domingo, 27 de septiembre de 2015

Libres e iguales - Este domingo empieza el lunes



Federico Jiménez Losantos

(Esta es la transcripción, apenas corregida, del discurso pronunciado este martes 22, en el Ateneo, junto a los compatriotas y amigos de Libres e Iguales. Desde 1980, no había hablado en público sobre Cataluña, porque tenía demasiado que decir o porque no había nadie para escuchar. Esta vez no sólo tenía en Madrid la mejor compañía intelectual imaginable,, agavillada por Cayetana Álvarez de Toledo, sino que en Cataluña y toda España hay mucha gente, hasta un partido, que escucha lo que dijimos y dice lo que tanto se silenció. Vaya este discurso en memoria de todos los resistentes en Cataluña estos siete lustros y de los que en todo el mundo, de La Habana a Caracas, de Pekín a Pyongyang, luchan por su libertad. Su causa ha sido, es y será siempre la nuestra.)

Dicen que este domingo, se juega la libertad en Cataluña y en España. Dicen que en Cataluña este domingo podemos perder. No es verdad. Dicen que en Cataluña podemos ganar. Tampoco es verdad. La libertad ni se gana ni se pierde. Nunca está totalmente ganada, siempre se pierde, siempre hay que volver a buscarla. La libertad no es un bien mensurable ni en votos ni en escaños. Que en una dictadura gane el dictador es normal. Lo importante para la causa de la libertad, la causa de los compatriotas nuestros en Cataluña, es que están luchando solos, hasta ahora, contra una dictadura atroz. La dictadura blanca que ya predijo Tarradellas, que conocía perfectamente al siniestro Jordi Pujol.

Cuando pensamos en todos esos españoles que a lo largo de estos años han estado pasando las de Caín, pero sobre todo las de Abel, (Las de Caín, la Generalidad; las de Abel, sus víctimas) vemos que, a diferencia del País Vasco, donde se ha cuantificado en 300.000 personas los que tuvieron que irse de su tierra, huyendo del terrorismo y del nacionalismo que le daba cobertura mediática y social, en Cataluña, desde que llegó Pujol al poder, ni siquiera se ha hecho el censo de las bajas de la población civil catalana. Ahora, gracias a un partido que nació para oponerse a la dictadura nacionalista se empieza a recordar lo que ha pasado en estos 35 años. Y como he vivido en primera persona lo que ha pasado en todos estos años, más de 35, puedo decir que siendo la situación de Cataluña repugnante, no es peor que la que había hace 35 años.

Hace 40 años -se van a cumplir ahora- murió Franco. Nadie pensaba que íbamos a tener libertad, pero había gente inteligente, no mucha, dispuesta a traer la libertad para todos. Y en 1977 tuvimos elecciones. Y en e1978 tuvimos una Constitución votada abrumadoramente por todos los españoles, entre ellos, el 90% de los ciudadanos de Cataluña. Pero aunque ese otoño de 1978 ya teníamos constitución, en invierno escribí un ensayo La cultura española y el nacionalismo. En él denunciaba lo que creo que sigue siendo el problema fundamental de España, que es la traición de la izquierda a la idea nacional. Ese era el problema en 1978 y ése es el problema hoy. Una payasada como la de Trueba sólo se explica porque muchos se han pasado 35 años cobrando de esa estupidez, porque se han hecho carreras y se han logrado grandes subvenciones diciendo que lo mejor que le puede pasar a un español es escupir sobre su cuna, y sobre su lengua, y sobre sus derechos, y sobre sus leyes. Y así hemos llegado a donde hemos llegado.

Ahora bien, la causa de la libertad, saquen los votos que saquen los nuestros, sigue siendo la misma. La causa de la libertad sigue siendo sagrada. Las Damas de Blanco en Cuba, humilladas por ese siniestro papa que va vestido de blanco, no sé por qué, abandonadas por ese siniestro Obama vestido de oscuro, tampoco sé de qué color, abandonadas por la Unión Europea y parte del exilio, apaleadas, vejadas, encarceladas, en el exilio. ¿Van a dejar de luchar por la libertad? No. No. No. Las Damas de Blanco defienden su dignidad como personas, sean 1, 21 o 21.000, ganen o pierdan elecciones., porque su libertad, la libertad en Cuba ni se somete a elección ni a la bendición del Papa. Hay también un preso en Venezuela que se llama Leopoldo López; que está en una celda de 2 por 2, sin luz. Leopoldo López está sólo defendiendo su libertad. Lilian Tintori, su mujer, está sola defendiendo a Leopoldo López. Pero están aquí. Leopoldo López está aquí, con nosotros. Está aquí.

Lo que queda de España y el nacimiento de Albert Rivera

En julio de 1979, cuando publiqué "Lo que queda de España", explicando lo que planteaba en el ensayo citado, recibí prácticamente todas las injurias que después ha recibido un niño nacido en noviembre de ese mismo año, en la Barceloneta en noviembre y que se llamaba Albert Rivera. Cuando él todavía no gateaba, yo había publicado ese libro, al que en años posteriores se añadieron "La dictadura silenciosa" y "La Ciudad que fue". Cito a Rivera porque en 1980 traté de impedir que una candidatura del Partido Socialista Andaluz, que se iba a presentar a las primeras elecciones parlamentarias de Cataluña, fuera regionalista. Intenté crear una candidatura conjunta, española, para defender los intereses de los ciudadanos que, como dijo Tarradellas, ya no eran despreciados como antes de la guerra, sino perseguidos, en la Cataluña que habían ayudado a crear, y que estaban abandonados por el gobierno central. Ese partido que no conseguí en el 80 nació en 2005, más vale tarde. Y en ese 2005, estando mal porque habíamos perdido 25 años, estábamos mejor que en el 80. 

En fin, en el 81 mi buen amigo Santiago Trancón me pasó a firmar un manifiesto, el de los 2.300. El otro día llamó un maestro a mi programa a esRadio, diciendo: "Hola, soy un maestro que firmó el manifiesto de los 2.300 y os agradezco que nunca publicarais mi nombre, porque habría sufrido unas represalias atroces. Hoy, que me he jubilado, quiero daros las gracias por haberme ocultado. Esa ha sido la lucha de tantos por la libertad. Esa es la tiranía que hay que derribar en Cataluña.

Pero esa tiranía no la va a derribar sola Inés Arrimadas. Esa tiranía la tienen que derribar todos los españoles, porque la libertad de los catalanes es asunto nuestro, es asunto de todos los españoles. Y no hay libertad en España cuando no hay libertad en Cataluña, ni en Valencia, ni en Baleares, ni en Navarra, ni en el País Vasco, ni en Galicia ni en Canarias. Éste es nuestro problema.

¡Visca la Llibertat! y ¡Viva España!


Y quiero terminar diciendo que sea cual sea el resultado de nuestros compatriotas este domingo, lo importante es que el lunes sean más y que cuenten con nosotros. Lo importante del domingo es el lunes. La lucha por la libertad no la ganamos o perdemos el domingo. Podemos tener un buen día o un mal día. Lo normal es que sea malo. Pero es igual, los hemos tenido mucho peores.

Por esos españoles de Cataluña, por todos esos catalanes que están luchando por nuestras libertades, como en su día, en el Kursaal, Fernando Savater y Redondo Terreros –aquí presentes- y Mayor Oreja luchaban por la libertad de todos los españoles, yo quiero decir aquí ¡Visca la llibertat!

Y quiero decir, en nombre de todos ellos y de los que aquí estamos con ellos ¡Viva España!

No hay comentarios:

Publicar un comentario