viernes, 3 de mayo de 2013

Tercer aviso



Desde el viernes de la semana anterior, cuando se habían anunciado importantes medidas económicas los ciudadanos y se presentaron Soraya y los ministros económicos para anunciarnos simplemente mas subidas de impuestos, sin tocar el sector público, hemos entrado en un estado depresivo y fatalista que nos lleva a la conclusión que no hay alternativa en varios años. Ahora que ven al gobierno Rajoy incapaz de cumplir con sus promesas electorales. Los sindicatos y el PSOE se han lanzado a ofrecer un pacto totalmente indeseable, que no sería para relanzar la economía sino para mantener los privilegios de la casta política y sindical y dejarlo como está.


Todos los economistas y los políticos están de acuerdo en que el primer paso hacia la recuperación económica tiene que ser la reducción del déficit público. Pero hasta ahora se ha intentado reducir aumentando los impuestos, y la experiencia de estos meses ha demostrado que esas subidas de impuestos no han servido para incrementar los ingresos.

Hoy han salido dos avisos que Mariano Rajoy debería tener en cuenta y aplicarse en ello de dos importantes personajes de la política. Esperanza Aguirre ha dicho que sí hay alternativa, y simplemente el camino “Está en el espíritu del programa con el que el PP se presentó a las Elecciones donde se contempla el adelgazamiento de la administración pública. Pasa por acometer una reforma radical y sin precedentes de las administraciones públicas que deben ser reducidas, privatizadas o eliminadas Ha llegado la hora de aplicarla: reducir el peso del sector público para que llegue el dinero a empresarios y familias para sacar a España de la crisis.”

Mario Draghi al declarar que se va reducir el tipo de interés oficial del 0,75% al 0,5%, un nuevo mínimo histórico lo que va a dar un respiro a la banca y gobiernos, pero no mejorará en absoluto ni a empresas ni familias como creen algunos, si no se adelgaza la administración, que son quienes acaparan la casi totalidad del dinero disponible. Sin embargo, el presidente de la institución, Mario Draghi ha mandado una advertencia para que los gobiernos dediquen sus esfuerzos a rebajar el gastos innecesarios, en lugar de subir impuestos que es el camino fácil de los malos gobernantes.

Vamos a ver si Rajoy toma nota de estos avisos y no hace caso a los cantos de sirena de Rubalcaba o de quienes por interés propio quieren ir en sentido contrario al que hay que recorrer y hablan ahora de “pacto”. Cada día que pase sin hacer nada, nos cuesta el cierre de centenares de empresas y mas 200 millones diarios que van a la basura en gastos innecesarios o mamandurria que la banca compra en forma de “deuda pública” y deberían servir para que las empresas empiecen a contratar personal y relanzar la economía. Para hacer esto no hará falta paciencia, sino valor y sentido de la responsabilidad. Si no lo hace Rajoy, le tocará hacerlo a otro. No quedará otra opción.

5 comentarios:

  1. Jose Manuel Perez Valdés

    Toro devuelto..

    ResponderEliminar
  2. José Lledó

    Esto es más ruina para el pueblo, pues la casta política se dedicará a gastarlo con entusiasmo y a colocar a más parásitos. Todo lo que no sea reducir ese monstruo estatal es tirar dinero a la basura y seguir robando al pueblo.

    ResponderEliminar
  3. Herbert García Nalón

    Los tipos bajos ahora no estorban, pero aumentan la liquidez a futuro. La vía para resolver el problema es reducir drásticamente el gasto público y la deuda. Lo que venga después será, quizás inevitablemente, una etapa de hiper-inflación y aumento de tipos de interés para evitarla. Pero si no saneamos las cuentas públicas, aquí nos quedaremos ad eternum, o hasta que el estado no pueda más y quiebre.

    ResponderEliminar
  4. Angel Ramon Aroca Bravo

    Esto solamente sirve para mantener el estado de derroche y pagar las nóminas, osea, el gobierno trabaja para una parte de la población

    ResponderEliminar
  5. Franc Sánchez

    No habéis visto la cara de sádico que tiene este tio, se me ponen los pelos como alambres solo de verlo, y las políticas que impone son las que le dictan la casa Rothschild, el Club Bilderberg y el Comité de los 300

    ResponderEliminar