lunes, 3 de abril de 2017

Alfonso Dastis y los daños colaterales del Brexit

España ya no vetaría a Escocia

En el Reino Unido empiezan a ponerse nerviosos por las consecuencias que empiezan a amenazar en sus territorios. Al parecer no han medido las consecuencias que se van a producir en el momento de su salida en Escocia que ya está pidiendo un nuevo referendum para salir de Reino Unido y con el fin de no perder las ventajas de la UE. El siguiente es Gibraltar que a la Primera ministra Teresa May se le olvidó incluirla en la carta entregada para la ruptura el cual votó por quedarse en la UE y ahora ve que con la salida va a perder irremediablemente su condición de paraíso fiscal. Todo lo que eran ventajas para instalar empresas mas o menos legales allí instaladas. ahora van a convertirse ineludiblemente en problemas para quienes allí tienen empresas y para los trabajadores que allá acuden a trabajar.

Una declaración desafortunada del ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis referente a que pudiera autorizar la permanencia de Escocia en la UE en el caso del referéndum favorable a separarse de la UK, cuando esto aún no se ha producido, contradiciendo la estrategia y cautela del propio Mariano Rajoy. En cuanto ha hecho esta declaración los separatitas la han visto como agua de mayo para su desesperada situación y la imposibilidad existente hasta ahora de poder integrarse en la UE en el caso de secesión. 


El Gobierno español ya no vetaría la entra de una hipotética Escocia independiente en la Unión Europea, en caso de que la ruptura con el Reino Unido se produjese de manera “legal y constitucional”. Así lo ha asegurado  Alfonso Dastis, en una entrevista que ha concedido a los diarios 'The Guardian' y 'El País', donde ha afirmado que “no bloquearíamos” el ingreso de Escocia en la UE.

“No queremos que pase, pero si sucede legal y constitucionalmente, no lo bloquearíamos”, ha aseverado Dastis en declaraciones al diario británico. El ministro de Asuntos Exteriores ha matizaado después que “España no ve con buenos ojos que ningún estado europeo inicie procesos de fragmentación”, pero en caso de ruptura, Escocia debería solicitar la adhesión y “seguir los pasos estipulados”.

Un exministro británico propone apoyar la independencia de Catalunya para presionar a España sobre Gibraltar

El referéndum separatista, en la ONU


Pero Dastis ya habia encendido la hoguera. Por un lado, le ha dado una jarra de agua al sediento de buenas noticias Puigdemont que ya ha dicho que si España acepta la separación y posterior entrada de Escocia, debería permitir el referéndum para la separación de Cataluña. 

Dos parlamentarios ingleses  han amenazado a España, Maikel Hovard con la armas como la guerra de las Malvinas como si ya hubieramos consumado una invasión  si se toman medidas restrictivas desde España y otro  Norman Tebbit, que ha publicado una columna en el Telegraph en la que avisa a España de que está "jugando con fuego" amenaza con llevar la independencia de Cataluña a las Naciones Unidas como un chantaje cualquiera.


"Dudo de que el presidente Trump tuviera interés en que el Peñón no estuviera en manos inglesas", añade el político británico, que lanza después su aviso a España, referido a Cataluña y el proceso separatista: "Si yo estuviera en el 10 de Downing Street -la residencia de la primera ministra-, haría saber en Madrid que estoy sopesando invitar a Londres a los líderes separatistas catalanes, o incluso llevar a la ONU su deseo de independencia". "Los catalanes son diferentes de los españoles", dice, "son un pueblo abierto que ya comerciaba con Cornwall y Gales hace mil años".

Tras poner sobre la mesa el asunto catalán, Tebbit continúa con sus presiones hacia el Gobierno español, que, a su juicio, está "jugando con fuego". Además, afirma que Alemania tiene un fuerte interés en que las relaciones comerciales con Reino Unido se mantengan, más que en apoyar a España "en una batalla que perdió hace 300 años".

El ex ministro añade en su artículo que su gobierno no puede "abandonar al pueblo de Gibraltar ni sacrificar un punto estratégico vital en Occidente". "No es momento para tonterías diplomáticas", insiste. Sobre el Peñón, se reafirma en la postura de Reino Unido: Gibraltar, afirma, no es una colonia sino territorio británico y es España quien pide romper la ley, en alusión al Tratado de Utrecht, al reclamar el territorio.

El cabreo se recrudece cuando la UE concede a España el poder de veto a cualquier acuerdo con Gibraltar que se pueda gestar en el proceso de ruptura entre UK y UE. Nunca había habido mejor ocasión para España para que se solucione definitivamente el contencioso. Tal como están las cosas, es cuestión de no cometer errores y sentarse a esperar, ya que a partir de ahora la ventaja  es de España, si UK comete cualquier tontería contra las fronteras españolas, sería contra las fronteras de UE.

2 comentarios: