viernes, 21 de junio de 2013

La reforma del sector público

 
Ahora después de año y medio de ganar las elecciones, el Gobierno ha querido anunciarnos de nuevo la esperada reforma de la función pública, algo que debería haberse empezado desde el primer día al incidir directamente y desde muchos puntos la partida de unos gastos que no se pueden afrontar.
 
El presidente del Gobierno que en ningún momento ha tenido la intención de desmontar el el tinglado autonómico causa de todas las penalidades ha anunciado el largo camino a recorrer donde quiso dejar claro que la propuesta de reforma de la administración que se va a aprobar hoy en Consejo de Ministros, no se trata "del final del camino". Ahora, arranca la negociación con las comunidades y resto de entes implicados. Y todo es susceptible de cambio en las más 200 propuestas "concretas" que se incluyen en los 2.000 folios de informe. Todas ellas bajo la vía de unas recomendaciones que a estas alturas se ha demostrado sobradamente que no funcionan, ya que el déficit autonómico y municipal han seguido incrementándose de manera desbocada.
A la espera de la letra pequeña, de la que Soraya Sáenz de Santamaría nos ha dado más detalles, la retórica ha sido la protagonista. Tras quejarse de "los mitos muy extendidos" sobre la administración, el presidente enfatizó que si se hace el ajuste es, principalmente, por el "desplome total de los ingresos". Una reforma "en profundidad" tras "una exhaustiva auditoría" bajo la máxima "pura y simplemente de mejorar la gestión", lo que no tiene que conllevar la "supresión de servicios".
Habrá una modificación de la metodología en los gastos corrientes en bienes y servicios así como en inversiones: lo denominó "presupuesto de base cero". También anunció una tesorería común de la administración del Estado: "Actualmente hay más de 4.800 cuentas bancarias", desveló, para preguntarse "qué sentido tiene comprar por separado".
Por primera vez, Rajoy habló de eliminar organismos. Pero fue una sugerencia. Por ejemplo, la CORA recomienda a las comunidades que prescindan de agencias de meteorología, competencia o energía. "Son caras, y el Estado les sirve estos servicios sin gasto alguno". También instó a que los gobiernos regionales cierren sus oficinas en el extranjero y se instalen en las embajadas. "Se ahorraría mucho dinero", declaró el presidente.
En total, son 120 recomendaciones de "eliminación de duplicidades" que supondrán un "alivio para las comunidades". Los decisiones que puedan venir en el futuro se harán bajo cambios legales que certifiquen tanto su finalidad como sus recursos. También se daba por hecho las mejoras en la denominada "administración electrónica" o que se vaya a controlar de forma más estricta la deuda comercial del sector público. Pero quienes tienen que cumplir a nivel territorial, especialmente los de su partido, no parecen dispuestos a secundarle, por lo que me temo que no sea más que otro intento fallido y una nueva pérdida de tiempo.

Las cuentas de un país que a pesar de los recortes, subidas de impuestos y las bajadas  de sueldo de los ciudadanos hasta llevarlos al borde de la extenuación y que a estas alturas no haya conseguido reducir el déficit y que a pesar de todo ello sigue endeudándose a razón 400 millones diarios con un Gobierno "recomendando" nos confirman que este país no está bien de la cabeza.

6 comentarios:

  1. Blog Desde el Caballo de las Tendillas

    ¡Qué decepción de reforma! Se ha demostrado que el Gobierno central no pinta nada, que todo el sistema está controlado por los 17 reinos de taifas. ¡Así nos va! ¿Tendremos que esperar otros 30 años para la próxima fusión de municipios?

    ResponderEliminar
  2. Pepe Valente

    En la famosa novela "El Gatopardo", su personaje el <pricipe de Lampedusa dice "Vamos a cambiarlo todo para que todo siga igual", esto es lo que Montoro y el Rajao nos estan vendiendo. Se apoyan en la estadistica, la tecnica mas facilmente de manipular a favor o en contra DE LO QUE TE INTERESE MANIPULAR. Lo que venden es infumable, es humo para aguantar la marea hasta la proxima legislatura en que OTROS TENDRAN QUE ASUMIR SUS ERRORES. Esta es una banda de irresponsables que nos llevan al abismo con la complacencia de la ciudadania ¡¡ Vivan las caenas ¡¡

    ResponderEliminar
  3. José María Aguilar Ortiz

    Lo que necesita España no es una reformita, sino un reformatorio para los gobernantes.

    ResponderEliminar
  4. Jose Villar Campuzano

    Que verguenza y que hatajo de chusmas tenemos " gobernando" pero mejoras para ellos, y recortes para el pueblo, son indecentes y no tienen perdonnnn

    ResponderEliminar
  5. Maria Gloria Arnillas Marin

    pero en el sector público, tb tendrían que entrar los políticos o qué, sino no es completo. fuera defraudadores y corruptos, y juicio ya para todos los que lo hayan hecho. los españoles estamos ya HARTOS

    ResponderEliminar
  6. Francisco de la Rosa

    una vez mas nuestros funcionarios,son los culpables de todos los males,se les congelan,los sueldos se le quitan las pagas,y si no fuera bastante ahora hay que despedir porque hay duplicidad en las admministraciones,lo proximo que sera,que toman mucho cafe,que se ponen malos, o simplemente hay qe echarlos porque vuestros familiares y amigos no llegan a fin de mes y necesitan un trabajito.....

    ResponderEliminar