martes, 10 de julio de 2012

Reuniones de pastores…



Que esta semana que ha empezado, va a ser crucial para nuestro futuro nadie lo duda. Cada uno en su situación todos estamos temblando por las decisiones de ajuste del Gobierno de Rajoy que ahora anda por Bruselas con la reunión del Ecofin donde ha conseguido tener a su disposición 30.000 millones antes de que acabe julio, a cambio que las entidades como el Gobierno tengan que cumplir con las condiciones impuestas por los europeos del norte. A partir de mañana empezaremos a tener noticias sobre si la cosa se va a decantar por una nueva subida de impuestos o por el recorte necesario de gastos de las administraciones públicas a lo que este Gobierno intenta resistir hasta el final.

Mientras, la calma chicha que antecede a la tempestad con declaraciones dispares y contradictorias de los ministros del gobierno. Ahí está Montoro, justificando ahora una probable subida del IVA que no creo que solucione la tesorería dada la situación de nuestros bolsillos que nos obligará a gastar menos aún con el argumento que tenemos uno de los tipos más bajos de la Comunidad o bien Cospedal declarando que en estos últimos cuatro años de crisis los empleados públicos han crecido en 400.000 sin dar soluciones para reducir esta elevada nómina.

En este tema el Gobierno se encuentra entre la espada y la pared, porque ni la bajada de sueldos que decretó Zapatero en mayo de 2010, ni la reducción de la oferta de empleo público a su mínima expresión, ni tampoco la supresión de la paga extraordinaria de Navidad (la de verano ya la han cobrado) que se cierne sobre las nóminas de los trabajadores de las administraciones parece ser suficiente.

Mariano Rajoy es consciente de que antes o después tendrá que entrar con la podadora en el terreno embarrado de los empleados públicos. Pero el precio a pagar es muy alto: supone enviar a la cola del paro a varios miles de españoles más (se habla de entre 100.000 y 300.000), lo que extenderá aún más el terrible problema que padece España, el paro. ¿Puede el Ejecutivo permitirse tal cosa, después de los efectos contraproducentes que hasta ahora ha provocado la reforma laboral?

Aparentemente el Ejecutivo se haya plantado en esta cuestión y esté apretando las tuercas a las comunidades autónomas para que arranquen de cuajo buena parte de las cientos de empresas públicas que en los últimos años han proliferado como setas en Andalucía, Cataluña, la Comunidad Valenciana y demás regiones. Se verá en los próximos días.

3 comentarios:

  1. Antonio Barriga

    No son los empleados publicos a los que ahy que quitar de momento son los 300.000 politicos sobrante cobrando grandes cantidades de dinero y derrochandolo a manos llenas ya que a lo unico que se dedican es a dar subvenciones a donde no deben

    ResponderEliminar
  2. Juan Antonio Casal Pereyra

    ¿Quien miente más de los dos? Nadie quiere mostrar sus cadáveres políticos y los del PP están en BANKIA. El PSOE tambien los tiene, que los busquen y los muestren, si tienen h........................

    ResponderEliminar
  3. De Bustos Sigüenza Maite

    Ovejas muertas..

    ResponderEliminar