domingo, 11 de mayo de 2014

No son iguales, persiguen el mismo fin

El jueves empezó la campaña para las elecciones europeas. Tanto el PP como PSOE andan preocupados por la abstención. Hace 27 años en España votó el 68,5%. Ahora las encuestas apuntan a una participación cercana al 40%. ¡Casi 30 puntos menos! ¿Por qué ese desapego de Europa?
Andan empeñados para que no asome la cabeza en ningún medio de comunicación ninguno de los partidos que han surgido últimamente como Vox, Ciudadanos o UPyD y también al resto de partidos  (de extrema izquierda y extrema derecha) y que esperan obtener buenos resultados son abiertamente antieuropeos, que con toda seguridad van quitarles votos ante el gran enfado de los ciudadanos.
En el caso de Valenciano no encuentra argumentos, ni proyecto ni, casi, partido. Pérez Rubalcaba tiene la mirada perdida en el horizonte otoñal de las primarias y, ella se despierta sobresaltada por negras pesadillas con el rostro de Chacón, Madina y los demás. Grita tanto que deja ronco al auditorio y exhibe una elocuencia de mercado de abastos a la hora del bocata. "Ya sabes, es buena chica", conceden algunos correligionarios.
Pero el tema de la semana por el que andan también enfadados es que los ciudadanos entienden que PP y PSOE son iguales. Yo diría que visto lo que ha ocurrido estos últimos años, lo único que les puede diferenciar son sus votantes, asi que Rubalcaba Rajoy, Valencino o Cañete van de pueblo en pueblo desmintiendo muy indignados que PP Y PSOE no son iguales.
Lo que no nos han dicho es lo que piensan hacer estos políticos ya amortizados cuando ocupen su escaño en el Parlamento Europeo que pierdan o ganen que ya tienen garantizado como  primeros de sus listas respectivas como una jubilación anticipada.  La gente ve las listas europeas mayormente como un premio de consolación muy bien pagado, por cierto. En esto se PP y PSOE se parecen como dos gotas de agua.

4 comentarios:

  1. Luis Camara Cañete

    Como un huevo y una castaña. Pero una gran coalición ya se probó en Alemania con gran éxito. Lo cierto es que la dispersión del voto no beneficia a nadie y menos a los votados. El ejemplo más claro de desgobierno es Italia y una crisis tras otra. Lo importante es la unidad de criterio, pero francamente, con los socialistas y los nacionalistas en los territorios en que son fuertes no lo veo, aunque Aznar en su momento lo consiguió. Pero la deriva nacionalista no lo aconseja.

    ResponderEliminar
  2. Jose Pepiño

    Luis Camara Cañete en Alemania no hay una izquierda subvencionada que usa banderas inconstitucionales y q pacta con separatistas mientras quema las calles y convoca huelgas salvajes, y al único q no beneficia q se voten otras alternavivas es a los 2 grandes partidos q como lo ves no tienen mas ideal q el de no perder el poder, el voto no es cautivo sabes, y no tenemos por q elegir entre quien me humilla mas o me humilla menos, y menos cuando hay mas opciones, el pp de rojoy y PSOE son la misma mierda.

    ResponderEliminar
  3. Huesa Freedom

    A sacar grava con la trompa los dos

    ResponderEliminar