lunes, 9 de julio de 2012

Los “diez mandamientos” de Alberto Fabra




"Los diez mandamientos". Así son motejados por un destacado dirigente valenciano del PP, en referencia, claro, a los 10 diputados imputados y a los mandamientos judiciales pendientes de  la justicia en diversas causas del Grupo Popular en la Generalitat Valenciana. 

La circunstancia, por esas tierras, es que los imputados populares están brotando como las setas en otoño. En las Cortes valencianas ya son siete, y tres más están en la embarazosa sala de espera de la Justicia. Diez imputados, por tanto, de los 55 escaños que tiene el Partido Popular.  Ellos  son Vicente Rambla, Rafael Blasco, David Serra, Sonia Castedo, Luis Díaz Alperi, Ángelika Such, Milagrosa Martínez, Yolanda García, Enric Costa y Pedro Hernández.

Cada mañana, a Alberto Fabra nada más saltar de la cama, su directora de Comunicación, Paula Meseguer, en lugar de la revista de prensa lo que pone en sus manos es el parte de tribunales. "¿Quién más está imputado, Paula?" es el cotidiano desayuno del resignado Molt Honorable. Todo un papelón el de una parte del PP en su comunidad.

La posibilidad de suspender a todos ellos de militancia, tal como apuntarían el sentido común y los estatutos aprobados en el último Congreso Nacional celebrado en Sevilla, prácticamente es inexplorable a no ser que cambien mucho las cosas. Porque si se apartara a todos los diputados imputados por un juez y pasaran al Grupo Mixto, el PP perdería la mayoría absoluta --marcada por 50 diputados en una cámara de 99-- y Fabra y el Partido Popular estarían expuestos a perder el gobierno de la Comunidad Valenciana. ¿Qué hacer?, se preguntan al máximo nivel en las sedes de Génova, en Madrid, y Quart, en Valencia. "La solución inmediata no existe, porque hay riesgo de que el partido vuele por los aires"

Tal es la circunstancia del presidente Fabra: no tiene más remedio que contemporizar, incluso con algunos conmilitones que no tienen gracia alguna. Tiene que pedirle al ministro de Justicia, su camarada de filas Alberto Ruíz-Gallardón, que los fiscales no bajen el listón, lo que le ocasiona más de un problema entre su gente, y esperar a ver si los jueces, pasito a pasito, le hacen la limpieza interna que desde el partido no pueden hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario