miércoles, 12 de junio de 2013

El principio del fin de la burbuja de las renovables



Una vez la banca ha podido cubrir casi en su totalidad la burbuja del ladrillo, existe otra burbuja  que amenaza directamente sus balances. Se trata de los 20.000 millones del ‘agujero’ de las energías renovables que va a aparecer provocado por el recorte de las subvenciones al sector que planea el Gobierno. Este escenario empuja con fuerza a España hacia un segundo rescate de la banca.

Cuando los bancos aún no han acabado de digerir los activos tóxicos del ladrillo, a los bancos se les abre otro frente muy preocupante: el 'agujero' de 20.000 millones de las energías renovables por el recorte de las subvenciones al sector que planea el Gobierno. Este escenario empuja con fuerza a España hacia un segundo rescate de la banca.
 
España se verá obligada a recurrir por segunda vez al Fondo de Rescate Europeo, esos 100.000 millones de los que solo se han usado unos 40.000, para ‘tapar’ el agujero de casi 20.000 millones que suponen para la banca las energías renovables. Ayer, el Gobernador del Banco de España, Luis Linde, ya apuntó que el Gobierno podría decidir en octubre si solicita una extensión del rescate europeo a los bancos.
El Banco de España reconoce que están seriamente inquietos por el recorte de las primas a las renovables, que el Gobierno aprobará en los próximos días, en el marco de la reforma energética que perfila el ministerio de Industria, porque incrementará el impago de los inversores en este sector y les obligará a renegociar muchos de los préstamos. De ahí las manifestaciones de las autoridades económicas de solicitar un nuevo tramo del rescate bancario para cerrar de una el agujero bancario.
El sistema bancario español sufre una gran exposición a los proyectos de energías renovables, que se sitúa en el entorno de los 20.000 millones. Según fuentes del ámbito energético, la “situación de quiebra afecta a todo el sector, pero la industria fotovoltaica es la más afectada”.
En España hay casi 60.000 instalaciones de producción de electricidad con placas solares. Los proyectos fotovoltaicos acumulan deudas por importe de aproximadamente unos 18.000 millones de euros, de los cuales en torno a 14.000 están en manos de entidades financieras españolas.
Las plantas termosolares, que sumarían una deuda de 9.000 millones. De esa cantidad, según las fuentes consultadas, unos 6.000 millones se concentran en bancos nacionales. El resto de la deuda, otros 7.000 millones, se encuentra en manos de entidades extranjeras, que se muestran menos receptivas a refinanciar los préstamos, y por tanto no descartan dejar caer a algunas empresas y pequeños inversores del sector.
Los bancos españoles estarían dispuestos a renegociar la mayoría de estos préstamos, aunque sólo sea para no tener que adjudicarse una gran cantidad de plantas solares y eólicas, como les ha ocurrido con los pisos del sector inmobiliario como consecuencia de la ‘burbuja’, unas instalaciones que luego sería muy complicado vender.
Los bancos no quieren quedarse con las plantas, aunque confirman que ya ha habido situaciones de impago tan clamorosas que ha resultado irremediable el concurso de acreedores. Han comenzado a provisionar los riesgos.
Esta burbuja viene fundamentada por las generosas subvenciones del gobierno de Zapatero que atrajeron a las empresas a invertir grandes cantidades en este negocio que en el momento del recorte va a quedar colgado sin tener ahora posibilidad de recuperarlo gracias a la falta de demanda en base a una producción eléctrica que necesita apoyarse con otras fuentes de producción eléctrica.
De esta burbuja si tiene Zapatero toda la responsabilidad y que se estaba pretendiendo ocultar mediante las sucesivas subidas del precio de la electricidad que está imposibilitando a nuestra industria salir al mercado internacional con precios competitivos.

8 comentarios:

  1. beregigon

    Bonito "Publi-reportaje" de lo mal que lo están pasando las empresas que pretendían ganar millones a costa de embolsarse las jugosas subvenciones a las energías renovables. La corriente producida se la compran a 400€/Mw cuando las comercializadoras nos la venden a 50€/Mw. La diferencia, a pagarla los clientes en la factura de la luz, y lo que quede a engordar la deuda del Estado. No ha dicho que este "negocio" lo empezó Aznar, aunque a pequeña escala, porque las instalaciones eran pocas.

    ResponderEliminar
  2. Solete

    El problema lo tenemos los que invertimos en placas fotovoltaicas y no los bancos, ellos se lo quedan y punto, ya encontrarán alguna solución

    ResponderEliminar
  3. Conseller senior

    Absolutamente previsible, y no sólo era el tocho, que tambié, sino que habrá que añadir las cementeras, componentes de automóviles, grandes superficies comerciales, medios de difusión, etc. La bancarrota tarde o temprano aflorará.

    ResponderEliminar
  4. @altas_presiones

    La banca es complice necesario en toda esta trama para expoliar a las renovables. Se frotan las manos para renegociar la deuda o directamente entregar las plantas a fondos "buitre". Y victimas el resto de españoles, puesto que el riesgo pais es el mismo que el de Chiquitistán

    ResponderEliminar
  5. Rosa García Litrán

    Yo creo que Alberto Vázquez-Figueroa tiene muy buena intención, pero no sé si sus ideas son factibles. Esos inventos patentados ...

    ResponderEliminar
  6. calagorra

    Porqué hemos de socorrer a estas empresas, no hicieron una apuesta, pues que se responsabilicen de su decisiones, o acaso si hubieran tenido beneficios los hubieran repartido entre los ciudadanos?. Tampoco hay que rescatar a las autopistas deficitarias, cada palo que aguante su vela. Mi empresa por culpa de no cobrar a tiempo facturas de la administración tuvo que cerrar, porqué nadie me ayudó y yo con mis impuestos tengo que rescatar autopistas, bancos y electricas?

    ResponderEliminar
  7. Alberto

    Efectivamente calagorra, tienes toda la razón, lo que pasa es que este Gobierno ayuda a los ricos y martiriza y exclaviza a la clase trabajadora, ahora espero que lo paguen caro en las próximas elecciones como en su día lo pago el PSOE.

    ResponderEliminar
  8. Santiago Nuevo

    Principio del fin que por conveniencia propia(y de sus maigos y allegados) ha intentado evitar Montoro,en perjuicio de los españoles,

    ResponderEliminar