martes, 9 de agosto de 2011

La conjunción planetaria

Qué razón tenía Leire cuando dijo lo del acontecimiento planetario... Resulta que ayer nuestro presidente llamó a Obama para solidarizarse con él en los momentos difíciles que está pasando al otro lado del Atlántico con el fin de “coordinarse" y promover la estabilidad y evitar la ralentización de la economía. Tal para cual. Los dos se han lanzado a gastar lo que no tienen y han dejado a sus respectivos países con veinte años por delante para salir de agujero que les ha llevado su mala cabeza. Por allá, la credibilidad de Obama está también por los suelos. Nada más dirigirse al país por televisión la bolsa bajó otro 5%.
Desde que comenzó la crisis hemos vivido una ficción. Los políticos se han tragado la mercancía averiada que les han vendido unos supuestos expertos en economía keynesiana. Para salir de la crisis, según éstos, lo único que había que hacer era tomar dos medidas fundamentales.
La primera de ellas era disparar el gasto público con dinero que previamente se pedía prestado en los mercados. La orden era "gastarlo en lo que sea". Así han surgido los disparatados "planes E" en España, o los "planes de estímulo" en Estados Unidos. Con esa receta, decían los expertos, se generaría de forma inmediata crecimiento y empleo, y más adelante ya nos ocuparíamos de la deuda.
La segunda medida era inyectar dinero en la economía a través de los bancos centrales, de forma que se expanda el crédito y podamos vivir temporalmente del mismo. En estas dos tareas han estado ocupados la mayor parte de los gobiernos de Occidente durante los últimos años. Ahora, si esto funcionara, tendríamos que estar creciendo con fuerza y con pleno empleo. Pero no es así. La realidad, caprichosa ella, no ha sido fiel a las fantasías de los políticos. Los Gobiernos se lanzaron a gastar a espuertas y a inyectar dinero.
Era como una droga: fácil de tomar y muy estimulante. Además, es lo que hacía todo el mundo, así que debía ser bueno. Sin embargo, ha resultado ser una actividad tremendamente perjudicial para la salud económica y altamente adictiva. No se han medido los costes de tomar la droga keynesiana, y los Gobiernos se han atiborrado pensando únicamente en el corto plazo.
Ahora llegan las consecuencias: una deuda que va a lastrar la actividad económica española durante años y una inflación, en plena crisis, de casi el 4%. El paro está en máximos y el crecimiento económico brilla por su ausencia. Y, para colmo, se ha conseguido lo que era impensable: que buena parte de los países de Europa, y Estados Unidos, estén al borde de la suspensión de pagos. Y de los beneficios prometidos, ni rastro.
Sólo existe una manera de superar esta sobredosis: con una terapia de shock. Es necesario reducir drásticamente el gasto público para ir devolviendo lo que hemos pedido prestado, y los bancos centrales deben dejar de inyectar dinero llenando sus balances de bonos basura. Es una terapia dura, sí. Pero para salir de esta situación lo primero que hay que hacer es reconocer que somos adictos a la droga. Si hacemos caso omiso a advertencias como la de esta semana y seguimos consumiéndola como si nada, las consecuencias serán aún peores.
Y ahora viene el candidato Pérez diciendo que empresarios y trabajadores deben de hablar y ceder parte de sus beneficios, ¡¡¡Quien los tenga!!! Para llegar a esta conclusión no hacen falta ni la Patronal ni los Sindicatos y quizá ni el gobierno.  Con decir, ¡¡¡sálvese quien pueda…!!! sería suficiente.
Si Zapatero en vez de rodearse en sus Consejos de Ministros de economistas de salón y feministas radicales se hubiera dejado asesorar por ahorradoras amas de casa, hubiera dado mucho antes con la solución a nuestros problemas.

7 comentarios:

  1. Manuel Miguez Corbal

    siempre dije desde él principio , k Obama igual k Zapatón , k siga comiendo perritos por los bares , anda anda ,

    ResponderEliminar
  2. speeds3

    No si coordinados ya están en la indigencia intelectual. Qué razón tenía Leire cuando dijo lo del acontecimiento planetario...

