sábado, 22 de abril de 2017

Venezuela - Tercer día de disturbios


Un hombre desnudo con un libro en la mano se enfrenta a los blindados de la Ponicia Nacional Bolivariana

Caracas, la ciudad más feroz del planeta, no olvidará en mucho tiempo la ola de violencia que se desató en la noche del jueves. Una jornada en la que las protestas dieron paso a la represión, los disturbios y los saqueos, en su mayoría en El Valle, la parroquia donde Nicolás Maduro asegura que nació. Un aquelarre violento que se ha cobrado la vida de 12 personas y de varios heridos, uno de ellos muy grave.

La tensión entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición ha derivado en Venezuela en un clima de estallido social. Durante la noche de este jueves y en la madrugada del viernes, se produjeron choques en El Valle, en el centro de Caracas, donde, según el ministro de Comunicación venezolano, Ernesto Villegas, tres personas murieron por armas de fuego y nueve resultaron electrocutadas durante el saqueo de una panadería. 

Los vecinos dieron cuenta a través de las redes sociales de estos actos de pillaje, de la actuación de las fuerzas de seguridad —que dispersaron las protestas con gases lacrimógenos— y de un ambiente cercano a la insurrección popular. La ministra de Exteriores, Delcy Rodríguez, se refirió a un ataque a un hospital materno infantil y responsabilizó a “bandas armadas contratadas por la oposición”. Los líderes opositores, entre ellos Henrique Capriles, del partido Primero Justicia y gobernador del Estado Miranda, rechazaron la acusación aunque denunciaron la represión policial.

Mueren 12 personas en saqueos al oeste de Caracas

En Venezuela tres personas mueren por armas de fuego y nueve electrocutadas durante el asalto a una panadería, según el ministro de Comunicación venezolano, Ernesto Villegas La cifra de fallecidos durante las protestas contra Maduro asciende ya a 21

"Todo inició por una protesta de los vecinos, pero hubo gente que bajó de los barrios y se aprovechó de los gases y de los disparos para saquear. Llevaban más armas que la policía, parecía una guerra", detalló la dueña de un negocio saqueado, que prefiere mantener el anonimato. El apagón informativo que el chavismo impone sobre los canales locales convirtió las redes sociales en la ventana donde se podían seguir unos acontecimientos que de nuevo han conmocionado al país.

A la habitual represión de las fuerzas del chavismo (bombardeo con lacrimógenos, incluso contra las vivienda) siguió esta vez el saqueo salvaje de varios establecimientos. Pero fue en uno de ellos, la panadería "El Mayer del Pan", donde se desató la tragedia, al electrocutarse ocho personas que intentaban llevarse una nevera. El dueño de otro establecimiento murió de un balazo y otras dos personas cayeron abatidas por los disparos, según la Fiscalía.

Los saqueos, como de costumbre, fueron producto del vandalismo y de la desesperación en un país azotado por la mayor crisis económica y social que se recuerda, mezclada en esta ocasión con delincuentes que llegaron hasta el lugar armados, según han denunciado líderes vecinales del Valle. "Los saqueos fueron promovidos por el gobierno, por esos grupos paramilitares que están creando un estado de ingobernabilidad. La Guardia Nacional y la Policía Bolivariana se inhibieron para culparnos a nosotros", se defendió el diputado José Guerra, elegido por los vecinos de El Valle y a quien el gobierno acusa de acciones terroristas.


Oficiales de policía e investigadores criminales visitan una panadería tras ser saqueada

El gobierno contraatacó desde muy temprano, con el habitual guión bolivariano. "La dirigencia opositora está en complot con las bandas criminales para atacar al pueblo más humilde", resumió el vicepresidente Tareck El Aissami, quien insistió en la tesis de la conspiranoia y del golpe de estado.

