martes, 11 de junio de 2013

Aznar....Acierto en el diagnostico y falta de concreción en su desarrollo




Había expectación para la intervención de José María Aznar en el Club Siglo XXI, como ocurre cada vez que el presidente de honor del Partido Popular opina sobre política nacional, especialmente después del desplante de la cúpula popular tras la entrevista que hace dos semanas concedió a Antena 3, en la que desgranó una serie de reproches muy serios a la acción de Gobierno de Rajoy.
 
De su intervención se intuye un pacto tácito en el sentido de que Aznar tiene razón pero no desea tomar ninguna otra alternativa, ante quien manda es Rajoy y el discurso de ayer fue la ocasión para sistematizar un amplio programa político del que el PP debería tomar muy buena nota, aunque me temo quedará solo para los titulares de los periódicos y llegar a las vacaciones con cierta tranquilidad.
El discurso de Aznar partió de un análisis certero de los grandes problemas que nos aquejan como Nación, a partir del cual detalló un preciso catálogo de reformas imprescindibles para superar la crisis actual, que, en contra de lo que afirman el Gobierno y el PP, no es solamente económica.
La primera referencia importante de la disertación de Aznar tuvo como objeto la defensa de la división de poderes, aspecto esencial de todo Estado de Derecho. Los enjuagues de Gobierno y oposición para manejar los resortes del Poder Judicial no pueden ser asumidos como un rasgo inevitable de nuestra democracia sino que, como sostuvo Aznar, son el principal motivo para una reforma en profundidad de la Justicia que garantice su independencia.
También el sistema educativo, objeto actualmente de una reforma de carácter principalmente técnico, estuvo presente en la conferencia del expresidente, que insistió en la necesidad de "arrumbar prejuicios" y evitar "la pervivencia de paradigmas fracasados".
Aznar ha aseverado que “es preciso renovar nuestro pacto social para adaptarlo a tres circunstancias que son realidad lo queramos o no: la realidad de una unión monetaria de la que necesitamos seguir formando parte; la de una economía global en la que España y Europa tienen que competir con éxito, y la de una demografía y una esperanza de vida que obligan a cambiar políticas y modelos para hacer sostenible el Estado de bienestar y garantizar la cohesión social”. “Por todo esto necesitamos un reformismo de alta intensidad”.
Pero tal vez la crítica más en sazón de todo el discurso de Aznar fue la que dedicó a las amenazas a la soberanía de la Nación y la necesaria reforma del modelo territorial, claramente desmadrado, sin que las instituciones nacionales sean capaces de devolver a las autonomías nacionalistas al orden constitucional. Ahí faltó una alusión clara a la deriva actual de Cataluña, quizá por no tener que justificar su responsabilidad en su etapa de gobierno.
El presidente de honor del PP destacó dos cuestiones básicas que el Gobierno debería tener claras. En primer lugar, que la Nación española y su soberanía no pueden ser objeto de discusión, en contra de lo que estamos viendo desde que la Generalidad de Cataluña inició su proceso secesionista. En segundo término, la necesidad imperiosa de "incrementar la racionalidad organizativa y económica del modelo territorial, tanto en lo que se refiere al Estado Autonómico como a los entes locales", pues las ineficiencias y duplicidades están suponiendo un lastre demasiado gravoso como para que podamos iniciar la senda de la recuperación económica. En contra de lo que sugieren con insistencia las intervenciones del Montoro, "no podemos resignarnos a ser la sociedad que nuestras Administraciones nos imponen", sino que éstas "tienen que servir a la sociedad que queremos".
El conjunto de las medidas defendidas por José María Aznar constituyen un plan de reforma constitucional, por más que el expresidente del Gobierno decidiera no hacer mención expresa a una modificación de la Carta Magna. No obstante, el profundo calado de las reformas que el país necesita exige que sean llevadas a efecto, bien a través de una modificación de la Constitución, bien explotando a fondo los mecanismos previstos en ella para revertir los graves excesos que la clase política ha protagonizado en las últimas décadas.
Frente a la resignación de un presidente del Gobierno partidario de la inacción ante los graves problemas de orden político, José María Aznar hizo ayer una llamada al coraje verdaderamente reformista, poniendo el acento en las cuestiones más sustanciales, por polémicas que puedan resultar. Es la diferencia entre asumir el liderazgo político sin tener la responsabilidad o tener que gobernar y rehuir sistemáticamente la realidad para evitar la confrontación.
 

10 comentarios:

  1. Michel Regresa

    Este si se dejara de giliplleces..si quiere volver a la """politica""" que vuelva¡¡ tantas charlas y tantas puntaditas...Esto no es una guarderia¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Eric Lopez Contini

    Falta de concreción? Parecía estar oyendo a Marianico. Ya se de donde le viene la casta al galgo.

    ResponderEliminar
  3. blasdelezo100

    una de las razones por las que me arrepentí de votar a aznar y al pp fue por que en la primera legislatura, en la que no tenía mayoría absoluta, cedió ante cíu para que le apoyaran, cediendoles el 30% del irpf, les cedió lo mas importante, la financiacion, en contra de las demás autonomías, eso habría que recordarselo a los que no se acuerdan o no lo saben.

    ResponderEliminar
  4. federao

    menos mareos. la renovación de la política y, por ende, del país, pasa por conseguir listas abiertas y separación de poderes. el resto, lo que vivimos, no es democracia. sin violencia pero con determinación, intentemos cambiar esto, www.yonovoto.es hasta conseguir hacerlo en democracia. xxoo fede

    ResponderEliminar
  5. Eladio Fernández

    Ultimamente declaran todos para lavar su imagen. Si hubiera habido declaración de intenciones, que no la hay tampoco ahora, se hubieran declarado muchíiisimo antes. Cuando Zapatero. Eso sí hubiera sido creíble. Menos mal que no lo hicieron, porque visto lo visto, sería aun peor. Franco, vuelve.

    ResponderEliminar
  6. Corvus Corax

    cuando empezo a cortarse el bigote : 1º) parecia Superlopez 2º) mas tarde parecia Charlot 3º) ahora parece un Conejo.

    ResponderEliminar
  7. Justicia Para Nuestros Hijos

    ...QUE LO LLEVEN A LA HAYA A EXPLICAR EL GENOCIDIO DEL IRAK...MÁS ÚTIL...(y que lo encierren)...

    ResponderEliminar
  8. Maria Gloria Arnillas Marin

    por lo pronto ya le ha dado un toque al sucesor que dejó a dedo

    ResponderEliminar
  9. Maite De Bustos Sigüenza

    Les ha puesto las pilas a todos..

    ResponderEliminar
  10. Marian Garde Bellido

    digo mi Jose Mari lo que vale

    ResponderEliminar