viernes, 23 de diciembre de 2011

Sombras en Justicia e Interior

Si hay algo urgente a resolver por Mariano Rajoy y su nuevo equipo de ministros aparte de la economía, es apartar la sospecha de la ciudadanía sobre el comportamiento reciente de las cúpulas tanto judiciales y policiales, por que para ello hace falta una regeneración total que sea capaz de aclarar la verdad y cerrar temas tan importantes como el Faisán o el del 11-M y procurar que el último comunicado de ETA no se traduzca, como pretenden tantos, en la impunidad de los asesinos sin más contrapartida que unas palabras.
Me gustaría equivocarme, pero no creo que Ruiz Gallardón tenga que ser la persona que decida desmantelar la costra política existente en la cúpula judicial que ha dado lugar a que se produzcan decisiones tan peregrinas como la llegada de ETA a las instituciones sin haberse conseguido su real desaparición. Quien durante su mandato como alcalde de Madrid nunca ha demostrado el menor interés por aclarar la autoría del crimen y tener la sensibilidad para apoyar a las víctimas del mayor atentado del continente europeo, no creo que ahora haya cambiado de opinión sobre este y otros asuntos al menos dudosos que indican que la judicatura esta al servicio de los políticos.
El nombramiento de Jorge Fernández Díaz, alguien que no tiene conocimiento alguno sobre es otra de las cuestiones que ya se empiezan a catalogarse como otro gran error. El responsable de nuestra seguridad debería abordar con energía casos sin resolver tan importantes como el Faisán o el del 11-M, y procurar que el último comunicado de ETA no se traduzca, como pretenden tantos, en la impunidad de los asesinos sin más contrapartida que unas palabras.
La preocupación se ha visto no ya confirmada, sino enormemente agravada por las declaraciones de Jorge Fernández Díaz tras su toma de posesión. Siendo cierto que la norma general en el nuevo Gobierno ha sido de un excesivo respeto por los cesantes, que el nuevo ministro de Interior llegue a calificar de "ejemplar" la tarea de Rubalcaba y Camacho en la gestión contra ETA no sólo atenta contra el sentido común, contra los votantes, contra la sensibilidad de las víctimas del terrorismo, sino incluso contra lo que el mismo PP lleva manteniendo durante los últimos años.
Hagamos un poco, sólo un poco de memoria. La gestión "ejemplar" de Rubalcaba en Interior ha incluido sus falsos informes de verificación durante el "alto el fuego permanente" de 2006, el chivatazo del bar Faisán y las mentiras para intentar ocultar las negociaciones con ETA tras el atentado de la T-4. Tampoco debemos olvidar el sistema de espionaje Sitel –"Veo y escucho todo lo que haces", o el nombramiento de mandos policiales a dedo violando las sentencias del Supremo. Y de las palabras de Fernández Díaz cabe suponer que todo esto es propio de una gestión digna de elogio.
España se enfrenta a dos grandes retos: la superación de la crisis económica y la regeneración de la vida pública. Malo sería que las palabras de Fernández Díaz no fueran en serio, porque las palabras importan, y mucho. Pero aún peor sería que realmente se las creyera; nos obligaría a perder toda esperanza de que el Gobierno de Rajoy haga el más mínimo avance en la investigación de los casos 11-M o Faisán. En un día en que los focos deberían haberse puesto en el muy esperanzador equipo económico de Rajoy, Fernández Díaz ha saltado al estrellato de la peor manera posible. El hecho que Mariano Rajoy haya puesto el foco de su atención en la economía no quita que los ciudadanos no estemos esperando una verdadera regeneración de la justicia. Si Jorge Fernández en Interior garantiza la continuidad en todo y la limpieza de nada, Gallardón en Justicia es garantía de injusticia, de politización, de desprecio a las víctimas del 11-M y de incompatibilidad con la libertad de expresión.

11 comentarios:

  1. Martin Sánchez

    Entre Gallardón, sus predecesores Benítez y Caamaño qué, la justicia llego a tocar fondo, es que no hay color. Es que no han podido ser más badulaques. Sus inconsistencias políticas corre paralela a su necedad funcional. Entes licuables que... adoptan la forma del recipiente en que se alojan. Algo así como su colega Conde Pumpido. Si de colorear la toga con el ocre del barro, allá van. Que interesa al partido ennegrecer las puñetas con la legalización de los filoetarras, a la piscina que se tiran. Cuando deciden modernizar el aparato judicial, mucho hablar y poco hacer. En caso de polémicas doctrinales, son capaces de convertir el principio de contradicción en un sofisma versión “no hay caso ni lo habrá” del pequeño José Blanco.Lo que sí debiérase revisar es el modo de provisión de los jueces. Tanto de los del constitucional y supremo, como los de la Fiscalía. Si mantenemos el status actual, el trompazo es seguro.

