lunes, 3 de octubre de 2011

Violencia sindical

El Tribunal Constitucional ha vuelto a ponerse en la diana y está pidiendo a gritos su desaparición tras la última polémica que ha generado con una de sus decisiones. Ha anulado una condena de la Audiencia Provincial de Sevilla de seis meses de cárcel a dos miembros de un comité de huelga que invadieron el despacho de un concejal impidiendo que recibiera a dos ciudadanos. Además, empujaron y zarandearon a varios policías que intentaban que se pudiera producir esta recepción. Todo ello en contra del Criterio del Juzgado de lo Penal, Audiencia Provincial y Tribunal Supremo que condenaban a un año de prisión y a 60 euros de multa por un delito de atentado y una falta de injurias mientras que la trabajadora lo fue a seis meses de prisión por un delito de desobediencia.
Los hechos se remontan a mayo de 2002 en las dependencias municipales del Ayuntamiento sevillano de Tomares. Durante una huelga de los empleados de Servicios Sociales se concentraron a las puertas del consistorio unos 20 huelguistas, entre ellos una trabajadora municipal, Mercedes Borrego, y el secretario de acción sindical de CCOO, Francisco Figueroa, ambos miembros del Comité de Huelga.
Durante todo el día hubo momentos de gran tensión con insultos a los empleados que no secundaron la huelga, que tuvieron que ser escoltados por la Policía, zarandeados y empujados también por los huelguistas. Al mediodía llegó una pareja a dependencias municipales, ella en avanzado estado de gestación, para acudir a una cita concertada con una funcionaria que seguía la huelga sin conocer éstos los paros de ese día.
La pareja se dirigió a los policías municipales para saber si alguien les podría atender y éstos les respondieron que dentro se encontraba el concejal por lo que tras hacer un nuevo cordón les hicieron hueco para poder llegar al despacho. Los acusados invadieron el despacho de un concejal impidiendo que recibiera a dos ciudadanos. Además, empujaron y zarandearon a varios policías que intentaban que se pudiera producir esta recepción Uno de ellos empujó ya dentro a un agente, que se cayó, y le dijo: "quítate de en medio, guardia de mierda". La cita con la pareja finalmente no pudo celebrarse debido a que los dos miembros del comité se introdujeron en el despacho y se negaron a abandonarlo pese a las reiteradas peticiones del edil y de la Policía. Además, la mujer embarazada sufrió una indisposición.
El TC gracias al voto de calidad del Presidente de sala Eugeni Gay, mas Luis Ignacio Ortega y Elisa Pérez quienes ya legalizaron a Bildu hace poco, ha provocado que saliera a la luz esta sentencia que avala la violencia aplicada por los manifestantes amparándose en una especie de "contexto huelguístico" y tilda por ello de "desproporcionada" la sentencia.
¿y para esto sirve el Tribunal Constitucional, para juzgar temas de delincuencia común y otorgar el privilegio de legitimar a los sindicatos UGT y CCOO como milicias violentas paramilitares por encima de la leyes y exentas de la responsabilidad criminal que nos exigen a los demás y que obliga al resto a responder por los actos violentos...como ocurría en la nefasta II República?
A partir de ahora, la violencia sindical, como cualquier otra, parece tener patente de corso amparándose en no se sabe qué derecho constitucional. ¿Qué dirían estos magistrados (que no jueces o expertos en Derecho o personas de reconocida solvencia moral) tan "liberales" si los encerraran en sus despachos, le rompieran sus coches, les tiraran tomates... por motivos "sindicales" o de cualquier otro "tipo" amparado en la Constitución? ¿Seguirían opinando lo mismo? Pues entonces que los funcionarios de ese Tribunal hagan huelga y le den una somanta de palos a esos cretinos en sus despachos, que no pasa nada, es violencia dentro del contexto de huelga. España está corrompida hasta el tuétano.
A partir de ahora los piquetes podrán impedir el acceso a su puesto de trabajo a aquellos pudiendo darles una buena paliza con la seguridad de que cuando su denuncia llegue al Tribunal Constitucional está será revisada y alterada de acuerdo con el Sr. Gay y los dos vocales de corte socialista que componen este tribunal, les serán condonadas todas las penas. Por favor que se cierre de una vez este chiringuito político dentro de la justicia que no hace más que crear problemas a los ciudadanos desde la expropiación de Rumasa. Con el Supremo es suficiente y si alguien no se está de acuerdo…a Estrasburgo.
http://youtu.be/UN5ygDRsvow

6 comentarios:

  1. AntiMarx

    Una razón más para cerrar el prostitucional.

    ResponderEliminar
  2. anbifa

    Esto es una aberracion jurídica. Si ya en este pais estamos con la cuerda al cuello estos mercenarios del TC nos van a acabar de ahorcar dejandonos sin segurídad jurídica. En la proxima huelga ya saben los piquetes - delincuentes profesionales donde los haya - que pueden si quieren matar a quienes se les opongan, porque un Gay -que no maricón- y tres alumbrados teóricos - porque en la práctica no sufren lo que les hacen sufrir a otros- han dictaminado que el código penal está por detrás de los actos de un comité sindical de empresa. Yo creo, sinceramente, que estos han pactado con los sindicalistas un porcentaje de las subvenciones que reciben.REBELIÓN YA.

    ResponderEliminar
  3. Javier Pérez Quintanilla

    Es una decisión política. Hala, más impunidad.......y aquí no pasa nada....de momento. Menudo atajo de mequetrefes!

    ResponderEliminar
  4. Pilar Zamora Ruiz

    Está justificada la violencia sindical ? creía que cualquier tipo de violencia era ilegítima, vivir para ver, los jueces han perdido la brújula.

    ResponderEliminar
  5. Cache Navia

    Una de las cosas que tendria que hacer el nuevo gobierno es quitar la subvencion a esta panda de vagos indeseables, veriamos que pronto desaparecerian los sindicatos ugt y ccoo....aparte de tirar a la basura a todos esos pseusdoa jueces del tc.....estamos en manos de gentuza
    Hace un

    ResponderEliminar