del PP para RTVE. Todo esto por no hablar del coste de las embajadas autonómicas en el extranjero.

Millonarias subvenciones a los soberanistas

Otra cosa son lo que desde PP y Ciutadans se denominan “subvenciones ideológicas”: las que hacen referencia a las ayudas millonarias a las selecciones catalanas o a determinados grupos catalanistas, como Acció Cultural del País Valencià, que durante la última década ha recibido de las arcas públicas catalanas alrededor de 20 millones de euros para hacer campaña del catalán en Valencia. La Audiencia Nacional investiga la concesión de estas ayudas y el imperio económico que su impulsor, Eliseu Climent, forjó a lo largo de los últimos años.


Sus mayores cosechas fueron durante la época del Tripartito, cuando gran parte de estas subvenciones estaban controladas por Carod-Rovira. òmnium Cultural es otra de las entidades que se ha beneficiado de un chorro de millones. Durante la época del Tripartito, ingresó unos 8 millones de euros. El Gobierno le ayudó a pagar su sede (le dio de una tacada 600.000 euros) e incluso le ayudó a pagar los intereses del préstamo que solicitó. Pequeños grupos soberanistas también se han puesto las botas durante los últimos años con subvenciones que han supuesto millones de euros en gasto para campañas a favor de la lengua catalana o del etiquetaje en catalán, por ejemplo. Y lo mismo cabe decir de la Plataforma Pro Selecciones Deportivas Catalanas, que ha recibido varios millones de euros durante los últimos años para luego pagar viajes de sus directivos por todo el mundo, informes a políticos amigos (su peso en oro), estancias en Barcelona de directivos deportivos americanos o africanos, desplazamientos de selecciones de otros países, etcétera.

La mayoría de estas asociaciones, además, han sido duramente criticadas por haber puesto en marcha campañas contra temas españoles y haberse posicionado a favor de la independencia de Cataluña. òmnium, por ejemplo, pidió hace unos meses la insumisión fiscal si el Gobierno de Madrid no paga lo que debe a la Generalitat (759 millones de euros por la disposición adicional tercera del Estatuto y 1.450 millones del Fondo de Competitividad). Y la Plataforma Pro Selecciones impulsó campañas de boicot al himno de España. En menor medida afectan otras iniciativas, como la obligatoriedad de rotular, como mínimo, en catalán los comercios, o las traducciones al catalán de las películas de cine. Las dos leyes que regulan estas actividades suponen un desembolso al sector privado, pero apenas afectan a las arcas del sector público, ya que a doblaje se destinan unos 12 millones de euros al año de las arcas públicas.

Las ‘embajadas’ catalanas

Las embajadas que la Generalitat tiene abiertas en el exterior (oficinas en Berlín, París, Londres, Bruselas y Nueva York, y hasta hace unos días, Buenos Aires) disparan también el gasto. Impulsadas por el ex vicepresidente del Gobierno, Josep Lluís Carod-Rovira, el anterior Gobierno ocultó el coste que suponía para las cuentas públicas, aunque el gasto total que supusieron desde su implantación hasta el fin del Tripartito fue de 25 millones de euros. Pero si contamos que sólo los respectivos delegados tienen rango de director general, el sueldo de cada uno supera los 80.000 euros. A ello hay que sumar los millonarios alquileres de las sedes (en París, está cerca del Arco de Triunfo y en Nueva York, en el Rockefeller Center) y los salarios de las secretarias y de las personas que componen sus plantillas. La partida destinada a “delegaciones, oficinas y misiones exteriores” de la Secretaría de Asuntos Exteriores reservada para el 2012 es de 1,1 millones de euros.

De toda la estructura que tiene la Generalitat, las embajadas, la CCMA y los consejos comarcales son quienes más han suscitado críticas de la oposición, especialmente del PP y de Ciutadans. Los populares impusieron a Mas que, a cambio de su apoyo parlamentario, debía reducir gastos en estas estructuras. De momento, la Generalitat ha aplicado medidas de contención con los recortes en el presupuesto de los medios, la supresión de la embajada de Buenos Aires y la reconversión de las demás embajadas en oficinas eminentemente comerciales.

