domingo, 9 de junio de 2013

El poder de las eléctricas

Vuelve a rumorearse una nueva subida de la tarifa eléctrica que podria producirse para este próximo mes de julio. Viene de nuevo argumentado por el incremento del déficit de tarifa que tienen las eléctricas con respecto a los costes de inversión. La vigesimotercera subasta Cesur para fijar el término de la energía dentro de la Tarifa de Último Recurso (TUR) se celebrará en un contexto de subidas de precios eléctricos del 10%, lo que implica una presión al alza del 5% en el recibo de la luz, y sin que hasta el momento el Gobierno haya fijado aún una fecha oficial para la misma.
 
El supuesto déficit tarifario no es más que una falacia admitida por los gobiernos y patronal eléctrica como compensación a unos costes de producción supuestamente superiores a los de venta: cuando los resultados anuales de 2013, año de crisis, estimados según lo publicado  en este trimestre en la CNMV  son para Gas Natural Fenosa de 1.500 millones de euros, para  Iberdrola de 3.000 y para Endesa de más de 2.000, es difícil hablar de déficit tarifario. Entre las tres superan en beneficios a los tres primeros bancos del país.
Hablando de quienes dirigen estas empresas, desde luego no se puede decir que su mérito profesional ni ingenio para innovar sean excesivos: se limitan a cobrar compensaciones astronómicas por contemplar desde su despacho como se encienden y apagan los interruptores a diario, alimentados por las tarifas fijadas cómodamente  por un real decreto.
Conviene que el lector sepa que la primera pertenece mayoritariamente a La Caixa, tercer grupo financiero español, que además es accionista de control de Repsol, la primera petrolera nacional;  la segunda con una posición significativa de ACS, una gran constructora controlada por Florentino Pérez y la tercera, ni más ni menos que al estado Italiano(¿Qué necesidad hay de cederles a nuestros amigos italianos más de 2.000 millones al año cuando el estado español no acierta a controlar el galopante déficit público?
Y es que las tarifas eléctricas tanto para el consumidor como para la industria son de las más altas de Europa al haber subido un 60% en los últimos cuatro años, algo aberrante si consideramos que los salarios  medios españoles están ahora por debajo de los de Chipre. Muchas industrias se están deslocalizando al sur de Francia, país donde, por cierto, la única compañía eléctrica existente es pública, lo que da idea de lo socialmente orientado que debe ser este sector, por el menor coste energético, con la consiguiente pérdida de empleo.
La desfachatez de la patronal eléctrica llega a tal nivel que sus representantes acaban de abogar por una nueva subida de la luz. ¿Cuál es el objetivo? Hay más de 1,5 millones de hogares con la luz cortada por impago, cuando es un servicio  básico que debería estar constitucionalmente protegido, en cualquier circunstancia; nuestros gobernantes remotos: Berlín y la mastodóntica Bruselas, ¿van a tener que intervenir como hicieron con la legislación hipotecaria, única en Europa, para recordar que no se puede dejar a un europeo sin poder calentar biberones en su domicilio? ¿Dónde están los tribunales de defensa de la competencia nacionales y  europeos? Este oligopolio sería impensable en EEUU donde ya habrían sido severamente multados por acordar precios.
¿Se ha preguntado alguien, porqué y  para que casi todos los expresidentes y ex principales mandatarios de nuestro país como Aznar, Gonzalez, Salgado, Moratinos o Solbes etc… están en nómina de las principales compañías de suministro eléctrico,  todos ellos cobrando cantidades millonarias?

3 comentarios:

  1. Santiago Nuevo

    análisis de una desvergüenza y un robo tolerado y autorizado desde el gobierno

    ResponderEliminar
  2. Hervas Fernandez Mar

    pues vaya una mierda. Espero k se les suban los cojones de una patada en el culo a todos.

    ResponderEliminar
  3. Marina Baja

    Que suban y ya veras la caida...........

    ResponderEliminar