jueves, 4 de agosto de 2011

La casa sin barrer

Nueva jornada de infarto en la economía y en un momento que nos estamos jugando el futuro  y haría falta un golpe de timón para enderezar esta ruina los políticos están pensando en sus vacaciones que no se las quieren perder. La realidad es que pasados estos cuatro meses entre  Zapatero, Rajoy o Rubalcaba, al menos para dos de ellos podrán tener todo el tiempo del mundo para disfrutar unas vacaciones indefinidas.  
Mientras tenemos la casa sin barrer y de las reformas que pueden marcar nuestro futuro nada de nada, el candidato porque está de campaña y ahora no toca, el otro para lo que le queda en el convento…y el probable presidente no quiere mover un pelo no sea que le pille su modelo. Por lo que parece que tendremos que resignarnos a vivir todos estos meses de la basura, de sobresalto en sobresalto bajo la amenaza de levantarnos un día por la mañana y darnos cuenta la verdad de lo que según decía ayer la prensa internacional, que "España ya no es dueña de su futuro" y ya no vivimos en un país independiente llamado España sino que nos han convertido en una colonia china o en el mejor de los casos, alemana.
Después de una reunión ayer urgente del comité de crisis  (Zapatero, Salgado, y Pepiño) llegaron a la conclusión de que las cosas no estaban tan mal y que (ellos, no el pais) podrían aguantar hasta noviembre. Al final de la reunión la Salgado se despachó ante la prensa echando la culpa a la Comunidad Europea, a Estados Unidos y al mes de agosto de lo que ocurre y se largaron de nuevo a sus lugares vacacionales. Para hoy se presenta una nueva emisión de deuda por 3.500 millones de euros que se van a contratar a mas del 6%. Una barbaridad. 

No hay una sola medida que, en caso de rescate o intervención exterior, los inversores o nuestros socios comunitarios nos obligaran a tomar en el futuro que no podamos tomar por nosotros mismos. El problema es que el Gobierno se ha negado y se sigue negando a ejecutarlas y, en menor medida que el principal partido de la oposición tampoco termina de anunciarlas para cuando, previsiblemente, forme Gobierno dentro de cuatro meses.
Ya podrá Zapatero suspender sus vacaciones; ya podrá el Rey pedir a los políticos que se "dejen de batallitas"; ya podrá el líder de la oposición echar una mano al Gobierno diciendo que España es "solvente" y no va a ser "rescatada". De nada servirá si Zapatero piensa seguir hasta noviembre como ha estado hasta ahora, sin trabajar en lo único que debe, que son las reformas estructurales que no ha emprendido y que él da por concluidas; o si los políticos no dan la batalla por reducir drásticamente y en todos los ámbitos un gasto público que nos aboca a un endeudamiento por el que cada vez tenemos que pagar más. Tampoco servirá de nada que el líder de la oposición calme a los inversores si no es anunciando ya las medidas, aunque sean duras e impopulares, que se han de tomar para revertir este proceso de caída libre de nuestra economía.
¿No deberíamos pensar en volver a adelantar las elecciones y aprovechar el mes de agosto para disolver las cortes y convocar elecciones para no más allá del mes de septiembre? Noviembre en estas circunstancias queda muy lejos. El tiempo que falte para ello se está haciendo eterno.
Si "España ya no es dueña de su futuro" es porque nadie quiere hacerse cargo de ese futuro: Zapatero porque se va; Rubalcaba porque sabe que no lo va a alcanzar; y Rajoy porque no quiere hacerse responsable de él hasta que sea presente.

5 comentarios:

  1. IberdeChueca

    Una de bonos! Marchandoooooo

    ResponderEliminar
  2. Fidel Gonzalez

    El interés del bono y la prima de riesgo
    Se trata de dos conceptos que vemos cada día en la prensa económica y que en algunos casos desconocemos, por tanto trataré de explicarlos para conocer su importancia.