    ResponderEliminar
  3. Casto Pascasio Escolá

    PARA EMPEZAR, DIRE QUE ME RECUERA A LOS CLONES DE INTERECONOMIA, LO QUE NO SE CUAL DE LOS DOS ES EL CLON DE QUIEN. HABLAREMOS DE ESPAÑA, EFECTIVAMENTE, SE HA DEDICADO A MALGASTAR LA HERENCIA Y COMO NO SABE, DESPUES A GASTAR LO QUE NO TENIAM...OS. EN CUANDO AL GASTO PUBLICO, AL NO SERVIR PARA NADA, ES DECIR NO ES LO MISMO PINTAR FACHADAS, QUE HACER CARRETERAS. Y EN CUANTO A SUPRIMIR GASTOS, SI ES GASTO SOCIAL, IMPOSIBLE. Y SI ES GASTO DE PERSONAL, QUE PASA QUE SI QUITAMOS MIL COCHES OFICIALES, NO HEMOS DE PONER TRES MIL CHOFERES AL PARO ?. COMO SON BURROS, SE LES HA IDO DE LAS MANOS Y NO SABEN POR DONDE SALIRSE. AHORA EL ALFREDO P.erverso, NOS VIENE CON EL CUENTO DE QUE LOS EMPRESARIOS RENUNCIEN AL BENEFICIO. NO ESTAMOS HARTOS DE DECIR QUE LOS BENEFICIOS DE HOY SON LAS INVERSIONES DE MAÑANA ?. EN QUE QUEDAMOS.O ES OTRA BURRADA MAS ?. ESTO ESTA MUY MAL, VA PARA LARGO Y DESDE LUEGO CON OTROS ACTORES. VER LA BOLSA, QUE ESTA SI QUE ES INDEPENDIENTE, NO COMO LOS POLÍTICOS (TODOS) O EL BANCO DE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  4. Barbara Menendez

    Sr.Xavier,Asi nos sentimos muchos aqui tambien de nuestro gobierno que invierten el lo que no dben y nuestra economio esta por el suelo.Esperemos que esto pase y muy pronto.

    ResponderEliminar
  5. Federico Jiménez Losantos

    Dicen que cada país tiene el Gobierno que se merece. Disiento de tan brutal aunque tranquilizante aserto. No es justo llamar Gobierno a la cáfila de políticos que padecen determinados países; y es rigurosamente injusto proclamar que los USA merezcan un Presidente como Obama. Alguna responsabilidad tienen, eso es indudable. Salvo, quizás, McCain, nada les obligaba a votarle y lo hicieron con descuidada profusión, abandonándose al placer del momento.

    Pero hay que entenderlos. Cuando Beyoncé cantó At last para que bailaran Barack y su señora ante los millonarios de Hollywood, que lloraban como el Tío Tom ante la muerte de Lincoln o como Bob Dylan ante la tumba de Woody Guthrie, un sueño húmedo se había instalado en la piel de la nación. Era una efusión racial demasiado esperada para impedirla, una confusión ideológica demasiado atractiva para derrotarla. Obama representaba demasiados sueños para no soñar alguno. Por otra parte, ¿cómo dudar de la sinceridad de las lágrimas de Beyoncé, aunque no fueran comparables a las que vertió la anciana Etta James, relegada al ostracismo por la joven y apoteósica cantante negra?

    Yo entiendo que un norteamericano vote a un negro aunque sea Obama. El racismo secular merecía ese desquite. Lo que no entiendo es que un español vote a Zapatero; y que, encima, reincida. Eso no tiene justificación histórica ni excusa intelectual. Sin embargo, es indudable el paralelismo de los dos ilusionistas. Zapatero es el Bautista de Obama, sin ser uno profeta ni el otro mesías. Obama es un Zapatero cortito de café.

    Como tantos españoles, al ver que Obama ha dicho que Estados Unidos "siempre será un país de triple A", he recordado a ZP diciendo lo de la "Championlí" de la economía española, lo de la "salida social a la crisis" y hasta aquel "Desayuno de Oración" de Obama al que ZP acudió con Pedro Jota y Carlos Herrera. Para ver la próxima actuación de los Forrest´s Brothers, vuelvo a Libertad Digital... y allí está: el mismo día en que Obama dijo que el suyo es un país de triple A, dedicó 20 minutos a hablar con Zapatero para "coordinar sus estrategias ante la crisis".

    Acabáramos.

    ResponderEliminar
  6. Daniel Martín López

    A la hora de la verdad mucha palabra y nada más. Aunque algo le tengo que reconocer a Clinton es que consiguio el equilibrio presupuestario en America.

    ResponderEliminar
  7. Alberto Olivera Muxí

    Parece que los parieron juntos para cambiar el mundo como dijo ZP ,en esto si que acerto

    ResponderEliminar