jueves, 6 de octubre de 2011

La caja de Pandora

La última vez que estuve en esta bonita tierra, con motivo de unos extraños robos en la casa de un comerciante oí el comentario de uno de los perjudicados que “Galicia es la Sicilia española, aquí siempre impera la ley del silencio” un comentario que no me dejó indiferente a pesar de la paz y amabilidad de esta tierra.
Esto viene a colación por una serie de hechos acaecidos desde el momento que se ha conocido la implicación de José Blanco que ha sido acusado por el imputado de la “Operación Campeón” Las investigaciones que llevan a cabo la policía que parece que ha destapado la caja de Pandora. La situación en el entorno judicial de Lugo y especialmente en el juzgado número 3 de Lugo es de tal tensión que algunas fuentes aseguraron en los últimos días incluso se habría detectado la presencia en la capital lucense de agentes del CNI, que presuntamente estarían siguiendo a algunos miembros de la judicatura. Al mismo tiempo parece que existen grabaciones efectuadas por algun servicio policial de la conversación que tuvieron Blanco y Dorribo dentro del coche oficial en la gasolinera.
Otro hecho a tomar en cuenta han sido los tres robos ocurridos en la noche del lunes al martes en los despachos de los tres administradores concursales que participan en la auditoría de las empresas de Jorge Dorribo el empresario imputado: Nupel, Innova y Tramipharma, justo cuando acababa de conocerse la implicación de José Blanco en el cobro de comisiones. Los ladrones eran auténticos profesionales, puesto que no dejaron huellas ni desorden en las oficinas.
En la primera de ellas, la empresa Prolusa, donde trabaja uno de los tres administradores, robaron varios ordenadores, discos duros adjuntos y copiosa documentación relevante del caso Campeón, que se instruye en el juzgado número 3 de Lugo. Esa misma madrugada se produjo el mismo robo en la compañía en la que trabaja el segundo auditor. También se llevaron el ordenador y la documentación referida a la materia. En el caso del tercero de los auditores no consiguieron repetir la operación,  puesto que el intento de hurto se produjo en la empresa en la que trabajaba anteriormente y su despacho de trabajo se encuentra en su domicilio particular.
 Esperemos que estos hechos sean simplemente casualidad o una más de las actuaciones de las meigas gallegas ahora que ya llegan las nieblas invernales. Lo demás da miedo y confirmaría la opinión de muchos de los gallegos que tienen sobre los “padrinos” que mandan por aquellas tierras.

10 comentarios:

  1. nico9888

    Supongo que no seran tan tontos y no hayan hecho una copia de todos los documentos y tenerlos a salvo, eso es lo que hacemos en casa normalmente por que el windows puede fallar y adios a todo.

    ResponderEliminar
  2. elpapi

    Pepiño, sin pruebas no hay delito, ¿verdad?. HABEIS SUPERADO a ALCAPONE. Por lo visto el PsoEta tiene un cuerpo de Geos especializados en borrar pruebas o hacerlas desaparecer incluso asaltando despachos y lo que haga falta, no tienen límites....¡ pan comido comparado con el asalto al poder del 11-M!.
    Desapariciones de las trenes de Atocha, las grabaciones del Faisan y ahora pruebas con el mismo Pepiño entre otras fechorías que no sabemos.
    Con razón ahora éste pájaro podrá "acusar a su acusador" y meterlo en chirona si de lo que queda de justicia lo permite.
    LOS SOCIATAS PERSIGUIENDO A LOS HONRADOS, normal, esta especie "rara" (la gente honrada) NO TIENE CABIDA EN EL SOCIALISMO. Siempre ha sido asi desde su fundación.

    ResponderEliminar
  3. colt45

    ¿ A quién beneficia el robo ?...........
    Lo extraño es que esta gente no suba por internet cada día automáticamente una copia a un servidor seguro, entonces no pasa nada, solo la pérdida material del ordenador, pero desde cualquier sitio se puede acceder a los datos, normalmente se saca una copia en España y otra en Francia, ya es dificil que ASALTEN los dos data center y sepan que servidores son los que hay que destruir, esto es lo normal y hoy día cuesta 20 euros cada mes.