Asesores, informes extraños, sueldos…

Los extraños informes encargados por el Gobierno (media docena de consejerías eran sospechosas de encargar informes inútiles) también han sido materia de debate: llegaron a disparar el gasto en informes y asesorías hasta llegar a los 300 millones de euros. Con Artur Mas, la cosa se moderó, aunque los recortes prometidos de altos cargos no fueron tal y como se intentó hacer ver: la mayoría de los asesores que contrató CiU fueron “recalificados” a las pocas semanas con sueldos muy superiores a los inicialmente previstos. Además, comenzaron a contratarse altos cargos familiares de dirigentes convergentes.


En total, el gasto del Gobierno en altos cargos y personal eventual el próximo año será de 35 millones de euros. De ellos, caben destacar los 6,7 millones que percibirán los altos cargos del Parlamento autonómico. Presidencia de la Generalitat pagará también 2,8 millones a altos cargos y 2,9 millones a personal de confianza. Esta partida es sensiblemente más alta que las de las demás consejerías porque bajo el manto de presidencia se han ubicado áreas como Exteriores, Comunicación o Deportes que antes estaban distribuidas entre todos los departamentos.
La realidad siempre supera la ficción. Crisis económica, déficit y unas previsiones de más recortes en los presupuestos de la Generalitat no significa, siempre, que no haya dinero para la propaganda. Tampoco que la deuda de la Administración autonómica catalana esté por las nubes. Dinero para los medios afines al poder se encuentran de debajo de las piedras.

12 comentarios:

  1. Miguel Fernández

    No hay dinero , si se trata de culpar a España de todos los males. Sí hay dinero, para el separatismo.

    ResponderEliminar
  2. soydeasturias

    ¡ Artur, que esto no es una pastelería !
    ¡ O con los separatistas tribales, o con los sociatas, o con los peperos...o SOLITO.
    Se acabó el " self service " : " Aixó vui, aixó no m'agrada ".
    Los demás también tienen derecho a escoger...

    ResponderEliminar
  3. raul

    yo como catalan quiero que la nueva ley de consultas populares proponga una que sea: debe el president de la generalitat cobrar el doble que el presidente del gobierno? tiene que haber tanto conseller,secretari de conseller,secretari del secretari del conseller y chofer del secretari del secretari del secretari del conseller?

    ResponderEliminar
  4. Enrique Porfirio Pascual Surra

    Me parece un desproposito lo que el sr.Mas se plantea hacer con los catalanes.El tripartito dejo a esta región pelada y ahora quien lo tienen que pagar,como siempre es el pueblo llano,pero también está pagando las genialidades de un gobierno que no sabe gobernar solamente pedir.Vivir para ver.Catalanes en las próximas elecciones los volveis a votar, para que os desplumen un poco mas.

    ResponderEliminar
  5. Preciosa Rios Garcia

    En lugar de cerrar hospitales haria mejor en cerrar las embajadas que tiene por el mundo!

    ResponderEliminar
  6. Capablancka, J.T.»

    Tienen siete canales de televisión publica. SIETE!!! Y cada catalán debe 5.000 euros sólo en concepto de deuda autonómica.

    Creo que no hace falta añadir más

    ResponderEliminar
  7. Manuel Miguez Corbal

    Señor Xavier, ésto no lo arregla nadie ,

    ResponderEliminar
  8. Benito Jiménez Igea ·

    El día en que Dios repartió cerebros , muchisima gente se quedó en casa de Arturo Mas , Jose Luis Carod Rovira y Juan Puigcerdá ,planificando no se sabe muy bien qué,pero planificando.Los resultados están a la vista.Animo para los catalanes que deben soportar a estas criaturillas.

    ResponderEliminar
  9. Martin Sánchez

    Lo de CiU es un híbrido monstruoso. Si Tarradellas contemplara la calidad de Artur Mas, se avergonzaría de esta derecha catalanista flaca en virtudes y oronda en demagogias. La herencia del Psoe ha venido a dar alas al independentismo caduco de convergentes y unionistas. Pep Montilla, tiene guasa lo de Pep en un cordobés, dejó tan arrasado el solar que el país emprendedor que fue Cataluña se ha convertido en territorio de funcionarios denostados y de politicastros de mala jaez.

    ResponderEliminar
  10. Benito Jiménez Igea

    Perdón,Puigcercos.Disculpen los ciudadanos de Puigcerdá.

    ResponderEliminar
  11. Antonio Dueñas Rodriguez

    SIGUEN INSTALADOS EN SU RETÓRICA PATÉTICA

    ResponderEliminar
  12. Antonio Dueñas Rodriguez

    SIGUEN INSTALADOS EN SU RETÓRICA PATÉTICA.

    ResponderEliminar