sábado, 26 de septiembre de 2015

Una campaña esperpéntica para unos tiempos inciertos


Las elecciones anticipadas de Artur Mas para convertir estas en un falso plebiscito para una hipotética independencia, se han convertido en un guirigay increíble. Mi decisión de ir contando dia a dia lo que estaba ocurriendo y mi interés por conocer hasta donde serian capaces de llegar con sus delirios los políticos mediocres que han concurrido a las mismas.

Los nacionalistas han logrado sembrar la confusión en el electorado gracias a una eficaz propaganda, sembrada de falsedades, medias verdades y simplificaciones. Hoy mismo publicamos el contenido de un vademécum de la Asamblea Nacional de Cataluña para adoctrinar a los ciudadanos, que parece ideado por un discípulo aventajado de Goebbels.

Empezó el 11 de septiembre, el primer acto del golpe de estado del 27S, con la Diada apropiada por en extraño grupo de los Junts per el x% y otros separatistas. Con aquel multitudinario y excluyente grito separatista en la avenida Meridiana de Barcelona, arrancaba la campaña electoral para las elecciones del próximo domingo. Con sus miembros uniformados a lo norcoreano que preconiza lo que va a suceder en el futuro si triunfa el proyecto secesionista, que se ha apropiando de una fiesta que debería ser de todos los catalanes.

Lo peor ha sido el tono insultante y guerracivilista de Artur Mas, que en sus últimas intervenciones ha recurrido a la dialéctica amigo-enemigo, tachando a quienes no están con él como adversarios de Cataluña. Aunque no le guste oírlo, su discurso recuerda el de los líderes totalitarios en los años 30, adornado con una escenografía de estética emocional en muchos de sus actos.

Para oponerse a tal proyecto el PP trató de agarrarse al efecto de Xavier García Albiol durante toda la campaña, aunque la imagen y el mensaje de Sarkozy en el mitin de cierre y los arrestos de Alberto Fernández Díaz para defender los símbolos nacionales parecen haber sido las muestras más nítidas de la apuesta constitucionalista de los populares. Poco ayudó en su campaña la decisión del ministro de exteriores, García Margallo, de batirse en duelo televisado con Oriol Junqueras.Los esfuerzos de Albiol y Rajoy para minimizar el olvido del gobierno central durante tantos años, puede maquillar un merecido mal resultado.

Desde Ferraz partió Pedro Sánchez con destino a Cataluña. Allí acompañó en cada mitin a Miquel Iceta, que desde el primer acto de partido marcó su carrera electoral al ritmo de Queen. Los bailes de Iceta se han hecho célebres durante estos días y han contagiado a Pedro Sánchez. Tanto ha marcado su campaña que el acto de cierre era una gran fiesta en un local de Barcelona llamado Valquiria. Allí hablaron de ensayos, de mover el esqueleto y bailaron, bailaron y bailaron hasta quedar exhaustos. Debajo de todo este teatro, nada de nada.

Por la izquierda más radical, la CUP ha jugado un discreto papel de acompañante, aprovechando los ocho escaños que le han dado de manera insistente las encuestas para sentirse bisagra en caso de que Juntos por el Sí no logre la mayoría absoluta. 

Podemos se ha ido desinflando en estos quince días. Un candidato que se avergüenza de su apellido y que es la imagen de la IU de siempre, apelando a la guerra civil y a la desobediencia. En cualquier caso, Pablo Iglesias no ha dudado en ser protagonista participando del esperpento que ha acompañado durante toda la carrera electoral. Célebres han sido sus llamamientos a dar "sexo" y "látigo" a Artur Mas, o sus intercambios dialécticos con acento de Sioux y sus cantos: "Coleta morada no fumar la pipa de la paz con tú, por Manitu", entonó el dirigente de Podemos. Han perdido una oportunidad para entrar en la política catalana.

Además del PP, Ciudadanos también ha defendido la legalidad constitucional y ha apostado por la unidad. Con su logo en forma de corazón con las banderas catalana, española y europea, Albert Rivera ha estado abogando por el espiritú de la transición y los beneficios que pueden reportarnos el permanecer unidos y ha ensalzado en cada mitin a Inés Arrimadas, que podría ser una buena candidata para la Generalidad.

En definitiva, una campaña marcada por las esperpénticas apariciones de muchos de sus candidatos, por los ataques a los símbolos nacionales y por un no menos esperpéntico debate en el que el ministro de Asuntos Exteriores español aceptó como una posibilidad que Cataluña termine separándose de España.

5 comentarios:

  1. Soledad Carpintero

    Un buen resumen de la situación.

    ResponderEliminar
  2. Mafi Torres Barrios

    Si es un buen resumen de una campaña esperpéntica con personajes sacados de series de televisión cutre ,y despropósitos uno tras otro cada vez más extraños y fuera de tono

    ResponderEliminar
  3. José Manuel Ballesteros Villa

    Parece que Iceta celebra su salida del armario.

    ResponderEliminar
  4. Lo que publicas ,lo has clavado Como los Norcoreanos vestidos como colegiales adoctrinados por los segudores Pujolitsas y descendientes como Mas and compani y Junquericomunismo y mas cosas raras pullulantes han confundido a muchos catalanes dejandolos en la inopia y desgraciadamente en la destruccion de una Region como Catalunya

    ResponderEliminar