    El interés del bono de un país es el precio que el Estado tiene que pagar en el mercado primario a la hora de hacer sus emisiones vía subasta. Esto es, el Estado correspondiente necesita liquidez y para ello se endeuda a diferentes plazos: hasta 18 meses vía Letras del Tesoro y con Bonos y Obligaciones a más largo plazo.

    Si una institución decide comprar esa deuda, sabe que ese interés va a ser en definitiva la rentabilidad que le dará la inversión. Y recordar: mayor interés implicará un mayor riesgo.

    Una vez que se ha emitido un bono, éste se puede transmitir entre los inversores a un precio determinado. Este precio se calcula siempre en relación al precio que costaría comprar un bono alemán (a 10 años), dado que la deuda de este país es considerada la más estable y segura. Aquí obtenemos la prima de riesgo.
    Ejemplo:


    - El bono alemán paga un 2,5% a 10 años.
    - El bono español paga un 6% a 10 años.
    - La prima de riesgo española es de 3,5% (350 puntos básicos).


    Esto es, para que una institución compre a otra deuda pública española (y que se quede igual de tranquila que si invirtiera en el bono alemán), habría que darle un 3,5% más de interés que el que le daría la inversión en el bono alemán. Se considera en este caso que la deuda española es de mayor riesgo y por ello “paga” un mayor interés.

    Actualmente, el papel de la agencias calificación en determinar la prima de riesgo es clave, dado que se toman como referencia a la hora valorar la calidad de un emisor de deuda. Si consideran al emisor solvente y con total garantía de pago, le pondrán “buena nota” y su coste de endeudamiento será pequeño (y así mismo, el inversor podrá comprar una inversión más segura y de menor rentabilidad). Por el contrario, si consideran que el emisor puede dar problemas a la hora de atender sus pagos, calificarán su deuda como “mala” y el inversor se enfrentará a un riesgo mayor y por tanto mejor remunerado.

    Con todo esto, es clave el efecto “coste de endeudamiento de un país”: los países realizan mensualmente emisiones de deuda para obtener liquidez. Si el país es puesto en entredicho (como el caso actual de España), los inversores comprarán su deuda con la condición de que el interés del bono sea mayor, lo que incrementa por tanto el coste de endeudarse el país. Mientras Alemania tiene situado el interés del bono a 10 años en el 2,5%, España lo tiene actualmente en el 6,2%.

    A modo de resumen (ejemplo):

    España hizo una emisión de deuda a 10 años en 2010 y para ello se fijó en subasta el interés del bono en el 4%. Un año más tarde y ante situaciones adversas (fuerte paro, intervenciones bancarias, déficit de CCAA, bajada del rating por parte de Moody´s…), esa deuda se cambia entre inversiones con una prima de riesgo de 300 puntos básicos (3%) frente al bono alemán, que se cambia al 2,5% à 2,5% del bono alemán + 3% de prima de riesgo = 5,5%.
    Ahora, España necesita hacer una nueva emisión que se verá determinada por el comportamiento de la deuda española en el mercado segundario (ese 5,5%).
    Por ello es probable que en la próxima emisión de deuda vía subasta, España tendrá que emitir deuda entorno a ese 5,5% para que haya inversores dispuestos a comprarla.


    El mercado primario (la emisión directa del Estado a los inversores) y el mercado secundario (el cambio de manos de la deuda entre inversores) están relacionados entre sí y el comportamiento en uno determina al otro y viceversa.

    ResponderEliminar
  3. Ris

    El único éxito de este gobierno de inútiles consiste en seguir pidiendo dinero prestado, como sea, al interés que sea.

    Apañados vamos.

    ResponderEliminar
  4. carroceria del 52

    SEGUIMOS EMITIENDO DEUDA PARA PAGAR DEUDA: PROBLEMA MAS QUE GRAVE

    ResponderEliminar
  5. Carlos Charly Romero Garcia

    no deberian de tener vacaciones ninguno del gobierno ni los congresistas¡¡¡¡¡¡¡¡¡ 1.500.000.- familias en ruina es para que no las tengan,,,,sinverguenzas,,,

    ResponderEliminar