lunes, 26 de mayo de 2014

Una amarga “victoria" del PP

Los pronósticos más negativos se han confirmado con el resultado de estas elecciones. Ha ganado el PP que de 24 en la elección anterior ha bajado a 16 eurodiputados seguidos del PSOE que de 23 ha descendido a 14 que les debería llevar a pensar en una refundación. Entre los dos han obtenido menos del 50% de de los votos. Por lo que ni siquiera un gobierno de concentración podría salvar un  estado de emergencia.
Al otro lado todo una ensalada de partidos extremistas de los que únicamente pueden salvarse los 4 escaños de UPyD y los 2 de C,S. Aunque estos resultados no van a tener a efecto a corto plazo puede deducirse que el bipartidismo en nuestro país se ha acabado. El avance de los partidos antisistema especialmente por la izquierda junto a los nacionalistas puede convertir a muy corto plazo a nuestro país en ingobernable.
Alarma el resultado obtenido por  un  partido antisistema como Podemos con 5 escaños que sabemos está financiado por los comunismos bolivarianos que está rebasando en sus planteamientos a la izquierda que ha triplicado sus escaños con 6 eurodiputados y que entre los dos han logrado enganchar a 2.800.000 de ciudadanos.
PP y PSOE han cosechado lo que vienen sembrando desde hace tantos años: unos resultados irrisorios fruto de sus mil enjuagues, traiciones e incompetencias. Los electores los han castigado. Si estos resultados marcaran tendencia, el bipartidismo que ha conformado la vida política de los últimos decenios podría tener los días contados.
Las urnas han arrasado con los pronósticos y provocado una auténtica convulsión en el panorama político nacional: a la espectacular sangría electoral de los dos grandes partidos se une la impresionante emergencia de la extrema izquierda y del nacionalismo radical y filoterrorista. El escenario, ciertamente, es de pesadilla.
Los resultados del País Vasco, Navarra, y Cataluña donde ERC gana unas elecciones en Cataluña por primera vez desde el 12 de abril de 1931. ahondan las diferencias entre españoles que no tienen más remedio que seguir luchando juntos dentro de Europa por su futuro y que nos presentan un panorama muy complicado tanto para estas regiones como para continuar con su convivencia con el resto del país. El escenario en estas regiones se torna estremecedor.

Ahora más que nunca hace falta un verdadero liderazgo que pueda ser asumido  por la población que ha estado pidiendo una regeneración total de un sistema que hasta ahora ha funcionado en nuestro país,  ha sido exprimido hasta la náusea por las elites extractivas y que parece que ha llegado a su fin.

4 comentarios:

  1. Santiago Mora

    Me hace gracia las coaliciones separatistas de cada rincón de españa, podrían hacer todos juntitos una España tipo donuts, se llevarían como hermanos, no? Qué curioso y qué patético al mismo tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Bernardo Carrera Madiedo

    Que se deje de triunfalismos Cospedal, porque el batacazo ha sido mayúsculo y mañana mismo
    que se ponga con Rajoy a pensar como ganar en las próximas generales. De lo contrario mal
    veo a España si la extrema izquierda sigue aumentando cada vez mas votos.

    ResponderEliminar
  3. Frank Garcia

    España se busca sus propios males. La Izquierda promete "tarta" para todos....pero eso solo es miseria para todos. Que fácil es engañar a un pueblo inculto.

    ResponderEliminar
  4. Me hace mucha gracia escuchar en la radio a los "enteráos" de turno escandalizarse por el triunfo de Marie Le Pen en Francia o llos Neonazis en Alemania y sin embargo, asistir con complacencia en España al fenómeno perrofláutico de "Podemos"
    En el fondo es lógico, mientras que en la Europa rica los descontentos miran a la extrema derecha, en la Europa pobre los descontentos miran a la izquierda. El problema es que la izquierda perrofláutica se mira, no en el espejo de la social democracia alemana o del socialismo francés, ni siquiera de un comunismo pragmático como el italiano. Se miran en el espejo de Cuba o Venezuela.
    Lo tengo claro. Si algún día los perrofláutas triunfan, emigraré a México. Su democracia no será perfecta pero ahí nunca dejarán los gringos que gobiernen los neochavistas como el niño Iglesias.
    Hace tiempo que vengo avisando que el famoso 15M es mirado con complacencia estúpidoa. Lástima que uno sea profeta en ocasiones

    ResponderEliminar