El ejecutivo de Maduro tampoco dudó en señalar a "bandas paramilitarizadas contratadas por la oposición" de provocar el desalojo de 50 niños del Hospital Infantil del Valle, un suceso difundido por todos sus canales. En cambio, vecinos y médicos aseguran que los gases lacrimógenos lanzados por la Guardia Nacional en las inmediaciones afectaron a los pacientes, lo que obligó al desalojo, tal y como ocurriera hace una semana en una clínica de Las Mercedes. "Lo que busca el gobierno es que la protesta legítima sea desvirtuada", sentenció ayer el gobernador Henrique Capriles.

La violencia corrió como la pólvora a otras zonas de la ciudad y del país. En Petare, al este de Caracas, murió el joven Mervis Guittian (26 años), alcanzado por la bala de un fusil. Su familia acusa a la Guardia Nacional.

Con este asesinato y sumando las víctimas de los saqueos, se elevan hasta 22 los muertos en el "marco de las protestas" de abril. La oposición no renuncia a su agenda de lucha, que hoy prosigue con la "marcha del silencio" por los caídos y el lunes con un "gran trancón" en todas las calles del país.

Los saqueos y protestas en el centro de Caracas elevan el clima de estallido social


. Protestas en Venezuela. Un hombre herido junto a miembros de la Guardia Nacional Bolivariana

La oposición está determinada a continuar el pulso con el Gobierno en la calle. Este viernes convocó concentraciones vecinales “de evaluación, motivación y organización para la continuación de la lucha por la democracia”. Hoy se movilizará de nuevo en una marcha en recuerdo de las personas fallecidas durante los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, que desde el comienzo de la ola de protestas, hace tres semanas, han sido al menos una decena. En medio de especulaciones sobre ataques, muertes, incursiones de los colectivos armados afines al chavismo, los episodios de violencia se han convertido en un arma arrojadiza de las autoridades y de los manifestantes.

El Ejecutivo, que solo se refiere a las protestas en términos de “golpe de Estado”, vincula los disturbios a la oposición. Nicolás Maduro ha señalado abiertamente a las fuerzas que integran la Mesa de Unidad Democrática (MUD). Los opositores responsabilizan a la policía. “Otro venezolano asesinado y familia enlutada por la locura represiva”, denunció Capriles en referencia a la muerte por disparo en los últimos choques de Melvin Guaitan, un “humilde trabajador” del barrio Sucre Petare.

Photo published for FOTOS | Paramilitares del chavismo convirtieron a El Paraíso en un infierno la noche del 20A
La calle después de la batalla

La noche del jueves las barricadas pasaron de la plaza de Altamira, en el municipio Chacao, al centro. Entre lanzamiento de bombas lacrimógenas e incendios fueron saqueados decenas de comercios. Ocho personas murieron electrocutadas al intentar saquear una panadería, según pudo confirmar este corresponsal en el lugar de los hechos. El desabastecimiento de comida y medicinas obliga a miles de venezolanos a aguardar horas, todos los días, para poder comprar una barra de pan y otros productos básicos.

A estas circunstancias se sumó también el empeoramiento de las relaciones entre el Gobierno y algunas compañías extranjeras. El mismo día en que General Motors anunciaba la suspensión de operaciones en Venezuela, el presidente Maduro anunció una investigación a Movistar, la filial de Teléfonica en el país. “La empresa Movistar de Venezuela, así lo denuncio, he pedido una investigación, porque se sumó a la convocatoria golpista contra el país, y no es su función, la empresa Movistar debe de saberlo, no es su función”, mantuvo en una comparecencia en televisión. “He pedido una investigación para establecer los hechos”.

3 comentarios:

  1. Belkis Granados Rondon

    enfrentarse nada, la droga lo puso loco de remate!

    ResponderEliminar
  2. Miguel Belloso Bueno

    le quitaron la ropa los militares para escarmiento estaba lleno de perdigones

    ResponderEliminar
  3. Juan Carlos Pascual Rosingana

    Todo un hombre.

    ResponderEliminar