    ResponderEliminar
  4. apatrida

    ¡Vaya! ¿Que raro no? Hace un dia aparecen agentes del CNI en el juzgado... Al dia siguiente desaparecen equipos...

    ¿Quién es esta vez la X?

    ResponderEliminar
  5. Cristina Losada

    Un ministro que se detiene en una gasolinera a fin de recoger a un empresario y hablar con él a solas en el coche oficial, es un ministro que, como poco, suspende en elemental prudencia. De lo que hablaron sólo hay, que se sepa, dos testigos, de manera que el thriller resultante más que un whodunit, un "quién lo hizo", es un "qué se dijo" en un automóvil que llevaba a sus ocupantes hacia una buena comilona, como es costumbre en la tierra, y que en el caso aquel era un cocido. El empresario resultó un estafador y uno que, como viene a ser condición sine qua non, sabía tocar las teclas políticas. Paso a paso, se hizo un nombre en la sociedad lucense y se ganó el favor de los políticos, trayectoria que culminaría con su entrada en el vehículo del titular de Fomento, para el que había organizado un homenaje con entrega de medalla de oro incluida. Hay que ver cuántos sucumben al halago. Y a la recomendación de un primo.

    Procesado el otrora ejemplar emprendedor por urdir una trama de subvenciones ilegales, asegura que pagó ciertas cantidades en concepto de pago de servicios a José Blanco, a un concejal del PP y a un exconsejero del Bloque Nacionalista. Los tres partidos han resultado pringados, pero su reacción ha sido diferente. De modo que ya hay, sobre la mesa, dos dimisiones y esas rápidas renuncias, en un país donde dimitir es una rareza, ponen el foco sobre el tercer hombre, que es el ministro. Como Blanco no se ha distinguido por su mesura, las declaraciones que hizo a cuenta del caso Gürtel se vuelven en su contra. Fue látigo de corruptos y de amigos de corruptos y, así, la oposición sólo ha tenido que recordarle sus palabras heavymetal: lo que le exigió al PP, que se lo aplique.

    A José Blanco le había rozado el escándalo en otros tramos de su carrera. Tras su paso por la presidencia de uno de tantos organismos perfectamente prescindibles, el Consejo de la Juventud de Galicia, quedó un runrún de facturas que nunca se aclararía. Mucho más tarde, tuvo bronca y hasta rifirrafe por su ático en una urbanización que fue denunciada por ilegal y bautizada como Villa PSOE. Peccata minuta en comparación. Si el empresario que le acusa miente o dice la verdad, tendrán que dilucidarlo los jueces. Pero en política debe de regir aquello de la mujer del César. Y es que una cita en la gasolinera puede acabar en citación.

    ResponderEliminar
  6. Caballol

    Cuando ya entra esta gente a robar y espiar es que esto no es cosa de un tío. Aqui se ha robado para todar la pandilla. Aqui ha habido dinero para todos, ese no roba para él solo. Esta organización que sufrimos roba en comandita, y el dinero lo esconden en Gibraltar y en otros paraísos fiscales. Probablemente también se esté con esto financiando el funcionamiento de la propia organización criminal. Italia tiene a la mafia, y nosotros tenemos a estos. Creo que los italianos salen ganando.

    ResponderEliminar
  7. Antonio Morales Ruiz

    Han empezado Ya!

    ResponderEliminar
  8. Carlos Charly Romero Garcia

    pepiño gasofas¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Cache Navia

    leer tus comentarios los voy a compartir, cuantos más te lean más estarán contigo. Suerte y adelante.

    ResponderEliminar
  10. Manuel Miguez Corbal

    Meigas? yo soy gallego y nunca las ví , ahora "habelas hailas"

    ResponderEliminar