    ResponderEliminar
  2. Enemigo del Pueblo

    acabo de leer las palabras con las que ha inaugurado su mandato: que el anterior golfo, don alfredo pérez, "no se había salido del estado de derecho".
    esto, acaba de retratar a este "catalán", que nos asegura que no ha habido ni golfadas ni traiciones, negociando con los asesinos y dejándolos estar en el parlamento.
    no me decepciona, el tal jordi. desde el primer momento se me ha atravesado.

    ResponderEliminar
  3. Alma

    Mal empieza Mariano con ministros (o memonistros) como Gallardón.

    No se entiende bien adónde quiere ir este hombre, más alláde las vaguedades que expuso en la sesión de investidura. Por cortesía, le daremos un plazo de margen, pero soy algo pesimista.

    Esperemos que remedien un tanto la Economía, al menos, porque la Justicia con Gastardón no tiene remedio, ni lo tendrá.

    ResponderEliminar
  4. Tess Leon

    Intento leer su blog, pero no puede ser más sectario!! Podrá convencer a estrechos y rídigos de mente, nunca a ciudadanos informados.En que país vive ud? Seguir dudando del 11M es una clara muestra de no estar en el mundo real.Sres" sus tiempos" gracias a la ciudadanía NUNCA volverán!

    ResponderEliminar
  5. Miguel Fernández

    Considerar que el 11M es "intocable", que no se puede ni pensar sobre él, dejarlo como "tabú", sí que es sectario.

    ResponderEliminar
  6. Belén López

    Déjalo, Miguel, gracias a mucha gente que se conforma con lo que le meten por los ojos, la justicia en España ha ido como ha ido

    ResponderEliminar
  7. Miguel Fernández

    Bueno, estoy dispuesto a debatir con cualquiera, siempre que no pase la cosa de determinado nivel que me moleste demasiado por el tono. No veo ningún problema en debatir sobre el 11M, y sobre cualquier otra cosa. Es más, me resulta "llamati...vo" el interés de muchas personas por evitar que se debata; ¿cuál es el problema?, no tendría que haber ninguno. Puede que no lleve esa reflexión a ninguna parte, pero eso no debería ser problema; el problema es que alguien -sobre todo, con poder- tenga interés en evitar la discusión. En España siempre han sobrado fieles y faltado los "espíritus libres".

    ResponderEliminar
  8. Teko

    Me da la impresión de que Rajoy va a tener un gobierno muy calentito durante todo el año próximo o toda la legislatura. Y no van a ser solo los rojillos descerebrados amamantados en la ubre pesoeta lo que le critiquen, sino su propios seguidores como no actúe con contundencia en justicia, interior, economía, trabajo, sanidad y educación. Al ministro que se salga de la ruta marcada o vaya por libre, se le manda al paro.
    Me parece mal que Gallardón se haga cargo de justicia, no me da buena espina.
    No me parece bien que en interior ponga a un catalán, y en las fuerzas armadas debería haber sido un alto mando del ejército o marina, como gran conocedor de los entresijos de nuestros ejércitos.
    Hay mucho que hacer, mucho que cambiar y mucho que legislar por todas partes, si en tres meses no se ven resultados, ya sabremos que podemos esperar de este nuevo gobierno.

    ResponderEliminar
  9. Cache Navia

    Lo dije y lo mantengo, no me gustan nada nada Gallardonitti y su delfin Rajoy, y este último me lo ha demostrado con creces, poniendo a dos "traidores" a los votantes del PP y uno de ellos a las victimas, en puestos de importancia.Conmigo que no cuenten.

    ResponderEliminar
  10. Belén López

    Miguel dice: " No veo ningún problema en debatir sobre el 11M, y sobre cualquier otra cosa. Es más, me resulta "llamativo" el interés de muchas personas por evitar que se debata; ¿cuál es el problema?,". Yo creo que esa pregunta deberíamos ...hacérsela a las familias de los casi 200 muertos en el atentado, seguro que no querrían ponerse una venda en los ojos como esas personas a las que les pilló en su casita y no quieren saber nada del tema, es más, esas personas, quieren que ni se hable, pero a mi y a mucha gente que lo hemos vivido y no nos ha tocado la familia, nos gustaría que se llegara al final, hay demasiados interrogantes.

    ResponderEliminar
  11. Freia
    Lamentablemente tiene toda la razón en su análisis. Yo también me he llevado un chasco con estos dos ministros. Definifivamente, no hay ganas de regenerar las instituciones ni de abordar las separación de poderes. Ahora entiendo el cabreo de Rajoy ante del discurso de Rosa Díez.

    ResponderEliminar